Moneda social en Puerto Rico: experimento a establecer basado en los Claripesos del Festival de Claridad

(Nota del Editor: Primero de una serie de artículos sobre la posibilidad de que los puertorriqueños puedan crear una moneda social.)

Dra. Martha Quiñones Domínguez

Para Prensa sin censura

En el desarrollo económico y social del país, las monedas condicionan sus dinámicas sociales, económicas y políticas, y son parte de su historia. De igual forma las políticas monetarias determinan la forma en que se establece el modelo y las políticas económicas, al determinar las relaciones comerciales y económicas.

Las monedas son medio de intercambio económico que tiene ventajas, pero también una serie de inconvenientes. La moneda social – monedas locales, complementarias o alternativas- es dinero que se crea y utiliza para fomentar tanto el trabajo como el consumo local (pago de bienes y servicios locales), apoyo al pequeño negocio local y a la creación de empleo y empoderar a comunidades para conseguir objetivos sociales concretos.

Una moneda social no pretende anular o sustituir a la moneda tradicional sino desarrollar los aspectos sociales positivos¨, reafirma la identidad local, fomenta unos lazos muy fuertes entre los productores, compradores y consumidores de los productos locales. 

Las experiencias a nivel internacional y los estudiosos del tema han señalado que son herramientas creadas y utilizadas por comunidades, colectivos y particulares con el objetivo de poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos y activar las economías locales.  Es un medio de intercambio que corrige el problema que genera el dinero como riqueza en sí misma, monopolizada por los bancos centrales y grandes oligopolios económicos y lo concentra la moneda en ser medio de intercambio y valor.

En el mundo existen muchos experimentos de monedas sociales. Hoy existe un modelo de moneda social que año tras año sirve al propósito de ser medio de intercambio y valor en el Festival de Claridad. Los Claripesos, es moneda, pero no es para acumular valor y para especulación, es sólo como medio de intercambio y de contabilizar. Aunque no es para todos los asistentes, funciona como un experimento que podemos estudiar y presentar a nuestras comunidades como moneda social.

Debo señalar que durante febrero de 2019 en Puerto Rico se llevó a cabo un proyecto de Pesos Puertorriqueños, que demostró que estamos preparados para la creación de una moneda local, según la demanda y acogida que la misma tuvo. Esta llamada “moneda social” o peso puertorriqueño no cualifica como una moneda social al no tener objetivos de creación de empleos, promover actividades culturales, educativas y medio ambientales o de aumentar la conciencia pública sobre la importancia de las economías locales y fomentar el optimismo ante la perspectiva de obtener la autosuficiencia económica local. La moneda social sólo tiene valor cuando se utiliza para intercambiar bienes y servicios.

Las monedas en Puerto Rico

Al estudiar las monedas en Puerto Rico encontramos una historia que se debe analizar y buscar para saber cómo podemos fortalecer la economía y la sociedad. En Puerto Rico han existido monedas locales (no necesariamente sociales) en las haciendas y centrales, para el pago del trabajo y el intercambio de productos y servicios locales (en la tienda de la Hacienda) que funcionaron como bancos de tiempo y de redes de trueque. Estas monedas constituían un mercado cerrado, con acceso restringido y no desarrollaba aspectos sociales. Pero se basan en la confianza y la reciprocidad.

Además, existía el peso puertorriqueño que a pesar de ser devaluado por EE. UU. fue usado como moneda de curso legal hasta la década de 1920.

En la teoría económica se asigna al dinero la función de: medio de intercambio; patrón de valor y cuenta o de cambio; medio de atesorar riqueza; y medio de realizar pagos diferidos. Estas funciones dejan de lado la vertiente humana y los aspectos sociales. La moneda como instrumento económico que debería estar al servicio de las personas, pero se desvincula de la economía local y se concentra en verla como creadora de riqueza o acumulador de valor, donde los bancos controlan la economía, se especula con ella – conocida como economía monetizada – ignorando la economía local y solidaria.

La Autora es Doctora en Economía y Planificación, ex Presidenta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico y Catedrática del Recinto de Arecibo de la Universidad de Puerto Rico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s