‘Tiburón, ¿qué buscas en la orilla? Tensiones en el Caribe entre Irán, Venezuela y EE.UU

Por Roberto Torres Collazo

Para Prensa sin censura

Las amenazas, hostigamientos, ataques diplomáticos, intervenciones, invasiones, sanciones y ataques militares han sido frecuentes hace décadas de EE.UU hacia Irán y Venezuela. En estos momentos que redactamos estas lineas cinco buques cisternas iraníes con combustible se dirigen hacia Venezuela. EE.UU tiene el Comando Sur en las costas venezolanas a lo que se han unido buques de guerra británicos, holandeses y franceses, presuntamente para contrarrestar las drogas, cuando el principal productor de drogas es Colombia de acuerdo a la Organización de Naciones Unidas.

El abogado especialista en derecho internacional Adolfo Salquiero ha declarado que vivimos en un mundo de tratados comerciales internacionales, de aquí que Venezuela tiene todo el derecho del mundo de comercializar con cualquier nación. Las sanciones prohíben comercializar con EE.UU y usar el dólar para transacciones internacionales, pero no prohíbe que Venezuela pueda exportar e importar desde otros países fuera de la órbita de Washington.

Añade Salquiero, que es perfectamente legítimo y legal las negociaciones entre dos países independientes como Irán y Venezuela.

El Presidente Nicolás Maduro ha declarado que escoltará por medios militares los buques cuando lleguen a aguas territoriales. Por su parte el gobierno iraní ha declarado que responderá si se realiza un acto de piratería o provocación. El Presidente Trump ha manifestado a sus fuerzas navales que ataquen a la menor amenaza de hostigamiento a buques estadounidenses.

Dos posibles escenarios serían: una confrontación abierta con Irán que podría representar el cierre prolongado por parte de esta nación del estrecho de Hormuz donde cruzan naves petroleras desde la península arábiga para gran parte del mundo. Esto sería para Trump como darse un balazo en el pie porque en medio de la pandemia la escasez de la gasolina sería fatal para su propio pueblo. La otra posibilidad, sería la no intervención. Esta última ya Trump la ha ensayado, como cuando amenazó con “fuego y furia” a Corea del Norte en el 2017 por estar produciendo cabezas nucleares. No hizo nada.

La Dra. Arantxa Tirado Sánchez, con abundantes datos y hechos, demuestra que la guerra económica que le ha declarado EE.UU, unido a la ultraderecha internacional y nacional, le ha costado a Venezuela una enorme inflación, escasez, desabastecimientos, aumento de precios de bienes esenciales y de primera necesidad.

Desde 2013 Venezuela dejó de tener financiamiento internacional equivalente a $22,000 millones de dólares, aparte del robo de comestibles por un sector de la clase empresarial y el 40% de lo que se importa sale clandestinamente por la frontera entre Venezuela y Colombia, específicamente hacia Cúcuta en Colombia. Este panorama, las constantes sanciones, más la actual escasez de gasolina y la lucha contra la pandemia, ha urgido al gobierno a comprar comestibles a Irán.

No queremos decir que el gobierno venezolano no haya tomado a veces decisiones erróneas, haya tenido casos de corrupción, pero el peso de la prueba de los fundamentales problemas venezolanos recae mayormente sobre EE.UU, la ultraderecha nacional e internacional.

La desinformación suele ver la crisis venezolana como prueba de que el socialismo ha fracasado. A esto hay que responder que Venezuela está luchando por ser socialista, pese a la guerra de todo tipo que ha confrontado. Es una economía socialista en un proceso de salir del capitalismo neoliberal.

Entre 1980 y 1998, en el puro marco de una economía capitalista, la economía creció 52 por ciento y la pobreza extrema aumentó en 132 por ciento. Entre 1999 y 2015, el proceso de la economía socialista creció 43% y la pobreza disminuyó 56% a pesar de los sabotajes, asedios, ataques mediáticos, la guerra y golpe de Estado.

¿Qué es lo que realmente busca EE.UU en Venezuela? Hay que recordar que este año es electoral. Trump lo que está buscando son votos, para asegurar su reelección. Busca posesionarse geopolíticamente en la región con sus aliados. Basta mencionar que en Colombia hay siete bases militares estadounidenses. Finalmente, pero no menos importante, EE.UU busca acabar con el proceso bolivariano venezolano para posteriormente quedarse con las refinerías petroleras, el petroleo y recursos naturales como lo intenta con sus ataques hacia la nación persa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s