Rubén Blades: ‘yo no odio a Willie Colón’

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

En un mundo ideal a Rubén Blades nada le gustaría más que trabajar con Willie Colón, pero el cantautor y actor panameño afirmó que no colaborará más con el productor de los álbumes “Metiendo mano”, “Siembra”, “Maestra Vida”, “Canciones del Solar de los Aburridos” y “The Last Fight”.

Así lo aseguró durante una transmisión originada por Zoom y divulgada en vivo en su muro en Facebook la noche del pasado domingo 14 de febrero.

“No trabajo más con él”, reiteró en respuesta a las preguntas de los miles de seguidores que se conectaron a la transmisión prolongada por dos horas y media, moderada por Daniel Aisemberg, su amigo y representante artístico.

“Lo que hizo [Willie Colón] me pareció… Y uno perdona, pero yo no le guardo ningún mal… Cada vez que hablo de él enfatizo mi agradecimiento por la oportunidad para grabar los temas que otros no querían tocar y que no grababan. Agradezco la oportunidad de formar parte de un nombre ya hecho y de un grupo excelente y con renombre y exposición. Toda la vida agradeceré eso y reconoceré su talento excelente como productor y arreglista, pero no trabajo más con él”.

De ese modo se disipa la esperanza que albergó un sector de la fanaticada salsera a nivel mundial de, tras la pandemia del Covid-19, disfrutar nuevamente de la química de dos leyendas que aun tienen mucho por aportar al género con su música.

La razón que sostiene el creador de “Plástico” es que, aparte del aspecto material, hay consideraciones espirituales que para él son muy importantes.

“La manera como él se comportó cuando me acusó de haberme apropiado de un dinero de él para después transar precisamente con la persona que representaba a la compañía que se apropió del dinero y que fue denunciada como tal por el juez, que falló al final, y el haber retirado la demanda una semana antes de ir a juicio, después de una acusación que lanzó en momentos en que yo estaba trabajando en el servicio público en Panamá, para mí eso fue muy doloroso y es el tipo de situación en que uno dice: ¿sabes qué? Yo no puedo participar contigo más. Siempre te reconoceré porque eso es lo correcto, pero en el otro aspecto no te voy a premiar con mi tiempo porque no lo mereces”.

Rubén lamenta la situación al pensar en lo que pudieron haber hecho artística y musicalmente hablando. Empero, aseguró que no odia a su ex compañero de los álbumes “Siembra” y “Maestra Vida”, concepto cuyo cuadragésimo aniversario se conmemoro en 2020.

 “No es una cuestión en la que yo me considere superior. Soy un pecador también y cometo errores. A mi hijo Joseph y lo que pasó con él, como un ejemplo de mis errores, pero no es una cuestión de perdonar. Yo no odio a Willie Colón. No le deseo mal. Simplemente me decepcionó y  no trabajo con gente que me decepciona así”, argumentó Blades.

La primera colaboración de Rubén Blades con Willie Colón se registró en 1975, en la sesión de grabación del disco “The Good, The Bad & The Ugly”. En ese elepé Blades grabó “El casangero”, como parte de una secuencia en la que Héctor Lavoe participa con dos interpretaciones y Willie debuta como cantante con tres, además de tres composiciones instrumentales.

Ya como sustituto de Héctor Lavoe, cuyos éxitos “Juana Peña” y “Cheché colé” cantó, en 1977 Fania Records lanzó el disco “Metiendo mano” y al año siguiente el clásico “Siembra”. En 1980 salió “Maestra Vida”, en 1981 “Canciones del Solar de los Aburridos” y en 1982 “The Last Fight”.

Tras diferencias, en el umbral de la década del 90 el promotor Papo Coss los reunió en concierto en el Hiram Bithorn y en 1995 la compañía Sony Tropical los reunió [ambos eran artistas de la multinacional] en el concepto “Tras la tormenta”, en que cantan a dúo e individualmente. También los presentó el fenecido José Pabón. Ambos comenzaron a colaborar, al extremo que compartieron giras internacionales, como el inolvidable concierto de 1998 en Venezuela.

La relación se deterioró después de mayo de 2003, en que presentaron su concierto “Siembra… 25 años después”, en el Estadio Hiram Bithorn en San Juan, Puerto Rico, que según publica Roberto Morgalo, uno de los promotores involucrados en la controversia, incluso demandante y demandado, conllevó la firma de un contrato por $350 mil con Ariel Rivas y Dissar Productions.

En 2007, cuando Blades ejercía como Ministro de Turismo de Panamá, Colon lo demandó en la Corte de Distrito de Estados Unidos en Puerto Rico por alegado incumplimiento de contrato en el desembolso de los honorarios por su participación.

Con la verticalidad y transparencia que lo caracterizan, aunque Colón ha dicho que estaría dispuesto a colaborar con Blades, éste en 2021 reafirma que es imposible.

No hay duda de que a sus 72 años pesa más la integridad que el dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s