El poder de la Vitamina C contra el Covid-19

Jaime Torres Torres

Periodismo Alternativo

Es un doctor de Ponce con aura de Premio Nobel.

Desde 1979 el Dr. Michael J. González investiga sobre la eficacia de la Vitamina C en la prevención y tratamiento de enfermedades como el cáncer, por lo que en tiempos de la pandemia del Covid-19 sus hallazgos son sumamente útiles y esperanzadores.

“Hay cierta evidencia de que se puede limitar el contagio aún te expongas y eso va a depender de la carga viral. No puedo asegurar que no te infectes, lo que sí puedo asegurar es que la posibilidad de que te compliques es muy baja si la usas”, dijo el doctor González en el programa radial digital Prensa sin censura.

“En estos tiempos de pandemia recomendamos un gramo de vitamina C tres veces al día; es decir mil miligramos tres veces al día para tenerla alta en sangre. Y 10 mil unidades de vitamina D; también 30 miligramos de zinc al día y quercetina que es un bioflavonoide que ayuda a inhibir en la celula la enzima que usa el virus para multiplicarse”, explicó el doctor González.

La vitamina C aumenta el interferón y disminuye las citoquinas inflamatorias para que los glóbulos blancos ataquen las cargas virales y restauren tejidos, además de que disminuye los radicales libres.

“Es la única sustancia que tiene la facultad de atacar el virus en todas las etapas. Se puede usar intravenosa para personas en alto riesgo como profesionales de salud, a razón de una o dos veces por semana, y en personas con síntomas de la enfermedad porque disminuye la carga viral y ayuda a crear anticuerpos rápido y batallar contra la enfermedad sin complicarse”, explica el doctor González.

La historia del Dr. Michael J. González

El experto en Nutrición Bioquímica, cuyas investigaciones han sido reconocidas y avaladas por científicos, médicos y clínicos locales e internacionales, contó a este medio independiente que la vitamina C como alternativa despertó su curiosidad durante sus años de estudiante de escuela superior en el Colegio San Conrado en su Ponce natal cuando su abuelo enfermó de cáncer de hígado.

Michael solía visitar la biblioteca de la Escuela de Medicina en Ponce para documentarse sobre la enfermedad y ver cómo podía ayudar a su abuelo.

“Fuera de la quimio y la radio, no encontraba mucha información. Buscaba alternativas que fueran lo menos tóxicas posibles. Hasta que llegó la revista Cancer Research y el bibliotecario me dijo que había un artículo de cáncer y vitamina C. Vi que entre los autores estaba Linus C. Pauling, que por mi clase de química sabía que había ganado dos Premio Nobel (en Química y el Nobel de la Paz). Y vi cómo algo tan sencillo como la vitamina C podía ser útil contra el cáncer. Y recuerdo que llamé al médico de mi abuelo, Blas Anaya para hablarle del artículo y la vitamina C, pero me advirtió que no pusiera tanta esperanza porque los médicos no me iban a escuchar”, recordó.

A día siguiente visitó al doctor Anaya y juntos fueron a la farmacia a buscar vitamina C. Luego la diluyeron en el suero y tras los primeros 10 gramos su abuelo, que era un paciente de cáncer terminal, despertó de su coma, pudo alimentarse y pudo hablar.

“Hoy hemos podido ayudar a muchas personas utilizando la vitamina C, ya sea en personas que no pueden atenderse en las formas convencionales o usan estas con la vitamina C”.

25 años después Michael J Gonzalez escribió el artículo Vitamina C y Cáncer con información más reciente de sus investigaciones.

En 1992 Michael tuvo la oportunidad de conocer al Dr. Pauling en un simposio en Oklahoma. Se le acercó y le dijo que estaba haciendo su doctorado en Bioquímica Nutricional y que deseaba conversar con él de cáncer y vitamina C. Intercambiaron impresiones durante hora y media. Al final el doctor Pauling, ya de 91 años, le dio una palmadita y le dijo: “estoy contento porque sé que el campo quedará en buenas manos”.

 

Trayectoria premiada

En 2016 Michael J. González fue exaltado al Salón de la Fama de la Medicina Ortomolecular por los tratamientos con vitamina C.

Michael J. González es reconocido a nivel internacional por una teoría científica trascendental: una vez se corrige el mitocondrio disfuncional se pueden paliar las raíces de enfermedades degenerativas como el cáncer.

