Un mensaje oportuno tras la noticia de la mujer adulta que agredió a su madre anciana

Mayra S. Ortiz Tapia – Gerontóloga Clínica/ MPH-MBA

Para Prensa sin censura

Durante la pandemia la población de adultos mayores ha sido la más afectada por el COVID-19.

El coronavirus ha obligado a millones de ellos a aislarse de su familia, trabajo y actividades.

Según datos de las Naciones Unidas, existen más de 962 millones de personas mayores de 65 años.
El distanciamiento físico e incertidumbre, ha provocado que muchos adultos mayores y cuidadores se sientan aislados, solitarios, inquietos y retraídos. Quienes padecen de condiciones o trastornos del comportamiento, como depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia y trastornos de salud mental previos, corren un riesgo alto de sufrir crisis graves, recaídas y la descompensación de su estado de salud mental lo que representa grandes retos para sí mismos, sus cuidadores y familiares.

El acceso y la comunicación efectiva que se mantenga con sus terapeutas, consejeros, psicólogos y psiquiatras son fundamentales.

Ciertamente la telemedicina ha facilitado en una fase inicial la atención y el acceso; sin embargo la evaluación y la relación entre paciente y médico no debe ser sustituido por ésta herramienta alternativa en situaciones especiales. No podemos pretender modificar esa relación médico-paciente donde impera la empatía y el abordaje familiar para la atención desde una perspectiva integradora.


Aliviar el estrés y la ansiedad es ahora de vital importancia. Mitigar los estragos concernientes a la situación e incertidumbre durante el desarrollo de la pandemia es apremiante para todos. Las personas que han visto decaer y colapsar sus fuerzas en el rol de cuidar y apoyar familiares que sufren alguna condición de salud mental requieren de un apoyo proactivo y remedial.

Estrategias y planes concretos de acción.

Varias recomendaciones para garantizar y mitigar situaciones que podrían desencadenar en crisis y situaciones de difícil manejo:

* Manténgase atento a las conductas o estados anímicos de sus familiares. Infórmese y tome medidas prácticas para protegerse a sí mismo y a sus seres queridos.


* Obtenga información de fuentes fiables; pero no se quede pegado a las noticias, ya que esto sólo empeorará la angustia que pueda estar sintiendo en este momento.

* Realice actividades saludables: Duerma de 7 a 9 horas cada noche; coma una dieta saludable y bien equilibrada; no fume; evite el consumo de bebidas alcohólicas, ejercite su cuerpo y su mente. La meditación, las caminatas, la jardinería y las caminatas son beneficiosas para su salud mental. Durante la mañana o al atardecer. Recuerde mantenerse bien hidratado.

* Procure mantener al menos suministros para un mes de los medicamentos recetados y de venta libre que necesite, para controlar su salud mental y otras afecciones. Tome todos sus medicamentos según las indicaciones de sus proveedores de atención médica.

* Mantenga sus rutinas regulares tanto como sea posible. Es posible que necesite crear una nueva rutina para tener en cuenta el trabajo en casa, el ejercicio en el interior, el cuidado de los nietos, la limpieza y otras actividades diarias. Integre viejos y nuevos pasatiempos agradables en su rutina diaria.

* Conecte y fortalezca sus relaciones con su familia, amigos y otras redes de apoyo (iglesias, pasatiempos, nuevos proyectos como jardinería, decoración en su hogar y otros). Tener a alguien con quien hablar sobre sus necesidades y sentimientos es vital para la salud mental.

* Comprométase a ponerse en contacto con al menos una persona por día para mantener una conexión social continua a través del teléfono, o el correo electrónico, la videoconferencia y las redes sociales, si tiene acceso a Internet.

* Solicite y pídale alguna persona de su confianza que sea su compañero de apoyo y que le haga chequeos diarios. Si es miembro de un grupo de apoyo, manténgase conectado a través del teléfono.

* Procure de manera consciente mantenerse positivo y disfrutar de las cosas sencillas de la vida. Mucha gente en todo el país está ayudando a sus vecinos y comunidades. Recuerde todos estamos haciendo las cosas lo mejor posible.

Finalmente ayude a los demás, cuando sea seguro hacerlo, a través del apoyo a compañeros y vecinos. Ayudar a los demás nos da una sensación de propósito y de control en estos tiempos de incertidumbre. Igualmente es fundamental que usted se cuide y mantenga sus reservas emocionales armonizadas. Recuerde buscar ayuda tan pronto identifique o sienta que las emociones o la situación le representa algún grado de riesgo para usted o su familiar. Siempre las acciones proactivas nos permitirán realizar un mejor abordaje y tomar las medidas de manera asertiva.

(La autora es especialista en salud pública y geriatría, gerontóloga clínica. 787-998-3788)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s