Adaptaciones del Adulto Mayor ante los Cambios

Yashira M. Rodríguez Torres

Periodismo Alternativo

¿Tienen los Adultos Mayores la capacidad de adaptarse a los cambios durante la etapa de vejez? Según la Real Academia Española, la resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro.

En ocasiones nos hemos cuestionado por qué dos Personas Mayores de la misma edad con condiciones de vida y crianza muy similares, gestionan la pérdida de maneras distintas. Un ejemplo pudiera ser, un Adulto Mayor quien fue acompañado por su mascota, un perro quien fue su compañía durante 15 años, una vez este fallece el Adulto Mayor entra en un proceso de depresión el cual le lleva a tomar la decisión de aislarse totalmente de la sociedad, en un estado de tristeza y soledad crónico. Por otra parte, otro Adulto Mayor de la misma edad, con condiciones de vida muy similares, pierde a su mascota luego de esta acompañarle durante 17 años, esta segunda persona decide aceptar el proceso de pérdida como uno natural del proceso de estar vivos, luego de un tiempo, decide nuevamente adoptar otra mascota y fortalecer sus relaciones interpersonales.

Psicólogos pudieran argumentar sobre distintos factores que inciden en la forma en que estos Adultos Mayores asimilaron el mismo evento de formas distintas, pero un factor muy relevante que estoy segura, los expertos coincidirán está presente, es el de la resiliencia.

En Puerto Rico nos hemos tenido que sobreponer continuamente a las adversidades vividas en los últimos años como el impacto del Huracán María, el terremoto y los continuos temblores específicamente en el área sur del país, el impacto de la desigualdad social y el alto nivel de pobreza existente principalmente en la persona mayor y ahora estoy segura que si logramos ser resilientes, utilizaremos las experiencias vividas producto de la pandemia por Coronavirus de modo que nos fortalezcamos y nos sirva como combustible para continuar luchando por aquello que queremos lograr.

Se cree que la resiliencia es capaz de modificar la relación entre las emociones positivas y la satisfacción en la vida, lo que se traduce en cambios en el camino de vida personal. Se ha observado que aquellas personas que dicen haber experimentado la felicidad, lo hacen porque trabajan y son capaces de crear y encontrar herramientas para vivir bien, y no porque se sientan mejor. Así se demuestra que la felicidad está unida a la capacidad resiliente individual y no tanto a las emociones positivas (Ortiz, M,s.f)

Impacto Social de la Resiliencia en la Persona Mayor:

Un estudio realizado por Departamento de Enfermería Universidad del Bío-Bío. Chillán-Chile arrojó que existe una correlación de tipo transversal entre un alto nivel de resiliencia y estilos de vida saludables en adultos mayores autovalentes entre las edades de 65 a 85 años de edad. “Se observó que la capacidad de resiliencia depende significativamente de la situación de pareja, la mantención de actividad sexual, las actividades recreativas y el estado de ánimo. Conclusión. Existen características de sus estilos de vida que se relacionan en mayor medida a su nivel de resiliencia, que le permite enfrentar cambios propios del proceso natural de envejecimiento de los adultos mayores”.

Los recursos sociales como la familia, iglesia, comunidad y estado influyen de manera directa en como el Adulto Mayor soluciona los problemas y afronta la adversidad. Estudios indican que una Persona Mayor con un alto nivel de resiliencia además de tener una mejor calidad de vida tiende a tener mejores relaciones sociales, llevando una vida social más activa con menos dependencia, mejor sentido del humor y mayor creatividad.

Un Adulto Mayor que cuente con todas estas habilidades representa un gran beneficio para la sociedad ya que podrá mantener una autoestima más saludable evitando algunos trastornos emocionales, menor incidencia de condiciones de riesgo ya que al mantener una buena alimentación y actividad física constante, previene la aparición de enfermedades crónicas como lo es la hipertensión arterial y diabetes entre otras.

También se mitigaría el efecto de aislamiento y soledad en el Adulto Mayor ya que su alta capacidad de resiliencia le permitiría mantener una actividad social constante beneficiando sus destrezas interpersonales y de salud mental.

Las características de adultos mayores residentes descritas por (Harvey,s.f): control del proceso de recuerdo de las experiencias traumáticas, integración de la memoria y los afectos regulación de los afectos en relación con el trauma, dominio de la sintomatología, autoestima saludable, cohesión interna (pensamientos, afectos y acciones), establecimiento de vínculos seguros, comprensión del impacto del Trauma y elaboración de un significado positivo.

Cómo Desarrollar la Resiliencia

• Cultivando las relaciones interpersonales

• Manteniendo el Control personal

• Teniendo un pensamiento constructivo

• Desarrolla metas y objetivos

• Confía en ti mismo

• Se optimista, pero no despegues los pies de la tierra

• Aprende a crecer con tus problemas

• Mantén una identidad positiva y vital sobre sí mismo

• Teniendo una actitud optimista

• Centrándose en emociones positivas

• Conociendo estilos y estrategias de afrontamiento

• Espiritualidad- esta le ayuda al Adulto Mayor a afrontar los cambios y proporcionar un sentido de bienestar.

• Mantén un estilo de vida activo

• Aprendizaje continuo

Beneficios de la resiliencia

✓ Fortalece la autoestima

✓ Las personas resilientes tienden a ser personas más sanas ✓ Favorece la toma de decisiones

✓ Son personas que inspiran y motivan

✓ Mantienen un nivel de bienestar personal apto

✓ Son personas exitosas

El desarrollo de la Resiliencia es necesario comenzarlo desde edades muy tempranas, en el caso del Adulto Mayor, esto puede beneficiarle de modo que logre fortalecer su autoestima evitando síntomas de ansiedad y depresión e incluso, estudios han demostrado que Adultos Mayores Resilientes logran tener una mejor adaptación en el proceso de Institucionalización y en el fortalecimiento de relaciones familiares y sociales.

La autora es trabajadora social en Centro Servicios Integrados Gerontológicos y Apoyo Familiar (SIGA PR) y Consejera Profesional en adiestramiento. Certificada en Nutrición y Dietética, Estimulación Cognitiva, Derechos Humanos, Neuropsicología y Entrenamiento Cognitivo por la Universidad de Harvard.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s