El entierro de mi amigo Chan

Por Jaime Torres Torres

La penúltima vez que conversamos el pescador Miguel ‘Chan’ Dávila me confesó que le preocupaba que el día de su muerte no hubiera nadie que impartiera continuidad a sus luchas comunitarias y culturales.

La última vez que hablamos, desde su lecho de enfermo en un hospital de Fajardo, aseguró que cuando recibiera el trasplante de riñón trabajaría con más fuerza que nunca por los derechos de los pescadores y la conservación de las playas del litoral Este del País.

Ayer su pescadería en Maternillo y Mansión del Sapo amaneció cerrada con un crespón en la puerta que anunciaba dramáticamente su partida.

Al frente, a la orilla del mar turbio y turbulento bajo cuyo almendro disfrutaba del dominó, lo esperaban para la despedida sus compañeros de faenas marinas.

La comitiva fúnebre se abrió paso por la PR-195 y al llegar a Maternillo, donde los grandes intereses políticos y financieros intentaron desarrollar en la década de 1990 una mega marina paralizada por las luchas ambientales y ecológicas de Chan, sus amigos y vecinos salieron a su encuentro.

Allí estaba la lancha de Chan, con su féretro blanco acariciado al vaivén de la brisa por la Monoestrellada Patria y la bandera del PIP. Se detuvo unos minutos y siguió rumbo al cementerio municipal donde a las 2 p.m., antes de desencadenarse un fuerte aguacero, recibió cristiana sepultura.

Horas antes este medio pudo llegar a la Funeraria Carrasco en Fajardo, donde sus deudos agradecieron las muestras de solidaridad y luto.

“Estamos muy agradecidos por al apoyo a mi papá. Ha sido un proceso. Su última voluntad fue luchar por su comunidad y por la independencia de Puerto Rico. Era su mayor anhelo. Eran sus mayores deseos. Vamos a continuar con su lucha”, dijo su hijo Harold Dávila, acompañado de su hermana Ana y de su tía Elba.

A Chan lo acompañaron parte del liderato del PIP, como el representante Denis Márquez, y la ex candidata a la gobernación María de Lourdes Santiago. El domingo también asistieron al velorio la directora de la Agencia de Protección Ambiental y ex secretaria del Departamento de Recursos Naturales, Carmen Guerrero y el alcalde de Fajardo, Aníbal Meléndez.

“Fue un líder fuera de serie que se ocupó no solo del asunto político porque fue legislador municipal del Partido Independentista aquí en Fajardo. También fue vanguardia de los reclamos sociales de los pescadores, de las luchas por el Corredor Ecológico del Noreste y de las luchas contra el desalojo de Maternillo y Mansión del Sapo. Realmente es una pérdida terrible para todo el pueblo de Fajardo”, señaló a preguntas de este medio la licenciada Santiago.

De la funeraria, donde sus restos estuvieron expuestos desde el domingo, la comitiva partió a un recorrido por Maternillo y Mansión del Sapo, recorriendo su vecindario, deteniéndose frente a su hogar y más adelante en el litoral donde ancló sus sueños de un Puerto Rico soberano.

Sus amigos resaltaron sus virtudes mientras se reproducían por los altoparlantes de la guagua que llevaba el féretro canciones como “Herido” de La Selecta y “Boricua en la luna” de Roy Brown.

“Chan era un buen amigo, compañero y líder comunitario. Siempre a la disposición de cualquier persona. Ese era Chan  Dávila”, dijo Tony Escobar.

Otros, como Rubén Medina, lo recordarán como “un líder que trasciende por sus obras” mientras Luis Víllasis lo calificó como un profeta de la justicia.

“Dios quiera que tengamos la suerte de encontrar una persona que lo pueda reemplazar y pueda llenar el vacío que está dejando porque necesitamos líderes como él para seguir luchando por la comunidad, que necesita mucha ayuda. Chan se enfrentó a los grandes intereses económicos y del Estado para detener el proyecto de la marina. Hizo muchos amigos, pero también se ganó sus enemigos porque el que lucha por la justicia ese es el camino que lleva. Claro, más son los amigos porque los que estamos al lado de la justicia somos muchos más”, sostuvo Luis.

En el camposanto aguardaba otro grupo de amigos y la agrupación Bombaé, que tocó un lento sicá cuando descendía el ataúd y lo trasladaban a la sombra de una carpa.

Arrullado por golpes de yubá y cuembé, Bombaé le dedicó las melodías “A la mariné”, “Aguatile” y “Verde luz” de El Topo en una versión en sicá.

La ex senadora María de Lourdes Santiago nuevamente se dirigió a los presentes. A la despedida de Chan no asistió un mar de gente, sino escasamente una treintena de personas, en su mayor parte humildes pescadores.

Con elocuencia y un gran don para la proclamación de la palabra de Dios, el pastor asociado de la Iglesia Casa de Restauración Familiar, Orlando Amaro consoló a los seres queridos del difunto con un mensaje esperanzador basado en las promesas de resurrección de Cristo.

Carlos ‘Prieto’ Ventura, su camarada de batallas en alta mar y en los tribunales por la protección del Corredor Ecológico del Noreste y la denuncia de la salida de la Marina de Vieques, causa por la que Chan fue encarcelado, se comprometió a continuar con su cruzada social.

