La disyuntiva de regresar al trabajo o dejar solos a tus padres ancianos

Mayra S. Ortiz Tapia MPH-MBA

Para Prensa sin censura


Carmen está desorientada, “no sabe ni qué día es”. A sus 85 años de edad había logrado controlar sus depresiones. Pero el confinamiento y, aún más importante, el cierre de su centro de día le han pasado factura: “Mami ha vuelto a presentar síntomas y dificultades que había superado durante los pasados 5 años”, dice su hija Flores.

Antes de que la pandemia impactara la vida de los puertorriqueños, Carmen se levantaba sola, elegía su ropa y se aseaba sin ayuda. Asistía al Centro de Actividades Múltiples del Municipio.

Desayunaba con sus compañeros, se tomaba sus pastillas y realizaba su terapia ocupacional y los ejercicios físicos. “El centro de día era su vida; ahí se relaciona y comparte sus experiencias con otras personas”, dice su hija.


Lo era hasta el pasado 12 de marzo, cuando la llegada del coronavirus forzó el cierre de su centro. Desde entonces, Carmen “no sabe ni vestirse ni asearse”, lamenta Flores, quien se ocupa de ella desde entonces.

“Ahora lleva una vida sedentaria, no puede salir a la calle”. Aun así, la hija se esfuerza por mantener la rutina de su madre: “Vivimos en un segundo piso así que subo y bajo las escaleras con ella para que haga algo de ejercicio”.


También se sienta con ella a realizar otras actividades como son dibujos, ejercicios físicos, palabragrama, colorear, jugar domino y otras.


“Me siento muy angustiada por toda esta situación. Estas semanas ha podido ocuparse de su madre. Pero su reincorporación al trabajo podría llegar en cuestión de días. “Me va a generar una angustia tremenda. No tengo con quién dejarla; no sé si comerá o cogerá el teléfono o si se meterá en la cama con su depresión”.

El centro de día no solo ayudaba a Carmen, también era un “desahogo tremendo” para su hija: “Ahora tengo mis ratos, porque sentirme atada de esta manera…”. Carmen no entiende bien lo que está pasando. No comprende por qué “los perros y los niños sí pueden salir cuando ella también lo necesita”, ni tampoco “por qué salgo yo a hacer la compra y ella no puede acompañarme”. Y aunque su hija trate de explicárselo, ella se ha montado su propia película. “Al haber vivido una posguerra le hace recordar su niñez de carencia. Yo intento no ponerle la televisión porque hay imágenes que le hacen daño”.


Todos los días me pregunta si puede salir a la calle y sigue sin comprender por qué llevo mascarilla y estoy tan complicada al llegar de la calle y tener que desinfectar todos los encargos.

Es fundamental crear un plan de acción que nos permita viabilizar y atender las necesidades y seguridad de adultos mayores en fragilidad que son atendidos por sus familiares refiere la Sra. Dinorah Irizarry, enfermera y coordinadora del programa Respiro de SIGA PR.

“Estamos adaptando las actividades para ofrecer alternativas a los familiares en estas situaciones y que las hagan en sus domicilios”, dice la coordinadora del centro de servicios integrados gerontológicos y apoyo familiar.


“Reconociendo que aun no se sabe cuando los centros diurnos estarán listos para recibir a sus participantes estamos ofreciendo asesoramiento a familiares y servicios domiciliarios desde 6 horas diarias en la comodidad de su hogar. De esta manera los encargados podrán retomar sus responsabilidades y reintegrarse a su trabajo asegurando que su familiar está atendido debidamente. La idea es suplirles con refuerzo domiciliario, para que no estén solos. Esto hasta que reabran los centros de día, los adultos mayores frágiles no estarán solos. No existe una fórmula perfecta que pueda ser aplicada a todos. Cada familia tiene sus particularidades y características al igual que todos los adultos mayores que aunque compartan la misma edad sus necesidades son únicas y no se puede pretender atender como si todos fueran iguales”.

(La autora es gerontóloga clínica especialista en geriatría y salud pública. 787-998-3788)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s