La valorización del adulto mayor en la sociedad

Mayra S. Ortiz Tapia MPH-MBA

Para Prensa sin censura


Las personas mayores han aportado y continúan aportando a la sociedad, durante el continuo de vida el cual cada vez es más prolongado. Si tomamos como referente el momento de la jubilación y la edad de 65 años según establece la sociedad; estaremos un promedio de 20 a 25 años a partir de la jubilación en una etapa hábil, activa.

Esta mirada es una relevante reconociendo que el segmento de mayor crecimiento poblacional a nivel mundial es el de adultos 60 años o más.
La actividad de los adultos mayores y jubilados está siendo cada vez más apreciada y estimulada, como medio para mantener o mejorar la salud, el bienestar y las relaciones sociales, así como forma de integración social. Igualmente una de las aportaciones sin precedentes y cuantificable es la labor de voluntariado que apoyan a los sistemas formales de servicios y agencias gubernamentales. Un ejemplo es la labor de cuidadores y apoyo a personas, niños que viven en desventajas socioculturales.

La investigación sobre la postura de seguir trabajando es apenas relevante, muestra que existen personas que hubieran deseado seguir trabajando más tiempo en estructuras convencionales. Ese deseo no realizado de continuar en la actividad económica conecta con el concepto de “vejez productiva” asumido desde alguna perspectiva (Riley y Riley, 1994).

Desde ese enfoque, igualmente se pone el de manifiesto la importancia de mantenerse en mejor salud y situación financiera.

Es importante que las estructuras sean más flexibles a fin de permitir a las personas
alternar los diferentes tiempos — de aprendizaje, trabajo, ocio y desarrollo de los valores humanos— a lo largo del ciclo vital.

Sin embargo, el concepto de vejez productiva se asocia a valores económicos, y que se habla de personas de edad, algunos autores cuestionan
la utilidad del concepto al hablar de las personas jubiladas (Sicker, 1994).

Se plantea incluso que el concepto de “productividad” puede estar debilitado en la actualidad, dado que se relaciona más con la tecnología que con la mano de obra.

Las contribuciones de personas mayores a la sociedad son variadas e incluyen aspectos familiares, económicos, financieros, culturales entre otros:

* Aportan y apoyan a contribuir a mantener mejores relaciones familiares e incluso sociales a través de la integración con la sociedad, incluso evitando los problemas de salud y necesidad de institucionalización (hospitales,
residencias) que aumentarían el gasto social.

* Otro tipo de contribución que las personas mayores realizan en la actualidad son aportaciones de carácter económico que no son sospechadas por los miembros de la sociedad en general, y que incluso son ignoradas por ciertas personas cuya actividad profesional se basa en el estímulo a la inversión de quienes poseen recursos económicos y pueden ahorrar e invertir.

* Son maestros de paciencia y aceptación ante la injusticia en ocasiones no pueden contar con una familia que los apoye y acompañe en esta última etapa. También en la estimación, la generosidad y la ilusión por cuidar y ayudar a los suyos en todo lo que puedan. Y, por supuesto, son maestros en transmitir la cultura popular y la historia pasada.

* Son expertos en humildad, serenidad, valentía, lucha y coraje: ante la enfermedad, las incapacidades; ante la dificultad de tener que sobrevivir con mínimos; ante la soledad y otras adversidades. Son capaces de adaptarse y asumir los cambios.

* Han asumido un pasado, viven un presente y relativizan el futuro. Son capaces de justificar lo injustificable. En especial cuando se trata de temas de familia.

* Nos permiten dar una mirada y perspectiva ante el proceso de envejecimiento. Nos hacen tomar conciencia sobre la finitud de la vida y, por tanto, impulso para vivir el presente con realismo y coherencia con lo que sentimos. Pero también nos hacen plantearnos de qué manera la sociedad debe integrar y tratar a los adultos mayores.

* Nos muestran la manera de dar vida a los años: aportan sentido del humor y alegría, tolerancia y ternura, energía, comprensión y aceptación ante nuevas maneras de vivir.


Finalmente al preguntar a jóvenes y adultos sobre que aportaciones hacen los adultos mayores a la sociedad sus respuestas son “valores, lecciones, enseñanzas, sabiduría, apoyo, aportación económica a sectores comunitarios, trasmisión cultural, son consumidores y contribuyentes, nos permiten entender el sentido de la vida a través de sus vivencias y experiencias y ayudan mediante labor voluntaria, son nuestros mentores”. “Y veces nos hacen la vida de cuadritos” puntualizan en forma jocosa.

(La autora es gerontóloga clínica, especialista en salud pública y geriatría. 787-998-3788 http://www.sigapr.com)

Un comentario en “La valorización del adulto mayor en la sociedad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s