“También luchamos por los pescadores alrededor de Puerto Rico y formó parte del comité asesor del Departamento de Recursos Naturales. Lo ayudé mucho en aspectos técnicos y dando la batalla por defender a los pescadores, que si no abrimos los ojos nos van a llevar a la extinción. Fue un hombre perseverante, a pesar de todas sus enfermedades”, dijo Prieto Ventura a este periodista mientras el reverendo Amaro lo despedía con una oración.

Justo en el momento en que sus restos fueron llevados al panteón, se escuchó una y otra vez la versión revolucionaria de “La Borinqueña”, interpretada por Danny Rivera.

A las 2:05 p.m. los restos de Miguel ‘Chan’ Dávila, de 64 años, fueron cubiertos por la tierra.

Su legado perdurará y la lucha por los derechos de los pescadores continuará con compañeros Ricky, Prieto y otros colaboradores de la Federación de Pescadores y Amigos del Mar (FEPDeMAR).

¡Descanse en paz!

Suculentas por una economía solidaria

Por Jaime Torres Torres

Luquillo – La sábila ornamental parece un cactus, pero realmente es una suculenta, especie de planta en miniatura con ramitas verdes de puntos blancos, bordeadas de espinas que no lastiman.

Sí, espinas que no lastiman y es una de las plantas artesanales de la bióloga Jessica Rodríguez, cuyo cultivo depende esporádicamente de solo un par de gotitas de agua para crecer y reproducir sus retoños, en espera de que alguna mano amiga prolongue su propagación mediante el trasplante a la tierra o a un tiesto.

En tiempos en que el reto de no pocos es reinventarse para reinventar la Nación, Jessica explica que las suculentas varían de tamaños y colores. “Vienen en varios colores, pueden ser blancas, rosadas, violetas y verdes. Algunas tienen espinas, otras no. Algunas tienen hojas, otras no. Vienen en miniaturas y vienen gigantes”, señala en alusión a la variedad de sábilas, kalanchoes y echeverrias que expone en la Feria Agrícola y Artesanal de Luquillo.

El patrocinio de esta expresión cultural, de precios muy módicos, como $5, $4, $3 y hasta $2, redunda en el fortalecimiento de una economía solidaria a través de la autogestión.

“Muchas personas no conocen que los cactus provienen de las suculentas. Esa es la familia de donde se derivan. Tenemos toda la variedad, incluyendo cactus. En mi hogar propago estas plantitas. Con los sucesos de María, perdí todas mis plantas y tuve que comprar a agricultores locales que las cultivan y venden”, señala Jessica, portavoz de la Feria Agrícola y Artesanal de Luquillo, que se celebra cada dos sábado (el segundo y cuarto del mes) de 9 a.m. a 2 p.m. en la Plaza de Recreo, a pasos de la playa en el sector conocido como La Pared.

Más que un negocio es un servicio a la comunidad el que ofrecen Jessica y su hermana Zulmarie, artesana certificada por Fomento Industrial. No le vacían el bolsillo a la gente, sino todo lo contrario: le ofrecen lo que difícilmente encontrarán en otro lugar.

La  línea de Jessica consiste, además de las suculentas, de bromelias, tiestos de arena, piedra y de toallas recicladas. “Tengo dos artesanos que me colaboran con las ‘caromas’, un tipo de tiesto que se utiliza para el bonsai, pero que ahora están de moda para las suculentas y los cactus. Están hechos a base de arena, cemento y papel reciclado. Son de diferentes tamaños y formas. Siempre los tenemos disponibles en las ferias con plantitas o solos para que cada persona coloque su planta favorita. Los otros tiestos los confecciona mi hermana, que también es artesana certificada. Ella corta toallas del tamaño deseado, las sumerge en cemento, las deja secar y en ocasiones los pinta”, explica Jessica, que recibe materia prima de la propia comunidad.

“Exhortamos a las personas que tengan toallas que ya no utilizan que las traigan y nosotros les damos buen uso”.

La próxima Feria Agrícola y Artesanal de Luquillo será el próximo sábado 27 de enero. Allí estarán Jessica y sus compañeros agricultores y artesanos. “A pesar de que soy bióloga y me gustan las plantas y la naturaleza, nunca me vi sembrando plantas. Hasta los 26 años no toqué un tiesto ni la tierra. Me empezaron a regalar orquídeas, porque me gustan las flores y de las orquídeas salté a las bromelias porque quería hacer un jardín en la casa. Una vez las comencé a propagar en mi huerto casero, conocí los nombres y cuidados de los distintos tipos de plantas. Me invitan a la feria de Luquillo y así comenzó todo, incursionando luego en el mundo de los cactus y las bromelias porque las personas las piden”, abunda Jessica sobre sus inicios en el arte del cultivo de las plantas exóticas que no dependen de mucha agua y que se atemperan tanto a las temperaturas altas como bajas.

El próximo sábado 27 la Feria Agrícola y Artesanal de Luquillo, proyecto respaldado y promovido por el alcalde Jesús Jerry Márquez, recibirá un invitado muy especial: el trompetista Charlie Sepúlveda. “Charlie y su grupo The Turnaround nos harán el honor de tocar en la feria. Estarán en tarima de 12 del mediodía a 1 p.m.”

