Pan y rosas por las mujeres asesinadas en Puerto Rico

Por Teresa Vélez

Para Prensa sin censura

“Pan y Rosas” para Antonia Martínez Lagares, arecibeña de 20 años de familia trabajadora, estudiante de educación, asesinada por la policía de Puerto Rico el 4 de marzo de 1970 en la huelga de la Universidad de Puerto Rico, cuando, junto a varios compañeros estudiantes en el balcón del hospedaje University Guest House en la Avenida Ponce de León, un agente le disparó desde la calle terminando con su vida.

“Pan y Rosas” para Adolfina Villanueva Osorio, loiceña mujer pobre, negra con 5 hijos de las edades de 3, 4, 7, 9 y 12 años. Asesinada por la policía de Puerto Rico el 6 de febrero de 1980 en su casa frente a sus hijos más pequeños y su esposo el Sr. Agustín Carrasquillo Pinet, quien resultó herido. Adolfina estaba defendiéndose de cuatro algualciles y la Fuerza de Choque para que no la sacaran del humilde hogar que había ocupado en los terrenos del sector Tocones en Medianía Alta que su familia trabajó por casi un siglo.

“Pan y Rosas” para Alexa, Neulisa Luciano Ruiz, mujer transgénero, carolinense de 28 años, asesinada por desconocidos el 28 de febrero de 2020. Alexa, pobre, negra, sin hogar, baleada en un crimen de odio. 

Casualmente, sus nombres comienzan con la letra “A”, y las tres muertes apuntan a actos de VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, GÉNERO, CONDICIÓN SOCIAL. Ninguna de estas muertes ha sido esclarecida. A 40 años del asesinato de Antonia, a 30 del asesinato de Adolfina y apenas a tres meses del asesinato de Alexa, no se ha hecho justicia.

En el caso de Adolfina, se exoneró de toda culpa al Sargento Estrella y a todos los policías que la asesinaron. En el caso de Antonia, su hermana le solicitó a la Gobernadora Wanda Vázquez Garced que reabra el caso para su investigación. Y el de Alexa, podría correr la misma suerte que Antonia y Adolfina, como tantos otros en los Tribunales de Injusticia de Puerto Rico.

“Pan y Rosas” fue el lema de miles de trabajadoras en una de las primeras manifestaciones de mujeres para luchar por sus derechos. Un 8 de marzo de 1857 decidieron protestar por las míseras condiciones de trabajo, solicitar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.

Despúes de más de un siglo, la manifestación sirvió de referencia para fijar la fecha del Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional declarado por la Naciones Unidas en el 1975.

El capítulo más cruento de la lucha por los derechos de la mujer se produjo después del 25 de marzo de 1911 en el incendio en la fábrica de camisas “Triangle Shirtwaist” de Nueva York, donde fallecieron un total de 123 mujeres y 23 hombres entre los 14 y 23 años de edad y en su mayoría de nacionalidad judía.

Las puertas de la fábrica estaban cerradas en un 7mo, 8vo y 9no piso. Muchas mujeres saltaron desde las ventanas, otras quedaron atrapadas en las escaleras y otras murieron por asfixia.

Por consiguiente, después de ese suceso, mujeres líderes levantaron sus voces y escribieron proyectos que se convirtieron en leyes por los derechos de la Mujer que aún siguen vigentes. No obstante, muchos acuerdos siguen escritos y no cumplidos. Por ello, las mujeres debemos estar empoderadas para tomar determinaciones y validar nuestros derechos.

Debemos exigir que más allá de la “Carta de Derechos de la Mujer Trabajadora”, firmada el 3 de enero de 2020, después de tantos reclamos por parte de colectivos feministas en Puerto Rico, sea un documento que se le haga justicia y sirva de referencia no solo a la mujer trabajadora.

Que se extienda a las mujeres con y sin hogar, refugiadas, transgénero sin importar sus edades, sin necesidad de tener un puesto o condición social, sin ser discriminadas por su color de piel, nacionalidad y o decisión de sus estilos de vidas.

La Federación de Maestras y Maestros de Puerto Rico (FMPR) y la Comisión de la Mujer de la FMPR estamos atentas ante las situaciones de violencia de género y exhortamos al Departamento de Educación a que la perspectiva de género forme parte de la política pública de la agencia.

Solicitamos se haga justicia con el estudiantado de Puerto Rico y se actualicen a los tiempos presentes para que se detengan actos discriminatorios en contra de los derechos civiles de un pueblo.

“Pan y Rosas” por la equidad, por la perspectiva de género y sobre todo por Justicia para Antonia, Adolfina, Alexa y todas las demás..!

(La autora es Secretaria y Tesorera de la Federación de Maestros de Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s