La esclavitud del voto

Opinión

Lcda. Aleida Centeno Rodríguez

Periodismo Alternativo

Cuando un sistema electoral no está diseñado para que se constituya  en ser el que recoge la voluntad de una nación para convertirla en sus procesos de gobierno, el sistema se convierte en un sistema esclavista.  

Un sistema gubernamental eficiente decide sobre economía, salud, sanidad, educación, vivienda, fronteras, relaciones internacionales, diplomacia,  costos sobre la inmigración, emigración, naturalización, identidad nacional, moneda, comunicaciones, defensa, y todos los asuntos que atañen al bienestar del pueblo al que le sirve.

En su libro titulado  La Farsa del Estado Libre Asociado, de Vicente Géigel Polanco, editorial Edil, Río Piedras, 1972, el autor analiza el récord del Congreso, de los Estados Unidos de América, con relación a la aprobación de la alegada Constitución de Puerto Rico bajo la Ley 600.   Según Géigel,  el récord informa que “la aprobación de la Constitución de Puerto Rico no constituye una delegación irrevocable de la autoridad del Congreso bajo el Artículo 4, Sección III, de la Constitución de Estados Unidos; “Congressional record”, 28 de mayo 1952, página 6203”.

Géigel señala que la consecuencia inescapable de esta realidad jurídica es que el congreso conserva plenos poderes para enmendar o revocar, no sólo la titulada Constitución de Puerto Rico, sino todas las leyes aprobadas, o que pudiera aprobar la asamblea legislativa bajo las disposiciones de la tal Constitución.  Además podrá legislar para Puerto Rico a su mejor conveniencia.  En palabras claras toda la institucionalidad disque gubernamental en la colonia de Puerto Rico es una farsa porque no tiene los poderes plenarios para gobernar. En Puerto Rico sólo se administra la colonia. Vivimos bajo una constitución que es nula ab initio porque la nación puertorriqueña no es quien le da su vida final y no reserva para la nacionalidad puertorriqueña la capacidad de instaurarla, modificarla, o derogarla.

Si es así, ¿qué objeto tiene el proceso eleccionario en Puerto Rico?  ¿Qué intereses representa?  ¿Quién es el que tiene el poder para autorizar el que un bonista entre a Puerto Rico? ¿Quién establece el costo de esa entrada? ¿Si media payola, quién la cobra? El costo de esa payola, ¿quién la paga? ¿Quién impone el costo e intereses, la longevidad del préstamo y el título sucesorio? ¿Quién determina lo que es la alegada deuda de la nación puertorriqueña?

Todos son asuntos que determina el Congreso de los Estados Unidos bajo la Ley Foraker que es un estatuto instaurado luego de una invasión militar en el 1898.   Y también determina que el uso de nuestras tierras para bases militares como son el campamento Santiago, el Fuerte Allen, Ramey, Roosevelt Roads, Buchanan, Vieques, Cayey, y todos las demás que opera el complejo militar,  y el complejo industrial.  

Bajo el sistema electorero colonial se instauró la esclavitud del voto como un mecanismo para garantizar que cada cuatro años, la nación puertorriqueña disque realice un ejercicio democrático, en el que legítima la existencia de la colonia y proclama su satisfacción con este sistema del régimen esclavista colonial.  Se pretende hacer ver que en la nación puertorriqueña estamos felices de que nos conculquen nuestra economía,  tierra, aire, espacio ionosférico y atmosférico, aguas, nuestra zona marítimo terrestre, nuestras fronteras, recursos naturales,  y que todos esos bienes se usen gratuitamente para el beneficio y el desarrollo económico de otra nación.  A cambio de eso, supuestamente recibimos subsidios que nos dan un nivel de vida de pobreza.  