Es indiscutible la relevancia social, cultural y financiera de iniciativas empresariales, como las de Jessica Rodríguez, inspiradas en la autogestión y subsidiaridad. Es importante, más que nunca, respaldar lo de aquí porque el dinero no emigra y permanece en manos boricuas deseosas de reinvertir en la Nación.

“Los ciclones no permitieron que en las tiendas las personas pudieran encontrar frutas, huevos y vegetales, cuando nosotros los teníamos disponibles a pesar de todo lo que sucedió. Es importante que apoyemos el comercio local porque estamos respaldando personas trabajadoras puertorriqueñas que se esfuerzan cada día por sacar el País hacia adelante y están presente apoyando la economía en beneficio para todos”.

Para ordenar suculentas, bromelias y tiestos pueden contactar a Jessica Rodríguez en Jesse’s Garden comunicándose al 787-605-7948.

Amor a manos llenas en Loíza

Texto y Fotos: Jaime Torres Torres

Loíza – A veces la alegría se puede tocar, abrazar, besar y oler.

Es posible cuando el amor se multiplica y comparte en gestos de desprendimiento que sin gran esfuerzo solo entrañan la donación de talentos, tiempo y tesoro.

No es dar, es darse, como versa la máxima cristiana.

La solidaridad con las causas nobles despierta simpatías y empatías.

La gente se siente bien; su autoestima se fortalece y la cotidianidad, con la secuela de infortunios e incomodidades que acarrean catástrofes climatológicas, como el huracán María, se sobrelleva con arrojo y gallardía.

Esa fue el sentimiento general que imperó durante la celebración del Día de Reyes en Loíza, Ciudad de la Tradición.

El Parque Histórico Cueva María de la Cruz, empresa municipal que abrió sus puertas al turismo local e internacional con visitas con guías al complejo de cavernas y talleres de confección de turbantes y toques de bomba, fue el escenario donde se recreó un enorme circo que recibió a centenares de niñas y niños que, acompañados por sus padres, tíos y abuelos, gozaron de lo lindo con un programa variado, concebido como un compromiso sincero por su bienestar.

Casas de brinco, inflables, payasos, estaciones de golosinas y refrescos, almuerzo, perros calientes, juguetes, sorteos de regalos y un programa artístico matizado por valores y mensajes asertivos orientados a fomentar el amor propio del pueblo loiceño fue el saldo de esta actividad que, lamentablemente, pasó inadvertida por los medios del País.

Desde Piñones hasta Parcelas Vieques, de puente a puente, Loíza se confundió en un abrazo fraternal. La paz germina en la Ciudad de la Tradición, que supera antagonismos generacionales en comunidades como Las Cuevas y Villa Cañona para sembrar semillas de reconciliación y asumir unidos la reconstrucción del pueblo.

“Vamos a hacer todas las actividades que sean necesarias para unir a nuestras comunidades. Eso de que en Loíza hay comunidades divididas pasó a la historia. Loíza es uno solo. Dios los cuide”, dijo la alcaldesa Julia M. Nazario Fuentes al dirigirse a la concurrencia y al agradecer la cooperación de la Fundación Ricky Martin y del reguetonero Tito El Bambino por la donación de juguetes, entre otras personalidades y entidades.

La actividad, que la folclorista Zora Moreno y el señor Virtuoso Rivera ayudaron a organizar, comenzó con la presentación del Grupo de Teatro Experimental. Mientras Zora narraba un cuento los Reyes en sancos, representados por Alexis Ortiz (Gaspar), Lino Rivera (Melchor) y Rocío del Mar Bernard Moreno (Baltazar) caminaron desde la Cueva María de la Cruz para interactuar con parte de los niños frente al escenario.

Minutos después, en una carpa localizada justo al frente de la cueva que alberga unas enormes colmenas de abejas, Tere Marichal narró cuentos interactivos sobre los Reyes Magos en tiempos del ciclón San Felipe y la historia de Juan Gandules, el de “los ojos azules, la camisa al revés y que no tenía zapatos”.

Intercalando láminas de dibujos en un mueble de madera que simuló la pantalla de un televisor, Tere promovió la autogestión a la vez que también educó sobre la urgencia del reúso y reciclaje de materiales en la confección de títeres y muñecos.

“La tradición reina en Puerto Rico y ningún viento podrá arrasar con nuestra cultura”, afirmó la artista, reconocida por el personaje “María Chusema”.

Mientras, a pocos pasos, la joven madre Pilar Segón observaba junto a su hijo Jaen el despliegue de talentos de Agua, Sol y Sereno, de Emergency Circus, con sus trapecistas y payasos, y el grupo Chiclets.

“Esta actividad es muy necesaria para nuestros niños. A pesar de que hemos pasado por momentos difíciles después de los huracanes tenemos la esperanza de que Puerto Rico se va a levantar”, señaló Pilar.

El pintor loiceño, de fama internacional, Samuel Lind recorrió feliz los alrededores del Parque Histórico. Su expresión de complacencia espiritual se percibía con facilidad al ser testigo del gozo de los niños.

“Esto está buenísimo. Es una actividad que no se hacía mucho y están todos los niños de Loíza. Esto es pal’ pueblo en el Día de Reyes. Hay que encomiar eso. Tiene mucho respaldo, hace falta. Loíza es la juventud y sus muchachos y niñas. Es la población más alta. Por eso hay mucha esperanza porque con ellos se trabaja la cultura”, comentó Samuel, cuyas obras estarán expuestas nuevamente en la reapertura de la muestra “La Cultura Loiceña en Tiempos de las Fiestas de Santiago Apóstol”, que describe como “un paseo por la cultura de Loíza y el tiempo”.

