¡Dios mío, cuando llegue el CRIM!

Marcelino Oyola, MTS.

Para Prensa sin censura

La Ley 170 de 30 de diciembre de 2020, enmienda el Artículo 7.041 de la Ley 107-2020, conocida como “Código Municipal Para Puerto Rico” con vigencia inmediata. Las enmiendas incluyen la eliminación de la excepción que concedía la autovaloración con el privilegio y motivación de no retroactividad. Esta consistía en que el propietario del inmueble contrataba los servicios de un tasador licenciado y certificado por el CRIM, radicaba la documentación requerida, pagaba lo estimado y pagos sucesivos, sujeto a revisión posterior del CRIM.

Con la nueva enmienda, se puede llevar a cabo la autovaloración, pero conlleva retroactividad de tres años más el año en curso, cuatro años. Si decide esperar que lo haga el personal del CRIM el término de retroactividad son cinco años. No obstante, mientras esperas cada año que pasa es de ganancia para el propietario. Con las limitaciones de personal del CRIM y la pandemia, esto resulta un mal negocio para los municipios.

La enmienda legislada al Artículo 7.041, Propiedad No Tasada, fomenta la evasión contributiva (delito) y la existencia de residencias clandestinas desde el punto de vista contributivo. Peor aún, fomenta la irresponsabilidad social del que quiere cumplir dentro de sus limitaciones económicas, y no reconoce la realidad social en el área de vivienda de los pobres.

El panarama social de miles de familias pobres en Puerto Rico ha cambiado adversamente, impactando el disfrute de vivienda exenta del pago contributivo. Esta realidad social, por no ser reconocida, no la recoge la enmienda al Artículo 7.041, por el contrario la agrava.  Estos viven con la sosobra de ¡cuando llegue el CRIM!

Algunos de estos escenarios son los siguientes. Adultos mayores que ingresan a un Hogar de Cuido Prolongado o se ubican con familiares y rentan su casa para subsidiar o pagar por este servicio. Personas mayores que reciben ingresos bajo nivel de pobreza y habilitan una vivienda en el techo o bajos de sus residencias para subsistir. Es práctica común que padres permitan que sus hijos/as construyan su residencia en el techo o bajos de la suya porque no tienen otra opción de vivienda. Así también hijos/as y familiares que hacen lo mismo para albergar a sus progenitores u otro familiar enfermo o discapacitado para su atención y cuido.

Es necesario volver al Artículo 7.041 para extender su vigencia, crear una campaña educativa masiva, reincorporar el privilegio y motivación que concedía la Ley 107-20 de autovalorización y pago prospectiva e incorporar el concepto de multivivienda social sin fines de lucro excenta. Definiendo esta como estructura residencial sin fines de lucro u de uso comercial añadida a una residencia en disfrute de excepción contributiva. No tendremos que escuchar:

¡Dios Mío, cuando llegue el CRIM!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s