Cuando los hijos no pueden atender a sus padres

Por Mayra S. Ortiz Tapia –MPH/MBA

Para Prensa sin censura


“Yo no puedo atender a mis padres; tengo mi propia vida y mi hijo necesita de mi apoyo por su condición de depresión severa que lo ha llevado incluso a intentar suicidarse”, dijo muy angustiada y desesperanzada María de 59 años, una clienta mía.

Pude entender sus sentimientos. Después de que su hijo intentara cometer suicidio ella sentía que debía cuidarlo. Igualmente sentía la obligación de apoyar y atender a sus padres que ya presentan dificultades en su capacidad para realizar sus actividades por sí mismos. Su madre siempre ha sido una mujer de carácter fuerte e independiente, quien durante los pasados 7 años atiende a su esposo con Alzheimer y quien cada día más depende de cuidados y apoyos.

¿Cómo podría conciliar y llevar una vida propia con todas estas responsabilidades y sintiendo que nada de lo que hace es suficiente? Todo ha sido muy agobiante y frustrante. Ella sentía que cuidarlos era una carga. Quiso lograr que de cierta manera las cosas funcionaran. “Soy una persona de principios y consciente de mis responsabilidades”, dijo. “Estoy intentando pero siento que esta situación me sobrepasa y no puedo más”.


Se dice que los hijos cuidadores son más propensos a padecer depresión y trastornos relacionados al Síndrome de Quemazón (Burn–Out) cuando cuidan a un ser querido que requiere cuidados y apoyos directos de parte de sus hijos o familiares cercanos. Estos hijos y familiares no solamente pierden la privacidad física que tenían previo asumir su rol de cuidador con su ser querido enfermo o dependiente, sino también la relación profunda si alguno de sus padres o familiar ya no es capaz, emocional o cognitivamente, de ser una persona que incluso brindaba su apoyo y confianza; previo a la nueva realidad. Con frecuencia lamentan la pérdida de su dicha anterior como familia, además de los planes que tenían para el futuro.

Si los cuidadores como María deciden quedarse y asumen el rol de cuidador, a menudo los atormenta el resentimiento porque están dando mucho más de lo que reciben. Si deciden marcharse, muchas veces se sienten culpables por abandonar a quienes se supone que deben amar. Si bien no existen respuestas fáciles a estos dilemas, hay estrategias para reducir los efectos perjudiciales de las enfermedades, dependencia y colocar la relación en un terreno nuevo y más sólido a partir de ese momento.


De algún modo todos somos cuidadores. En el transcurso de nuestras vidas inevitablemente ejercemos ambos roles.


Este tipo de cuidado que se ejerce sobre las personas más próximas y al que habitualmente se denomina cuidado informal, juega un papel esencial en la atención a los mayores dependientes en nuestro país.

Por un lado, porque contribuye a rellenar lagunas y carencias de las redes de servicios gubernamentales. Por otro, porque es el eje fundamental de las políticas sociales de atención a las personas mayores en los países desarrollados, las cuales se plantean como objetivo prioritario “el envejecimiento en casa”.

De hecho, hoy por hoy en nuestro país, la mayor parte de los mayores residen en su hogar, y cuando muestran algún grado de dependencia, y especialmente cuando esta se hace más inminente, suele recurrirse a los cuidados y atención por parte de alguna persona cercana.

Aunque el perfil de los cuidadores es muy variado, por lo general se trata de familiares (especialmente los más cercanos espos@s e hij@s principalmente y en particular cuando la dependencia se hace más severa), que se hacen cargo de una gran cantidad de tareas y que hacen un uso escaso de los servicios de apoyo formal, lo que les pone en una situación de alta vulnerabilidad.

El asumir el papel de cuidador constituye, pues, una importante fuente de estrés, que incrementa el riesgo de padecer diversos problemas físicos, así como importantes alteraciones emocionales.

No en balde, el cuidado de una persona dependiente, en especial de personas con demencia, es considerado como estresor crónico.

Desde este punto de vista, resulta esencial prestar apoyo a los cuidadores, ayudarles a cuidar y cuidarse mejor. Hasta la fecha se han desarrollado distintos tipos de intervenciones, con objetivos diversos: programas psicoeducativos y servicios psicoterapéuticos, los que mejores resultados han obtenido en la mejora del estado emocional del cuidador.

Sin embargo no es suficiente. Dentro de este marco el Centro de Servicios Integrados Gerontológicos y Apoyo Familiar (SIGA PR) desarrolló el programa “RESPIRO” que se ha venido ofreciendo durante los últimos cinco años en la comunidad puertorriqueña. Este programa está dirigido a cuidadores de familiares mayores dependientes, y tiene como objetivo general mejorar la calidad de vida de estos cuidadores e, indirectamente, la de los mayores a los que prestan apoyo.

Para ello, el programa se ha desarrollado en dos fases claramente diferenciadas y complementarias: la primera, tiene como objetivo analizar las características, problemas y necesidades de los cuidadores de mayores dependientes en nuestro entorno más cercano; la segunda pretende diseñar y evaluar un programa de intervención y apoyo estructurado que comprende asistencia directa de cuidadores especializados, intervención psicoterapéutica ajustada a las características, problemas y necesidades de los cuidadores de mayores dependientes, detectados en la fase previa.

Todos los programas y servicios tienen como eje al adulto mayor y su familia. Ha sido la fórmula que ha permitido apoyar y garantizar calidad de vida y sentido de bienestar a todos los participantes impactados.


(La autora es gerontóloga clínica especialista en salud pública y geriatría. 787-998-3788)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s