“Estamos combatiendo el estigma de que a Loíza no se puede ir. Es todo lo contrario. Tenemos mucho que ofrecer a Puerto Rico y al mundo”.

En la tarima el grupo juvenil e infantil Belelé impartía melaza y colorido a la fiesta con su espectáculo musical de bomba, plena y las coreografías de sus bailadores que pedían piquetes a los tocadores de los barriles primo y buleador.

Al final, abrieron paso a un soberao imaginao en la tarima del Parque Histórico en el que chicas y uno u otro caballero bailaron bomba. Ayer la alcaldesa Julia Nazario anunció que Belelé participará en el próximo Desfile Puertorriqueño en Nueva York, invitado por la Fundación Ricky Martin.

A pocos metros, sentados tranquilos en el regazo de la Cueva, la familia Osorio Quiñones escuchaba y se deleitaba con la actividad, acariciada por las frescas brisas de enero.

“Es una actividad bien organizada y lo más que me llama la atención es el ambiente de seguridad, muy familiar”, resaltó Rogelia Osorio mientras su madre Rogelia Quiñones elogió la iniciativa de la administración municipal.

“Los niños aprenden a compartir y a socializar. Eso es muy necesario”.

Al atardecer se sortearon varios regalos y certificados para compra de combustible y alimentos, en tanto el actor Jorge Luis Ramos y su esposo, el productor Vicente Castro se preparaban para proyectar en una pantalla la película “Promesa de Reyes”, rodada en Loíza durante 2003.

Más de un centenar de personas permanecieron hasta el final para conocer la historia inspirada en las luchas de Adolfina Villanueva, mujer que derramó su sangre en defensa del lar loiceño durante una operación de desahucio efectuada en 1980 en el sector Tocones.

Los niños se marcharon con sus juguetes y la vivencia imborrable de un Día de Reyes inolvidable por el amor que recibieron a manos llenas y la confirmación de que el futuro sonríe en la Ciudad de la Tradición.

Los mejores 27 discos del 2017

Jaime Torres Torres

Periodista y Conocedor Musical

A pesar de la crisis financiera que afecta al País, la producción discográfica local no se detuvo durante 2017.

Con la llegada del Año Nuevo es necesario reconocer la excelencia de las grabaciones realizadas por los artistas puertorriqueños, incluidos los de la diáspora.

El orden que sigue a continuación obedece a los criterios de selección de este periodista, que incluyen interpretación y arreglos, originalidad, calidad de grabación, notas discográficas y diseño de carátula, entre otros.

2017, hemos de reconocer, fue el año de los sencillos. En ese sentido, no se puede pasar por alto el reciente lanzamiento del corte “Entre amigos… Después de la tempestad” de Luis González, Nino Segarra y un junte de primerísimos soneros y músicos de la salsa.

Los 27 de 2017 están a su alcance en establecimientos locales, como la tiendita de la Fundación Nacional para la Cultura Popular en la Calle Fortaleza en el Viejo San Juan (787-724-7165) y en las tiendas digitales. ¡Feliz y próspero 2018!

Los 27 de 2017

1- Javier Fernández: The Eternal Classic II Tributo a los Soneros

Tributo a Cheo Feliciano, Ismael Rivera, Chamaco Ramírez y Marvin Santiago, con los soneros Herman Olivera, Osvaldo Román, Pichie Pérez, El Canario y Rubén Emmanuelli. El Big Band de Javier Fernández es fenomenal.

2- Coco Barés: El laberinto del Coco

Proyección mundial de la bomba puertorriqueña revestida de nueva instrumentación y armonías que evoca los experimentos de Cortijo con La Máquina del Tiempo en la década del 70.

3- Papo Vázquez: J. S. Bach, Goldberg Variations

Una producción del Teatro Pregones en la que el cuarteto de jazz del trombonista boricua se acerca a la obra del célebre Joan Sebastian Bach.

4- Ecos de Borinquen: El Alma de Puerto Rico

La música campesina de Borinquen; la decimilla y la décima, el cuatro y los trovadores que improvisan en la tradición de Vicente Martínez Espinel, con una documentación literaria completa. Un disco distribuido internacionalmente por el Instituto Smithsonian.

5- Brenda Hopkins Miranda: Puentes

Un puente musical que integra parte de la tradición de nuestros grandes compositores al jazz y la aportación vocal de un grupo de respetables cantantes.

6- Jon Secada: To Beny Moré With Love

El Big Band de Charlie Sepúlveda rinde tributo con arreglos de Ray Santos al Bárbaro del Ritmo, cuyo centenario se conmemorará en 2018. Como vaticinamos, este disco ganó el Grammy Latino.

7- Pleneros de la 23 Abajo: Bembé en la 23

Engalanada su carátula con un tapiz de Ramón López, quien aporta las notas discográficas, Roberto Cipriani evoca la tradición de la Plena como periódico oral de los barrios populares.

8- Eddie Palmieri: Sabiduría

Jazz latino al estilo avasallador e innovador del Maestro Palmieri, quien se encamina a su sexta década como el indiscutible Sol de la Música Latina.

