Primer paso de 2021 por la descolonización de Borinquen

Francisco R. Jordán García  

Para Prensa sin censura

El pasado 9 de enero varias organizaciones y proyectos patrióticos convocaron una reunión abierta y amplia, para considerar la posibilidad de celebrar una asamblea por la descolonización y soberanía de Puerto Rico.

Unánimemente se acordó por los presentes, que era necesario y urgente trabajar en unidad de propósito por la descolonización y soberanía de nuestra nación. Así, se decidió convocar esta Asamblea Permanente por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua.

Desde siempre las fuerzas patrióticas boricuas han estado clamando por la unidad de esfuerzos. No sólo por la conveniencia de que se conozca el gran número de boricuas que luchan por rescatar la soberanía de nuestra nación, que ha sido desplazada y usurpada por las fuerzas de la nación invasora, sino para comenzar a desarrollar planes de acción  que sirvan de modelo al nuevo país en el cual deseamos vivir.

Luego de 123 años de colonización por parte del llamado país más poderoso del mundo, el régimen colonial ha colapsado, dejando un Puerto Rico en quiebra y con grandes problemas de toda índole.

Los llamados a la unidad no son nuevos y generalmente se han estrellado contra barreras de intolerancia, orgullo y desconfianza infranqueables. Por eso la Asamblea Permanente por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua, hace un llamado amplio y abierto a todas las fuerzas patrióticas para unir esfuerzos y voluntades en esta iniciativa.

Sin embargo, tenemos que puntualizar que estamos hablando de soberanía nacional boricua, para que de manera intencional se entienda que no se incluye a la estadidad. ¡La estadidad es la culminación del coloniaje! ¡La muerte de la nacionalidad puertorriqueña!

Recientemente, en un concurso electoral amañado, el 52.53% (655,505), de los que votaron expresaron un sí a la estadidad. Al analizar el cuadro completo, ese mismo ejercicio demostró que esta aparente mayoría se reduce a cerca del 25% de los electores inscritos para participar en las elecciones coloniales. Se reduce aún más si contamos las personas que rechazamos participar en las elecciones coloniales por considerarlas ilegales o porque ya no desean participar más en ese tipo de carnaval electoral, que suman alrededor de 695,732. ¡Los números no mienten! En una población de 3.5 millones de habitantes aproximadamente y de 2,355,894 electores inscritos, según la Comisión Estatal de Elecciones, no votaron cerca de la mitad de los inscritos (1,059,725), y alrededor de la mitad de los que votaron, le dijeron no a la estadidad (592,671). No podemos afirmar que este 75% de la población prefiere la soberanía, pero sin duda no quieren, o le importa poco la estadidad. Entonces, luego de este centenario peregrinar de la colonia, que nos deja un país quebrado y arruinado hasta la médula, la pregunta que tenemos que hacernos es: ¿Qué quiere nuestro pueblo boricua?

 Está demostrado que no queremos la colonia.  Pero, además, queremos resolver una gran cantidad de problemas que el régimen colonial nos ha legado: la corrupción pública y privada, la deuda odiosa, el desempleo y la pobreza extrema, mejorar los servicios de salud, los de educación pública, la seguridad social, la salida de un ente como la Junta de Control Fiscal y muchos más. Pero no nos llamemos a engaño, ni nos dejemos engañar. Si la estadidad no resuelve esos problemas, tampoco lo hace la soberanía por sí sola.  

Estos problemas no son sólo consecuencia de nuestra condición colonial, pero, en gran medida la colonia los agrava y no nos permite resolverlos. Recordemos que el modelo colonial opera en beneficio de la nación invasora. Sus intereses siempre serán prioritarios sobre los del pueblo dominado.

La alternativa de la Asamblea Permanente por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua, en la medida que sea acogida por los sectores patrióticos, aglutinará la fuerza para comenzar a resolverlos. Por tanto, el grupo organizador propone, mantener esta Asamblea Permanente reuniéndonos  todos los miércoles a las 10 de la mañana frente al Capitolio.

Unidos, podremos hilvanar el tejido que nos permita trabajar hacia la descolonización y soberanía de la nación boricua. La propuesta es reunirnos durante un mes y evaluar el resultado y la proyección que tengamos. Ninguno de nosotros tiene una varita mágica o un ejército libertador para lograr ese propósito fácilmente.  De lo que  estamos seguros y todos tenemos la certeza es que nuestra patria será libre y soberana más temprano que tarde, y lucharemos incansablemente hasta lograrlo.  ¡Hasta la victoria siempre, Venceremos!

 

 

                 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s