Llamado a coger calle promueve política de ‘sálvese el que pueda’

Milagros S. Rivera Watterson

Trabajadora Social

La sensación de libertad que ha dado un domingo sin restricciones luego de seis meses de enclaustramiento vivido por motivo de la pandemia es innarrable.

La realidad buena para unos y mala para otros no es estática, es tan fluida que a veces se nos escapa, pero está ahí porque el COVID-19 sigue presente. Que podamos coger calle no quiere decir que la pandemia desapareció.

Por aquello de comenzar a experimentar la nueva libertad mi esposo y yo decidimos coger calle el pasado domingo 13 de septiembre y salimos de Cayey para dar una vueltita por Humacao y Naguabo. En la misma lo primero que nos llamó la atención es que las playas de Humacao y Naguabo, a pesar de que había un sol resplandeciente, estaban casi desiertas y solo observamos uno que otro automóvil estacionado a la orilla de la playa con una familia, generalmente pequeña, disfrutando del sol y el ambiente.

La realidad es que eso no era lo que esperábamos luego de tantos meses de cuarentena y de oír a la gente quejarse indicando la falta que le hacía ir a la playa. Esto nos pone a pensar de si es que las personas desconfían de esta apertura, siguen a la defensiva o temen a las aglomeraciones que traen mayor contacto físico y que por ende podría ponerles en riesgo de ser contagiados.

La verdad es que esta última orden administrativa que la gobernadora Wanda Vázquez hizo pública el pasado fin de semana representó un cambio radical, permitiendo una apertura de los casinos, los gimnasios, los restaurantes, los cines y las playas.

Hasta cierto punto la misma fue sorpresiva para muchas personas porque el mes de agosto había traído un gran aumento en los decesos por motivo del COVID-19, en las hospitalizaciones y en los casos con pruebas positivas. No se esperaba que ante unas circunstancias como esas se hiciera una apertura de tal naturaleza.

La mayor parte de las personas en nuestro país están muy pendientes a las estadísticas diarias acerca de la pandemia y les resultó altamente sospechosa tal apertura. Si bien es cierto que puedan entender la presión de las empresas privadas por lograr una apertura y el efecto detrimental que el cierre está causando en la economía, para la mayoría del pueblo la salud es primero.

Cuando escuchamos los comentarios de la gente en la calle a la mayoría les resulta poco creíble el que luego de estar sometidos poco más de un mes a un alza exponencial en las muertes y los contagios se quiera dar la impresión de que todo empieza a controlarse. La gente no es ingenua, está más informada y puede llegar a sus propias conclusiones.

A la misma hora que se dio a conocer la Orden Administrativa se indicó la disolución de los llamados Task Force médico y económico, que también resulta increíble y hasta sospechoso que de pronto no hagan falta.

Estos cambios por parte de la gobernadora y las organizaciones que esta representa sin duda tuvieron un efecto en la ciudadanía, por lo que tenemos que observar si el mismo continuará el próximo fin de semana o las personas finalmente saldrán de sus hogares a coger calle. Esa es una decisión individual.

En el mensaje de la gobernadora quedó bien claro que  “la salvación es individual “, lo cual aunque tiene algo de cierto no exonera al gobierno de su responsabilidad de aumentar el número de pruebas y darle seguimiento al surgimiento de contagios y el debido cernimiento. No hacerlo impresiona como que se ha dado margen a que impere una política de sálvese el que pueda.

Ante tanta falta de información fidedigna no cabe duda que sería irresponsable que le recomendemos a ustedes que cojan calle. Reconociendo que cada uno de ustedes debe tomar la decisión que más convenga a niveles individuales y familiares recomendamos que:

-Se mantenga bien informado utilizando fuentes fidedignas y analizando las mismas.

-Siga las normas de distanciamiento físico, uso adecuado de mascarilla, sanitaizer. y lavado de manos.

-Si decide cenar fuera de su hogar prefiera lugares que no sean cerrados y si no es así pida la comida para llevar.

-Si va a la playa siga las medidas de distanciamiento físico y uso de mascarilla mientras esté fuera del mar.

-A cualquier lugar que usted vaya si observa que no se siguen las medidas de seguridad abandone el lugar.

A todos, recuerden no asumir que la situación está mejor. Siga protegiéndose tanto a usted como a su familia. No podemos bajar la guardia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s