El mejor ejemplo que tenemos en este momento sobre esa explotación lo constituyen las visas que se le otorgan a los extranjeros.  Estados Unidos cobra una cantidad de dinero por cada persona que entra a Puerto Rico como turista.  Ese dinero no entra a nuestras arcas.   Entra a las arcas del imperio, igual que entra lo que cobran por la entrada en El Yunque y lo que cobran por entrar al  Morro.   Somos su negocio turístico.   Sí ese turismo nos trae enfermedades, quienes pagamos el costo de esas enfermedades somos nosotros a quiénes se nos achaca alegadas deudas, producto del uso que hacemos de servicios esenciales de salud.  Un negocio redondo para el Imperio.

En Durban, Sur África, en el 2003, se determinó que el colonialismo es un crimen de lesa humanidad (lesa es lo contrario a ilesa), que se ampara en discrimen racial, social, económico y en un falso concepto de superioridad de la nación que invade a la nación colonizada.  En ese congreso se determinó que cuando una nación está sujeta al coloniaje,  como lo está Puerto Rico, lo que procede es la indemnización y la restitución de todos los medios económicos que han sido ilegalmente apropiados.  

El sistema electorero del régimen colonial es uno esclavista y tiene como meta que nosotros nos peleemos entre nosotros, y nunca peleemos en contra de las fuerzas económicas y militares que nos sojuzgan.   El Partido Nacionalista de Puerto Rico, Movimiento Libertador, siempre ha proclamado la no colaboración con el régimen esclavista colonial; y como base de esa meta está la abstinencia electoral.

Se proclama la abstinencia electoral como un método educativo para que nuestra nación entienda el proceso de esclavitud al que estamos sometidos.

Nuestra nación está sometida, y con ello se impide nuestro desarrollo comercial, económico-social. Estamos impedidos de determinar asuntos medulares como lo es la experimentación humana, la experimentación con nuestra flora y fauna, con experimentos como el que ahora mismo se lleva sobre calentamiento global en El Yunque, otro de genética con mosquitos, sumado a la experimentación con radiación nuclear y electromagnética en el archipiélago, el que comenzó hace pico tiempo con las bandas 5G, etc. . Según Estados Unidos no hay porqué informarnos, menos aún retribuirnos. Tampoco nuestra sangre vale nada.

Las elecciones del régimen esclavista colonial, sólo le sirven a la nación norteamericana. Justifican que nosotros cada 4 años validamos su usurpación.  Cuando el tribunal supremo de los Estados Unidos decidió en el caso Sánchez Valle,  y en el caso Franklin, que el estado libre asociado  no existe;  y que no tiene ningún poder político,  lo que se hizo fue confirmar  lo que la nación puertorriqueña por medio del Partido Nacionalista de Puerto Rico  había denunciado  en la Revolución del 50.  Se confirmó por el propio imperio, lo denunciado  en el ataque a la Casa Blair.  Luego, la legislatura, llamada cámara de representantes y senado  de los Estados Unidos, confirmó  que se gobierna en Puerto Rico  bajo la ley Foraker, al imponernos el estatuto llamado PROMESA.  Promesa es otro estatuto de factura  esclavista  cuando impone 7 adjuntados, por quienes nadie ha votado, y establece que lo que hagan no es apelable, no es derogable, y que esos adjuntados tienen inmunidad soberana y la facultad de meter al administrador colonial preso si no cumple con sus determinaciones.

El “valor sagrado” del voto se convierte en una mueca cuando el administrador colonial tiene que ir a pedirle permiso a una junta de gente que nunca fue seleccionada a nada, y es impuesta por el presidente de los Estados Unidos.

Instamos a repudiar el sistema esclavista del régimen colonial,  que nos ha perseguido, asesinado y empobrecido. Dentro de la farsa, repudiar la alegada deuda impuesta por el Congreso de los Estados Unidos, único ente con poderes soberanos de contratación. La alegada deuda es la suma del costo de la inversión de los Estados Unidos en Puerto Rico, para poder administrar su colonia, para explotarla mejor. Que la pague el soberano. Bastante sangre nos han sacado. Abajo la colonia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s