Responsabilidad social es vital para paliar el COVID-19

Milagros S. Rivera Watterson

Trabajadora Social

Los seres humanos somos gregarios por naturaleza ya que nacemos en sociedad y nuestra subsistencia depende en gran parte de accionar y reaccionar a lo que ocurre en el ámbito donde convivimos.

Por ser esto así, toda persona tiene un compromiso u obligación de contribuir a la sociedad, por lo tanto tiene el deber social de llevar a cabo acciones positivas en bienestar de esta. Ante este hecho podemos reconocer que toda responsabilidad conlleva por lo tanto estar consciente como seres humanos, de que toda acción de nuestra parte tiene consecuencias, tanto individualmente como socialmente.

Este concepto de responsabilidad social aplica muy bien a los acontecimientos que se están dando en nuestro País en torno a como los individuos están actuando con relación a la pandemia del COVID-19. Todos sabemos que este virus, a pesar de que llevamos casi seis meses de cuarentena y de toque de queda, ha dado un repunte y se ha señalado que existe lo que se conoce como brotes comunitarios. Estos brotes se deben a que las personas, a pesar de la cuarentena, se están reuniendo en grupos y no siguen las medidas recomendadas de mantener el debido distanciamiento social, el uso de mascarillas y lavado de manos. Ademas, debido al suceso de Morovis que tanto se ha estado comentando, se ha aumentado la preocupación de si se están siguiendo las medidas de prevención. En realidad yo considero que todos hemos visto y observado las reuniones sociales que se están dando en los vecindarios y hasta a la orilla de algunas carreteras. Así, en el vecindario donde resido, he observado que se ha dado un aumento en reuniones en los hogares, ya sea para celebrar algún acontecimiento o sencillamente para compartir en familia. El pasado fin de semana donde se celebró el Día del Trabajo observé en la calle donde vivo al menos cuatro reuniones de esa naturaleza donde las personas estaban tan aglomeradas que ocupaban no sólo las marquesinas sino hasta las aceras y no usaban mascarillas y menos aún guardaban algún tipo de distanciamiento físico.

Uno al observarlo se pregunta el porque lo hacen y consideramos pueden ser muchas las razones, tales como: cansancio y hasta hastío de tantos meses de encierro, ignorancia, pensar que como todos son familia no se van a contagiar, creer que por ser jóvenes no les va a dar y hasta pensar que la pandemia se está exagerando como un método de control y para desarrollar una vacuna que se convertirá en un gran negocio para aquellas empresas que la desarrollen. Todo esto puede considerarse, pero de lo que sí estoy segura es que a las personas que están en pleno disfrute social no se les ha ocurrido pensar que pueden ser portadores de la enfermedad y que las personas con las cuales están festejando corren gran peligro de contraer el virus.

Nos podríamos preguntar si estas personas y todas aquellas que asumen conductas riesgosas están conscientes de ello.Toda persona debe ser responsable de su propia seguridad, es decir tomar las medidas para no contagiarse, pero nos cuestionamos si verdaderamente lo están haciendo. Hay que recordar que el COVID-19 puede estar en tu cuerpo y si eres asintomático no te das cuenta que eres portador, y cuando no sigues las medidas de protección estás poniendo en riesgo a los demás.

Cuando, por ejemplo, no vives con tus padres y los visitas sin conocer que eres un portador, los estás poniendo en grave riesgo, y esto no es un cuento de camino ni una exageración de las autoridades, sino que se ha comprobado que es una realidad. Tú tienes una responsabilidad que va más allá de lo individual porque se extiende a tu familia, tus amigos, compañeros de trabajo, y por eso le llamamos responsabilidad social.

Al 9 de septiembre el Departamento de Salud reportó 18 muertes confirmadas por causa del  corona virus. En su mayoría eran personas de 60 años o más, ya que solo fallecieron dos mujeres de 49 y 58 años y un hombre de 52. El total de decesos hasta esa fecha llegó a los 500 y 400 hospitalizados, lo que es preocupante. Bajo mi tesis de que en lugar de preocuparnos debemos ocuparnos, urge reconocer que cada uno de nosotros es responsable, tanto individualmente como socialmente, de que este  virus se expanda. Para lograrlo recomendamos que:

-Te orientes acerca del COVID-19, buscando fuentes confiables.

-Mantengas en todo momento las medidas de protección, como lo son el distanciamiento físico, uso de mascarillas, “sanitaizer” y lavado correcto de manos.

-No visites a tus padres , abuelos y parientes cercanos.

-No asistas a actividades donde no se respete el distanciamiento físico.

-Si acostumbras cenar fuera selecciona preferiblemente un sitio que esté al aire libre, pero si es cerrado que siga las medidas estipuladas al distanciamiento físico. Siempre que puedas usa el servi-carro.

-Desinfecta tu teléfono a menudo.

-Desinfecta tu automóvil, en especial el guía, el panel de instrumentos, las manivelas y cualquier otra área que usualmente estás tocando.

-No abraces, no des la mano para saludar ni hagas contacto físico con personas que viven fuera de tu hogar.

-Fortalece tu sistema inmunológico mediante una dieta saludable, vitaminas recomendadas y hacer ejercicios de acuerdo a tu edad y condiciones de salud.

-Sigue con tu rutina de tratamiento médico y consulta con tu médico de notar cambios o síntomas relacionados con el virus.

-Mantente en contacto con tu familia utilizando los medios virtuales que tenemos disponibles para expresarles nuestro amor.

-Si te sientes que estás muy estresado , aprende a liberar la tensión mediante actividades como: respiraciones y exhalaciones profundas, meditación y oír música que te relaje.

-Mantente ocupado y no dejes que el sentido de aburrimiento te lleve a coger calle y efectuar actividades riesgosas.

– Lleva un diario y escribe tus quehaceres, emociones y vivencias.

Todos debemos recordar que esta pandemia no va a durar toda la vida, pero mientras el peligro esté activo sigue poniendo en práctica en forma consciente tu responsabilidad social cuidándote a ti mismo, y también a los demás. Vencerlo es asunto de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s