“La única forma en que la ciencia avanza es que tú la retes. Y que te prueben que estás mal o te comprueben que estás bien. Esto me ha traído fama y me ha traído discordia. Mi idea no es retar a nadie, sino que todo el mundo aprenda y trabajar por un bien común que es el beneficio del paciente”, sostuvo González, catedrático de la Escuela Graduada del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

La resistencia de sectores de la ciencia médica a reconocer las facultades terapéuticas de la vitamina C y de otras alternativas naturales la atribuye a distintas variables, como la científica y la financiera.

“El problema es que es una vitamina y en la Escuela de Medicina no se enseña sobre esto, ni sobre la bioquímica envuelta en una vitamina tan importante como la C. No hubiese vida en la tierra sin vitamina C porque es el agente reductor que mueve el electrón en la fotosíntesis. No se enseña en la escuela de medicina de sus efectos en el cuerpo”.

Detalló que no solo crea colágeno y es buena para las encías, sino que aumenta la capacidad del sistema inmunológico para evitar que cargas bacterianas y virales entren al cuerpo; que no es tóxica, no hace daño y se puede usar con los tratamientos convencionales.

 “El otro problema es que no es patentable y al no ser patentable económicamente no es interesante para las farmacéuticas y por eso estas te dan otras alternativas que significan dinero para ellos y por eso esto no es importante”.

Aparte de su mentor Linus Pauling, Michael J. González ha colaborado y/o ha estudiado las aportaciones de Ewan Cameron, Brian Leibovitz, Otto Warburg y Hugh Riordan, entre otros y sin enumerar las decenas de químicos y científicos internacionales que han avalado sus investigaciones.

 

La vitamina C y la vacuna contra el Covid-19

Sobre la vacuna contra el Covid-19, el doctor Michael J. González dijo que es una decisión de cada persona, pero sí lo hacen que no olviden la vitamina C.

“El que se quiera vacunar debe usar vitamina C porque disminuye efectos secundarios de las vacunas. A largo plazo nadie puede decir qué efectos positivos o dañinos tendrá porque no se sabe”.

El doctor González, que recomienda la vitamina C incluso para fortalecer el sistema inmunológico en personas con diabetes, sugiere para una buena salud el consumo de vegetales y frutas; disminuir la ingesta de productos procesados y azúcar, consumir vitamina C, la exposición al sol antes de las 10 am y después de las 3 pm y mantenerse bien hidratados.

La vitamina C posee 11 mecanismos antivirales que son cruciales en medio de la pandemia del Covid-19. En otras palabras, la vitamina C salva vidas. Y lamentablemente apenas las autoridades médicas la mencionan.

“Esa es mi frustración. Se habla de la mascarilla, del distanciamiento físico, se habla de la utilización de alcohol y de geles antibacteriales y antivirales. Y eso está bien porque disminuye exposición a un virus muy infeccioso, pero nadie habla de que una vez te expongas la vitamina C mejorará tu respuesta inmunológica y una vez nos exponemos es nuestra única arma. Se está hablando de vacunas, pero se desconoce cuándo estará disponible y si será realmente segura en diferentes edades. Las vacunas son buenas pero en esta no hemos tenido el tiempo suficiente para evaluarla”.

En el ínterin el doctor Michael J. González recuerda que se tiene la vitamina C, que se puede usar oral e intravenosa. “En China prácticamente no se está muriendo la gente de Covid porque se está usando la vitamina C intravenosa y oral. Creo que muchas de las muertes que hemos tenido, si se hubiese usado vitamina C, se hubiesen salvado”.

En momentos en que la pandemia causa estragos en Puerto Rico y el mundo, el doctor Michael J. González insta a sus colegas y a la clase médica en general a considerar otras alternativas, cuya eficacia se ha comprobado cabalmente.

“Muchos médicos tienen una ilusión de conocimiento y creen que todo lo saben y eso es un error. Nadie sabe todo. El problema de la ilusión de conocimiento es que no se quiere aprender y escuchar lo que está en contra. Todo científico y todo médico debe escuchar todas las partes posibles y llegar a una conclusión”.

(Para contactar al Dr. Michael J. González y orientarse sobre el uso de la vitamina C intravenosa llame al Centro Médico Regenerativo en Bayamón al 787-780-7575.)

Doctor Michael J. González.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s