Bryan, eterno príncipe de las olas

Crónica

Jaime Torres Torres

Periodismo Alternativo

Luquillo – Fue la ola más desafiante de su vida.

Pero Bryan Jesús Ramos Torres, de 41 años, ascendió al pico de la muerte con su ‘gun’ y con un intrépido ‘Cut back’. combinado con un audaz ‘floater’, llegó triunfante e ileso a la orilla del Amor, donde centenares de surfistas, discípulos, amigos, familiares y compueblanos lo aplaudieron y ovacionaron con cariño y respeto.

La Pared es el spot de su ensueño. Es un litoral bien ‘swell’ y ‘choppy’, donde la tarde del pasado lunes Jesús Bonano lo asesinó de un batazo, impacto presenciado por su esposa e hijas pero que lo inmortalizó, tanto así que mataron su cuerpo y no su alma, como demostró la multitud de personas que paralizaron el tránsito en La Pared.

Foto/Facebook

El ‘paddle out’ o ceremonia circular de surfistas a la memoria de su compañero fallecido, fue muy emotivo. Se derramaron lágrimas, se celebró su vida y se depositaron flores en el altar erigido donde al atardecer del lunes Bryan derramó su sangre.

Antes del ritual de los surfers, matizado por la comunión de creencias diferentes, como la budista, cristiana, espiritista y metafísica, su padre Jesús ‘Junior’ Ramos se dirigió a los presentes.

“Como Jesús, Bryan vivió su fe, el amor de su familia y el amor de todos ustedes”, dijo don Junior al recordar que era católico y que llegó a representar a Cristo en los viacrucis del Viernes Santo.

“Él lleva años aquí en La Pared y seguirá porque yo no pienso que está muerto, sino que es un difunto y el difunto siempre tiene la potestad de estar pendiente de aquellos que amó en el transcurso de su vida terrenal. Esa es la fuerza que mi hijo tuvo y esa fuerza es la que le pido que me dé para poder decir estas últimas palabras y la última bendición que le voy a echar en el sitio donde tenía su escuela y donde el malvado que lo asesinó no se dio cuenta de que lo asesinó en el sitio santificado por la gracia y divinidad del espíritu de Bryan. Detrás de esos objetos y esas flores yació el cuerpo de Bryan”, articuló su padre con pasmosa y ejemplar ecuanimidad y aplomo.

Mientras, otro de sus amigos, el jazzista Charlie Sepúlveda tocó con su trompeta una triste versión del villancico “Noche de paz”, como una metáfora de afecto por la Navidad que vuelve.

Don Junior se acercó a la acera donde se levantó el altar a Bryan y esparció agua bendita sobre las flores, mensajes e imágenes de su hijo.

Kalisol Ramos, hija mayor de Bryan, compartió con la multitud los valores y virtudes de su padre y amigo. Sin contener la emoción, le dijo a los presentes que su progenitor se esmeraba por la unión de los luquillences.

“Estuve varios meses con mi papá; meses llenos de aventuras. Papi dentro de todo siempre buscó la manera de darme amor, dentro de todo siempre estuvo ahí. Para él era muy importante la unión de todo un pueblo”, dijo Kalisol, al dedicarle el éxito “One Day” de Matisyahu.

Gabriel Santiago.

A pesar de la tristeza del momento, su amigo Gabriel Santiago no podía ocultar su alegría por la entusiasta y cariñosa respuesta de la comunidad local y nacional.

“De mis 40 años, llevo 37 viviendo en Luquillo y nunca había visto algo así. Aquí hay un pueblo reunido. Bryan se lo ganó y de nosotros esta es la muestra del afecto hacia él. Esto nunca se había visto. La convocatoria fue algo simple. La recaudación de fondos ha sido un éxito. Se han recaudado como $40 mil. Sus hijas se lo merecen y gracias a todxs los que han respaldado esta causa”, dijo Gabriel, quien más adelante se dirigió a los presentes comprometiéndose, en una actitud de paz, a gestionar que se coloque en La Pared una torre de vigilancia y se contraten rescatistas que puedan salvar vidas, como solía hacer Bryan, por la peligrosidad de sus olas y corrientes cruzadas.

“Lo hizo sin la ayuda del municipio. En paz, gestionaremos que se coloquen letreros, una torre y contraten salvavidas. Todos pagamos impuestos y no es justo que nos ignoren. Vamos a pedírselo en paz para ver si así nos escuchan”, añadió Gabriel, quien recogió firmas para llevar la solicitud de manera formal al alcalde Jesús Jerry Márquez.

 

Este medio independiente conversó con varios surfistas que coincidieron que la trágica muerte de Bryan se pudo evitar. Incluso, señalaron que la negligencia del alcalde prácticamente incidió en su asesinato. Si hubiese intervenido oportunamente con el asesino Jesús Bonano, que operaba de manera ilegal un negocio de alquiler de tablas, su muerte se hubiera evitado.

Desde la tarima, sus amigos aseguraron que el alcalde Márquez miente cuando dijo a los medios que desconocía las disputas entre Bonano y Bryan, quien solía rescatar los clientes de su rival.

“Que sepa que lo vamos a desmentir ante la prensa. Tenemos pruebas de todas las gestiones que se hicieron. La muerte de Bryan se pudo haber evitado. Le agradecemos mucho la moña prieta que puso en la puerta de la alcaldía, pero eso no es suficiente para el dolor de su familia. Bryan quería paz y tranquilidad. Pero [el alcalde] ni tan siquiera caminó 20 pasos para llegar aquí y ver lo que hacía este chamaquito”, dijo el surfer Oxxi desde la escultura localizada en el redondel de La Pared, donde hablaron su padre, hija y amigos.

En un aparte con este medio independiente, Gabriel Santiago sostuvo que decretar 30 días de duelo es un acto hipócrita del alcalde Jesús Jerry Márquez.

“Mira su hipocresía que no lo ves aquí. Tampoco lo esperaba, aunque pudo venir y desahogarse con el pueblo, sobre el dolor de la pérdida de Bryan para todos nosotros. Se pudo reivindicar”, acotó.

Los surfers caminaron hacia la lomita para, como en procesión solemne, entrar uno por uno a la picada mar.

El círculo fue inmenso, contrastando el gesto playero de amor con el cielo y el resplandor azul turquesa del Atlántico que acaricia a Luquillo.

Eran casi las 11 a.m. y el sol que nace por el Oriente, entre Ceiba y Fajardo, pintaba con sus brillantes rayos la arena densa y cobriza, que refulgía como el oro, como si la misma naturaleza también le rindiera tributo póstumo a Bryan Ramos Torres, el eterno príncipe de las olas de La Pared.

Glosario

Gun – Tabla alargada y estilizada que se utiliza para olas grandes.

Cut back – Giro radical, volviendo hacia la espuma de la ola.

Choppy – Mar picado normalmente a causa del viento.

Floater –  Pasar sobre la sección que se rompe de la ola.

Messy – Cuando el mar está un poco desordenado y revuelto.

Pico – Zona donde rompe una ola y es donde la mayoría de los surfistas se apiñan en el mar.

Spot –  Lugar con olas surfeables.

Swell – Oleaje. Cuando se dice que entra swell, significa que entran olas.

Take off – Momento del despegue o donde el surfista se pone pie sobre la tabla.

Fuente: SurfMocion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s