La cruz de una enfermera contagiada con el Covid-19

(Nota del Editor: Relato de una enfermera que sospecha que se contagió y contagió a sus hijos en medio de la emergencia. Nos reservamos su nombre)

Para Prensa sin censura

Soy una mujer de 45 años. Me contagié con el Covid-19. Sospecho que sucedió hace dos semanas cuando doblé turno, por 16 horas corridas, en la sala de emergencias del hospital donde trabajo y tuve que atender a cerca de una docena de pacientes con fiebre y problemas respiratorios.

Aunque no lo crean, tuve que usar la misma mascarilla por dos días consecutivos mientras cada día, en medio de la pandemia, me reportaba a servir a Puerto Rico, como lo hacen muchas de mis compañeras.

Le escribo porque soy una madre soltera y sospecho que mis dos pequeños también se contagiaron al igual que mi mamá, que me los cuida.

¡Esto es terrible! Arriesgar la salud y hasta la vida en esta emergencia y ver cómo el gobierno y los políticos nos limitan los incentivos.

No me he reportado más al hospital porque no puedo. No sé si sobrevivamos esta dolorosa y desesperante situación, pero les quiero, si mi testimonio ayuda en algo, advertir que no salgan; que se queden en su casa.

Donde trabajo, hace dos semanas, no habían pruebas ni ventiladores. Es caótico. El personal médico está en la línea de fuego en una pandemia para la que realmente no hay recursos para los pobres que se enferman.

Comparta esto, se lo suplico, por favor. Si sobrevivimos, me iré a la Florida con mi madre y mis hijos. Hacemos lo que podemos: ingerimos mucho líquido y nos mantiene la oración, pero a veces no me resulta suficiente. Sé que Dios nos acompaña. Sé también que esto no depende de Dios, sino del sistema de salud y del gobierno, que no ha hecho lo posible por garantizar pruebas para todos.

La emergencia del Covid-19 se le ha ido de las manos al estado por su respuesta tardía y la falta de recursos.

A esta hora tengo fiebre de 44 grados y a veces la temperatura baja un poco. Lo más que me preocupa es la dificultad para respirar. Cuando me ahogo siento que se me va la vida. Es como una cruz pesada que no puedo cargar.

Solo les pido que oren por mis dos hijos, por mi mamá y por mí.

2 comentarios en “La cruz de una enfermera contagiada con el Covid-19”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s