Efectos del COVID-19 en las relaciones familiares

Milagros S. Rivera Watterson

Trabajadora Social

El COVID-19 irrumpió en nuestras vidas en forma inesperada ya que aunque lo habíamos oído mencionar lo ubicábamos como algo muy lejos de nosotros, por haberse originado en China.

Cuando llega a nuestro entorno ya su rápida proliferación en Europa ocupaba los noticiarios y empezamos a verlo como un peligro real. Así vimos con gran alarma como se convierte en una pandemia con efecto global. Siendo esta una enfermedad que puede atacar a cualquiera y contra la cual no se ha desarrollado una vacuna, nos ha obligado a todos los países a tomar medidas de tal naturaleza que ha dislocado la vida de los individuos y las familias en todos sus aspectos. Al ser una enfermedad sumamente contagiosa ha obligado a todo el mundo a tomar medidas extremas para evitar su inminente propagación. Esto ha afectado a toda la sociedad, creando un disloque socio-económico a nivel macro y grandes efectos en nuestras familias a nivel micro.

El efecto en la familia, tema de este escrito, ha sido muy fuerte ya que para evitar la propagación se han establecido medidas que afectan directamente a las familias, como lo son el aislamiento forzoso que hemos llamado cuarentena, el distanciamiento físico obligatorio cuando estamos fuera del hogar, el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos y uso de desinfectantes de manos.

El distanciamiento físico ha sido una de las medidas que con mayor esfuerzo seguimos, tanto a niveles individuales como familiares. Esto es así porque el puertorriqueño típico es muy expresivo y le encanta abrazar, besar, saludar efusivamente como gesto social no sólo de saludo, sino también de confraternizacion y de amor.

A esta situación se le añaden los elementos del miedo y la ansiedad ante una enfermedad de la cual no teníamos mucha información ni hemos desarrollado inmunidad.

La verdad es que las medidas de cuarentena y los toques de queda que todavía estamos viviendo han afectado todos los sistemas sociales: la familia ha sido uno de los más afectados. Así, hemos tenido, sin estar preparados, que estar en nuestros hogares literalmente casi todo el tiempo, ya que muchos padres y madres perdieron sus empleos y los niños no asisten a sus escuelas por tomar sus clases virtualmente.

Lo virtual, ese mundo desconocido para muchos, ha pasado a ser lo cotidiano. Una amiga mía expresándose en las redes acerca del particular, ha dicho una frase que me impactó y procedo a citar: “hoy todo es virtual , atrás quedaron los besos, los abrazos y las amplias sonrisas; la familia quedo restringida a los que viven bajo el mismo techo”.

Esta se cuestiona que pasa con los que viven fuera de ese hogar y señala como “sienten que han perdido su familia”. Esa situación, ese dolor es sentido por muchos abuelos y tíos que viven la pérdida emocional que significa el aislamiento físico cuando se convierte en uno emocional.

La realidad es que muchas familias no han podido manejar efectivamente con el impacto de la cuarentona. Vemos muchas madres abrumadas que sus empleadores le han asignado tareas virtuales las cuales tienen que hacer en el hogar, pero a la vez tienen a sus hijos todo el día en casa y hay que ayudarlos en las tareas virtuales que le asignan de su escuela o colegio.

Se han visto enfrentados de pronto a un mundo virtual que no necesariamente dominan. Algunos ven estos cambios como negativos y otros los acogen como retos. Los últimos han descubierto que estar en el hogar con sus hijos les ha permitido darles tiempo de calidad, afianzar vínculos emocionales que han resultado en un crecimiento mutuo.

Tenemos que reconocer que dentro de las familias hay un grupo que ha sido grandemente afectado: los adolescentes, que ya no pueden compartir físicamente con sus amigos o practicar su deporte favorito en compañía de estos, lo cual puede manifestarse en frustración, sentido de soledad y aburrimiento. No es fácil para los padres lidiar con esto.

Ante todo este panorama, en lugar de entristecernos y hasta deprimirnos, debemos visualizar la experiencia como una oportunidad para conocernos mejor, desarrollar valores, madurar como personas, tener empatía y solidaridad, pero sobre todo fortalecernos como familia.

Para lograr el propósito de fortalecernos como familia les ofrecemos como recomendaciones:

– No sobrexpongas a tus hijos a noticias negativas que exacerben sus miedos.

-Permítele a tus hijos hacer preguntas. Si no sabes la respuesta sé sincero y admítelo. Diles que buscarás la información y la compartirás.

-Cuando le brindes información a tus hijos asegúrate que provenga de fuentes fidedignas y ofrece la misma a tono con el nivel de desarrollo o edad de tus hijos para que la puedan entender. Las respuestas a las preguntas de estos deben ser honestas y claras.

– Si estás ansioso no le pases la ansiedad a tus hijos porque estos también se afectarán y no tienen las herramientas para canalizarla.Toma tu tiempo para calmarte y relajarte antes de hablarles.

– Hazle saber a tus hijos que siempre estarás disponible para contestar sus dudas.

– Enséñale a tus hijos las recomendaciones para evitar el contagio y sé tú el ejemplo.

– Crea una rutina donde incluyas la participación de todos los miembros y con tareas individuales y grupales.

– Organiza actividades en conjunto para que todos los miembros participen, pero no los obligues.

-Sigue una dieta balanceada y evita las visitas frecuentes al refrigerador.

– Comuníquese a menudo con aquellos familiares que no conviven contigo en el hogar y que puedan darse aliento y amor mutuo. Tenemos que reconocer que esta ha sido una situación difícil, pero si aprendemos a manejarla podríamos ir recuperando nuestra vida normal hasta cierto punto, porque considero que todos estamos cambiando y el mundo no va a ser igual.

Ajustarnos, madurar y tratar de ser más comprensivos y solidarios con todos nos ayudará a seguir habitando este nuevo mundo y fortalecernos como personas. En cada uno de nosotros como miembros de la familia está el poder de lograrlo. Te invitamos a hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s