9- Michelle Brava: Alma mía…

Un cuarteto de jazz acompaña a La Brava en un cancionero del bolero tradicional incorporado al estilo libre del filin.

10- Carlos D’ Castro: Ese bolero es mío

Un tributo de altos honores al Bolerista de América, Felipe Pirela.

11- Oscar Hernández & Alma Libre: The Art Of Latin Jazz

Repertorio original en el que el reconocido pianista de padres boricuas demuestra su conocimiento del lenguaje del jazz y que puede ir mucho más lejos de la Salsa, expresión que cultiva con su Spanish Harlem Orchestra.

12- Oskar Cartaya: Bajo Mundo

El bajista de fama internacional presenta un repertorio ecléctico en el que brilla como compositor y demuestra su dominio de su instrumento acústico y eléctrico.

13- Danny Rivera: Sinfónico

Realizado con la Orquesta Filarmónica de Santo Domingo, el cantante nacional evoca en un cd y dvd los capítulos más exitosos de su carrera de casi seis décadas.

14- Carlos D’ Castro: Ars Suptilior

Tributo a los Reyes del Mambo Tito Puente, Machito y Tito Rodríguez. Homenaje a la época de oro del Palladium y a los bailadores.

15- Yanni Mercedes: Dando cara

La mejor producción de salsa grabada por una fémina durante 2017. En los arreglos y dirección musical intervino Eric Figueroa.

16- Julito Alvarado: Mi pueblo

Latin jazz original. Otra prueba de la sapiencia musical y el sentimiento del trompetista graduado de Berklee, que dedica las fusiones de sus obras a su natal Ciudad Señorial de Ponce.

17- Plena Libre: Amor en el camino

Composiciones originales inspiradas en los sentimientos por el País, la compañera amada, la cultura y el amigo que se marchó a la otra vida.

18- Negroni’s Trío: New Era

La fusión del jazz con el pop, el hip-hop y otras corrientes, con arreglos ingeniosos que renuevan estándares, con varios cantantes invitados.

19- Lizbeth Román & Los Duendes Invisibles: La Otra Ruta

Grabado en vivo en Nueva York, la cantautora, guitarrista y actriz desnuda filosóficamente sus sentimientos y emociones a ritmo del rock, trova, rumba, bolero y blues, entre otros géneros.

20- Residente: Residente

El concepto universal de Residente evoca el trabajo editado en 2000 por Rubén Blades y Editus con “Mundo”. Música basada en su ADN, como versa la nota discográfica, que lo llevó a recorrer varios continentes donde colaboró con artistas de otras latitudes y culturas que confirman que la música es una.

21- Edwin Colón Zayas: Trascendencia

El virtuoso del cuatro escala otro peldaño en sus experimentos y descubrimiento de las posibilidades inagotables con el instrumento nacional. Aquí el fenecido José Lugo grabó sus últimos solos de piano.

22- Plena Adentro: Rompecabezas

La plena en su esencia; en su forma pura; con su elemento narrativo como virtud principal y la percusión en un rol protagónico. Una de las sorpresas más gratas del 2017.

23- Miguel Zenón: Típico

La compenetración de un cuarteto de jazz; taller de Miguel, Luis Perdomo, Henry Cole y Hans Glawischnig en el que cada pieza es fundamental. Un concepto que amplía trabajos previos, como “Jíbaro”. Jazz ‘straight ahead’ del corazón y la conciencia de este saxofonista muy orgulloso de su identidad y herencia cultural que enriquece con su sensibilidad hacia el jazz.

24- Tito Rodríguez Jr.: Transición

Con Gilberto Santa Rosa de invitado especial, Tito Jr. regresa con un disco de salsa a la medida del bailador, en el que se esmera por impartirle continuidad al legado de su padre, el inmortal Tito Rodríguez.

25- Mapeyé, Pancho Amat y Christian Nieves: Son… de Cuba y Puerto Rico

Un acercamiento original al legado de los grandes compositores de las dos Antillas mediante un abrazo amistoso entre el cuatro y el tres cubano. ¡Una joya!

26- Charlie Aponte: Pa’ mi gente

Nuevamente Charlie demuestra que hay vida después de El Gran Combo. Una propuesta realizada con su orquesta, cuya secuencia apela al pueblo, con espacio para el romance, la bohemia y la fiesta.

27- Andy Montañez: 55 años de historia

Paquete de compacto y devedé en que El Niño de Tras Talleres celebra sus 55 años de trayectoria, con versiones de sus grandes éxitos como solista grabados en vivo en Colombia con la orquesta de Diego Galé.

La Ñapa

Papote Alvarado y el Grupo Esencia: 20 aniversario

20 años de resistencia cultural. Varios estrenos y una colección de plenas, bombas y salsa, que confirman la diversidad en el talento de Esencia, orgullo de La Cuarta en Ponce y todo Puerto Rico.

De luto la Salsa: murió el sonero Piro Mantilla

Por Jaime Torres Torres

En el muro de su hija Blanca hay un crespón que anuncia que los salseros del mundo estamos de luto.

Y no hay duda que sí porque murió su padre Piro Mantilla, el primer cantante del Apollo Sound de Roberto Roena y el intérprete de los éxitos, a juicio de este periodista, más populares de esta agrupación.

