La sociología del regalo

Lucía Ortega Sousa y Erika Muñoz Molina

Periodismo Alternativo

Según la Real Academia Española un regalo es:“una dádiva que se hace voluntariamente o por costumbre”y regalar es: “dar a alguien, sin recibir nada a cambio; ofrecer algo en muestra de afecto o consideración o por otro motivo”. Por tanto, podemos decir que el regalo nace de un deseo espontáneo de expresar a una persona nuestros sentimientos positivos o agradecimiento.

Pero, ¿por qué regalar? El obsequio como tal es algo más que una muestra de sentimientos positivos hacia una persona. El regalo tiene un alto significado: es capaz de perdurar en el tiempo, permanece en el recuerdo de las personas, lleva consigo implícito un mensaje por parte del que lo realiza, a la vez que refleja su personalidad. Regalar, ser regalado y, sobre todo, acertar en la elección es todo un arte.

Regalar ha sido durante mucho tiempo tema de estudios acerca de la conducta humana, y participan en ellos psicólogos, antropólogos, economistas y comerciantes. Ellos descubrieron que dar regalos es una parte sorprendentemente compleja e importante de la interacción humana que ayuda a definir las relaciones y fortalece los lazos con la familia y amigos. Los psicólogos afirman que a menudo es el que da, más que el que recibe, quien cosecha los mayores réditos psicológicos de un regalo.

ORIGEN

El valor social de dar ha sido reconocido a través de la historia de la humanidad. Durante miles de años, algunas culturas nativas han realizado el potlatch, una compleja ceremonia que celebra el dar mucho. A pesar de que las interpretaciones culturales varían, a menudo la posición de una familia en un clan o pueblo se definía no en función de quién tenía más posesiones, sino a partir de quién daba más. Cuanto más pródigo y oneroso el potlatch, más prestigio ganaba la familia.

¿POR QUÉ NO REGALAR?

Frustrada por la gran cantidad de gente, el tránsito, el consumismo, la gente puede verse tentada a decidir no regalar absolutamente nada. Existe un gran número de personas que piensan que las fiestas son demasiado materialistas .

Sin embargo, los expertos afirman que al dejar de hacer regalos se pierde una importante pauta social: quién figura en su lista de obsequiados le dice quién es más importante en su vida. Por tanto, quién rechaza recibir o intercambiar regalos, aseguran los expertos, puede estar dejando de lado una importante conexión con familia y amigos. 

HOMBRES, MUJERES Y REGALOS
Margaret Rucker, psicóloga especializada en consumo, de la Universidad de California, afirma que los hombres habitualmente son más conscientes del precio y del aspecto práctico cuando se trata de dar o recibir regalos, mientras que las mujeres tienden a preocuparse más por dar y recibir regalos con significado emocional.
La doctora Rucker cuenta que a menudo relata la historia de un hombre que se subió a un árbol para conseguir el huevo de un petirrojo que hacía juego con los ojos azules de su novia. “Las mujeres dicen qué romántico. Pero los hombres afirman que es la cosa más tonta que han oído y también se preocupan por la madre que puso el huevo.”

Las diferencias en el tema parecen surgir en la más temprana infancia. Investigadores de la Universidad Loyola de Chicago estudiaron a niños de 3 y de 4 años en un centro de cuidados diurno, todos los cuales habían asistido a la misma fiesta de cumpleaños. Las niñas habían ido de compras con sus madres y ayudaron a elegir y envolver el regalo. Los varones, en cambio, no tenían idea de lo que era el obsequio.

REGALOS EN EL MUNDO 

Cosas tan sencillas como el envoltorio, el color, la situación en la que se entrega o un número que pueda contener, pueden adquirir diferentes significados dependiendo de la cultura. Por ejemplo, en China el color blanco representa la muerte, por tanto, se deben evitar los envoltorios de dicho color. Sin embargo, una envoltura o una cinta roja representan buena suerte y felicidad para año siguiente.
Otro caso es el hecho de que, a diferencia de generalmente las demás culturas, en Japón el obsequiado acostumbra a abrir su regalo cuando el obsequiante no está presente. Algunos objetos también pueden ser considerados ofensivos como en el caso de las perlas o pañuelos en Italia que reflejan luto y tristeza.

Lo que no debemos regalar en ninguna parte del mundo son los animales ya que no son artículos y,además, llevan con ellos una responsabilidad que el obsequiado puede no querer acoger.

(Las autoras son trabajadoras sociales y sociólogas.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s