Nadie ha interpretado como Piro el bolero “Soñando con Puerto Rico” de Bobby Capó, estampado en el primer álbum de la orquesta para el sello Fania Internacional, editado en 1969.

Cuando el Apollo celebró su vigésimo quinto aniversario en la Sala de Festivales Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes, Piro -avasallado por la emoción- declamó parte de su letra mientras el público que desbordó el recinto le reciprocaba con un estremecedor aplauso.

Eso se puede apreciar en el cedé y devedé “Roberto Roena y su Apollo Sound En vivo desde Bellas Artes”, distribuido por el sello Musical Productions del fenecido Tony Moreno.

Quien firma esta nota póstuma estuvo allí cubriendo para un diario de circulación general y puede dar fe de que Piro fue el cantante más aplaudido del inolvidable espectáculo producido a mediados de la década de 1990 por José Rafael Dueño.

El año pasado, en una entrevista a Roberto Roena, el bongocero, bailarín y director de orquesta reconoció que Piro fue fundamental en el éxito del Apollo Sound, con la salvedad -en una nota al calce de este redactor- de que el primer disco de Roena tras su salida de El Gran Combo fue con Los Megatones y el cantante fue el panameño Camilo Azuquita.

“Parte del éxito del Apollo fue el sonero Piro Mantilla, que cantaba y tocaba congas con un trío en el Black Angus en Miramar. Era un cantante diferente. Lo invité para la orquesta y aceptó. Yo no quise estar robándole músicos ni cantantes a nadie. Por eso Piro entró”, recordó Roena al aludir al sonero que popularizó “Tú loco, loco, y yo tranquilo”, “Mandingoré”, “El traqueteo”, “Chotorro”, “Te lo voy a jurar”, “El sordo”, “El escapulario” y el bolero “Soñando con Puerto Rico”, que aparece -como confirmación del impacto de su paso por esta banda- en la recopilación “Pa’ fuera” de 1972.

Siempre me pregunté porqué Piro, tras popularizar éxitos que casi medio siglo después el pueblo le pide a Roena que toque, no formó parte del frente de cantantes de la Fania All Stars y que a su salida de la orquesta en 1971 la compañía no lo retuviera.

A Piro le sobraba originalidad, autenticidad y conocimiento del difícil arte del soneo o la improvisación salsosa. No se parecía a nadie, en una época en que la referencia eran cubanos como Beny Moré, Miguelito Cuní y otros.

Pero a su salida del Apollo Piro Mantilla fue firmado por la Velvet, discográfica con sede en Venezuela y una sucursal acá, desde donde proyectó su carrera como solista hacia Colombia, Panamá, Perú y otros países.

Piro Mantilla y su Conjunto se establecieron con álbumes como “Mala cara” y “Como es”, entre otros.

El año pasado, me contó Javier Santiago, director de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, que varios de sus nietos asistieron al retro pulga salsero buscando parte de sus primeros discos como solista. Y encontraron en el formato de vinilo elepés con éxitos como “El buen borincano”, “Pequeña gitana” y otros.

Piro fue tan exitoso en su etapa posterior a su salida del Apollo que lo recuerdo amenizando una fiesta patronal en mi pueblo Río Grande, con la plaza tepe a tepe. Piro alternó con la Sonora Ponceña en las fiestas de 1977 y jamás olvidaré la escena de su firma de autógrafos y saludos a sus fans, mientras caminaba entre el público en una plaza en la que no cabía un alma.

Aquella noche los locutores y maestros de ceremonia Chilo Torres y Papuso Estrada se desbordaron en elogios hacia su persona. Y sepan que cantó “Soñando con Puerto Rico” y “El escapulario”, éxitos que nadie interpretó como él en el Apollo Sound.

Piro, quien también grabó con Cuchón y en la década de los 80 se reencontró con Roena y el Apollo Sound, grabando un álbum junto a otros cantantes pero sin mayor trascendencia, cantaba cuando su salud se lo permitía.

Mas se debe documentar en este In Memoriam que, tristemente, fue subestimado por sectores de la industria, que con mezquindad, pretendían vender homenajes y bailes sin los contratos y la remuneración correspondientes.

Su hija Blanca Mantilla, portavoz del grupo Leyendas de la Salsa, denunció en Facebook uno de sus sinsabores con los promotores que se dedicaron a explotar el nombre de Piro.

Aquí parte del texto:

“Hoy quiero comunicarles el porqué mi papá, el maestro Piro Mantilla, quien fue el primer cantante del Apollo Sound, no podrá ir a participar en el merecido homenaje que le van a celebrar al maestro Roena, por sus 60 años de carrera artística, el 25 de octubre. Por motivos fuera de mi voluntad y por no haberse tratado con el debido respeto, y atención. Pues a él no se le invitó formalmente, y no va a estar en el homenaje. Yo estaba en espera de una llamada que nunca se dio. Nunca se me llamó ni tan siquiera, con ese detalle. […] Como a mi padre no le van a dar su lugar, ni en la promoción, ni tampoco en el show, como se debe; entonces no puede ir a sentarse en una sillita, porque él es un cantante de primera; no un espectador más”, publicó Blanca al recordar que Piro era una persona de la edad dorada que ya no estaba tan activa como antes.

En la hora de su deceso, sin embargo, su obra lo inmortaliza. Ahora que la diáspora se nutre de los boricuas que se marchan tras la catástrofe del huracán María es innegable que no pocos tararearán estremecidos por la nostalgia la letra de “Soñando con Puerto Rico”.

Yo, no puedo ocultar

el orgullo que siento

ser puertorriqueño.

Y que mi pensamiento

no importa donde voy

me fuga hacia la Islita

no importa donde voy

a la Tierra Bendita

mi pensamiento

vuela”.

Descanse en Paz, Maestro Piro Mantilla.

Enviado desde mi iPhone

La Bandera de la Plena

Por JaimeTorresTorres

Cuando se escriba la historia de la música folclórica puertorriqueña habrá que reconocer, agradecer y documentar para la posteridad que Gary Núñez y Plena Libre fueron los cultores y exponentes del género más consistentes de finales del Siglo XX y las primeras dos décadas del Siglo XXI.

No es una aseveración caprichosa, sino la pura verdad. En casi 25 años, por el frente de la orquesta de plena y bomba han desfilado primerísimos intérpretes como Richard Martínez, Giovanni Lugo, Víctor ‘Toro’ Muñiz, Pole Ortiz, Wichie Camacho, Kalie Villanueva y Emanuel Santana, entre otros.

Los panderos de Plena Libre han sido depositados en las diestras manos de Rafi Falú, Charlie Pizarro, Israel Vélez y otros maestros del tambor de mano.

Y en 25 años de carrera, con 16 discos editados, han enriquecido el pentagrama plenero con las composiciones de Gary y con los clásicos de Mon Rivera, Cortijo e Ismael y Ángel Luis Torruellas, a quien incluso en 2005 grabaron en la producción “Evolución”.

Plena Libre, incluso, ha recorrido el Planeta y, de alguna manera, en honor a la verdad su proyección internacional de la plena abrió puertas a Los Pleneros del Truco y al Grupo Esencia.

Por eso, aún en los tiempos pos María, no puede pasar inadvertido un nuevo lanzamiento discográfico de la agrupación que, en una afirmación sincera de este periodista, ha sido la bandera de la plena boricua en el Planeta.

En la tiendita de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, en la Calle Fortaleza en el ViejoSan Juan, ya está a la mano de los melómanos la producción “Amores en el camino”.

Y es casi providencial porque el saque es la plena “Puerto Rico”, cuya composición comparten Gary y el cantante Emanuel Santana. Con un preludio en danza puertorriqueña, la cadencia plenera se libera al compás del estribillo “No hay Tierra más bella/más bella que la mía”, en que se resalta la hermosura de nuestro archipiélago en un discurso de reafirmación patriótica, complementado por un solo del cuatrista Christian Nieves. El mambo de los trombonistas Rafi Torres, Nicolás Márquez, Lester Pérez y Randy Román y los efectos de cuerdas del tecladista Carlitos García sellan la excelencia de “Puerto Rico”, digna de difusión para subir la moral tras el sopetón de María.

https://m.youtube.com/watch?v=5r3wDSCLH_w

De la tradición loiceña, con los efectos de violines y los barriles de Víctor Vélez, el seis corrido “Bambulaé” imparte variedad a la producción que continúa con la confesión romántica de “A son de Plena”, que canta Víctor y con espacio para un solo de piano y otro de trombón de Rafi Torres, promoviendo Gary el protagonismo de sus músicos.

La secuencia sigue con “Lo que tiene ella” (“¿Qué es lo que tiene ella?/Que yo trato de olvidarla/y el corazón no me deja”), otra interpretación muy comercial de Emanuel, con solos de timbales de Manolito Rodríguez y del trompetista Luis ‘Perico’ Ortiz.

“A la mala no”, en el ritmo oriza que evoca a Maelo y Cortijo, es una respuesta al desamor y al desprecio, con la exigencia de respeto y cordialidad en la relación. Aquí se escucha lo que parece un tambor de acero, logrado en el teclado por Carlos García.

Otra plena, melosa e irresistible, es “Como te quiero yo” con un coro pegajoso que versa: “No, claro que no/tú no me quieres/como te quiero yo”. El solo de Rafi Falú en el requinto y la moña de trombones es otra experiencia auditiva fascinante.

La intensidad plenera baja un poco con la composición instrumental “Solitaria”, una fusión de jazz con bomba gracimá que Gary y su hijo Luis Gabriel dedican a Don Oscar López Rivera, con solos del líder en el ‘baby bass’, de Víctor en el barril y de José ‘Furito’ Ríos en el saxofón tenor.

A ritmo puro de seguidor, punteador y requinto Plena Libre rinde tributo al fenecido Kalie Villanueva y estrena en la grabación el tambor conocido como timbita de plena. “Recordando un amigo” es un gesto sincero de Plena Libre y sus cantantes Víctor y Emanuel.

“Un minuto de silencio/un minuto de silencio/no podrá calmar la euforia/vamos a sonar panderos/vamos a sonar panderos/hasta que llegue a la Gloria”.

Con el réquiem plenero al inolvidable Kalie Villanueva, que invita a pensar en los plenazos callejeros, se podría afirmar que finaliza por todo lo alto lo nuevo de Plena Libre.

Gary, sin embargo, redondeó con una ñapa: la plena “Por la ventana”, estrenada en la pasada Navidad.

“Amores en el camino” es otro disco merecedor de un reconocimiento entre lo más sobresaliente de 2017.

Enviado desde mi iPhone

Histórico junte salsero por Borinquen

Por JaimeTorresTorres

El trompetista Luis González alquiló una guagua y desde San Juan se trasladó junto a un grupo de reconocidos salseros al estudio de Nino Segarra en Sabana Grande.

Allí, el pasado 4 de noviembre, ocurrió un milagro musical: la grabación del sencillo “Después de la tempestad… ¡Puerto Rico se levanta!”

Una ofrenda de amor y esperanza para el pueblo, realizada por Nino y El Tsunami de la Salsa con una batería de experimentados cantantes, como Guillo Rivera, Moncho Rivera, Pedro Brull, Lefty Pérez, Rafi Andino, Josué Rosado, Agustín Marrero, Ricky Ramos, Eric Pabón, Jorge Nicolai, Kriptony Texeira, Kenny Cruz, David Morales, Nino y Carly Rivera en los coros.

Lo más grande del proyecto, que reunió a músicos como Ceferino Cabán, Moisés Cancel, Julio Loyola, Alexis Pérez, Pedro Montañez, Anthony Rodríguez y el propio Tsunami, es que es un obsequio para el pueblo.

La radio, con La Z en la delantera, ya la está tocando y en los próximos días alrededor de mil discos, con su vistosa carátula, serán distribuidos gratuitamente.

Luis observaba imágenes de la devastación del huracán María y se comunicó con su amigo Nino Segarra para compartir su inquietud de dedicar una canción a Puerto Rico, sin imaginar que su colega pensaba precisamente lo mismo.

“Yo le debo mucho a Puerto Rico. Cuando compartí la idea con Nino, él tenía el mismo pensamiento. Nino ya estaba componiendo la canción. Tenía una estrofa y el título. Nino hizo el arreglo, consiguió los músicos y yo los cantantes”, explicó Luis, quien contactó a los artistas mediante mensajes de texto que todos los que grabaron respondieron en la afirmativa.

La mañana del sábado 4 de noviembre manejaron hacia Sabana Grande. Partieron de las inmediaciones del Hospital del Maestro en Hato Rey, manejando por el Expreso PR-52, en dirección a Ponce, aunque se detuvieron en Coamo a recoger a Guillo Rivera.

“Grabamos, uno por uno, y al terminar el día nadie se quería ir. Fue un compartir entre colegas. Muchas fotos, muchos selfies y abrazos. Algunos fueron acompañados por sus esposas. Fue una experiencia histórica donde compartimos con soneros y grandes cantantes”.

Con desprendimiento encomiable, el personal cedió su talento. La letra de Nino inspiró los soneos que fluyeron fácilmente en el estudio y los versos del segmento en décima campesina que incluye la canción.

“Ellos mismos inspiraron sus soneos y es impresionante porque compartían entre amigos con respeto, sin problemas de egos. Fue un compartir precioso. Todo el mundo comió. Se llevaron alimentos. Nunca había vivido algo así. Es una cosa que si uno la planifica no sale. Todos cantaron con el corazón en la mano. Fue una gran experiencia”.

Hoy, por PR TV Canal 6, estrenarán el vídeo del proceso de producción en el estudio, pero con visuales de la Isla del Encanto, previo a la catástrofe de María.

Nadie cobrará un centavo. Es solo para uso promocional. Y conste: se invirtió dinero en la producción e impresión de los discos compactos.

“En ningún momento pasó por mi mente la idea del lucro. Esto es un regalo para mi Patria”, subrayó Luis González.

Nino, por su parte, comparte los sentimientos del Tsunami. Cuando recuerda que decenas de estudios de grabación fueron destruídos por María, agradece la bendición de que el suyo resultó ileso y pudo ser útil en la producción memorable de “Después de la tempestad… ¡Puerto Rico se levanta!”

“Para mí es un honor siempre ayudar a mi País y estoy orgulloso de ser puertorriqueño. Ya este tema lo he llevado fuera de Puerto Rico, como Colombia. La idea es ayudar a nuestro País”.

La experiencia con la batería de primerísimos exponentes de la salsa Nino la califica como “espectacular”.

“Fue un día intenso. Todos llegaron al estudio de mi casa en Sabana Grande. Que todos esos cantantes llegaran allí fue una experiencia muy bonita. Mi amigo Luis tiene un gran poder de convocatoria. Había algunos que hacía tiempo que no veía y otros con los que he compartido en tarima”.

Entre música, letra y arreglo, la producción apenas demoró cuatro días. “Es algo espiritual. Todo fluyó muy bien. Todos aportaron su talento y en poquito tiempo hicimos todo”.

Para Nino es la confirmación de la fuerza y el poder de la cultura popular, en particular la música, como instrumento de esperanza y aliento, útil para adelantar causas.

“Todos son talentos puertorriqueños, muchos con compromisos, pero se pudo hacer el junte. Todo se hizo en el estudio. Parte de las décimas son mías. Pero como no esperaba tantos cantantes, abrimos el tema para que todos participaran. Ellos aportaron gran parte de las décimas. Fue un trabajo en equipo. Es una canción que dura casi siete minutos y las emisoras la han sonado completa”.

Periodismo sin censura, Periodismo sin fronteras