‘Coronabonos’: ¿ardid pa’l saqueo total de Puerto Rico en la pandemia?

A Fondo

Dra. Martha Quiñones Domínguez

Para Prensa sin censura

Los buitres asechan. Ya lo había señalado (en varios escritos presentados y algunos publicados) que la Junta de Control Fiscal en Puerto Rico es un experimento para aplicar en otros países. Vean.

Nueve países, incluido Francia, quieren implementar los “coronabonos”, instrumento que permitiría reunir fondos en nombre de toda la eurozona con el fin de luchar contra el Covid-19. Pero varias naciones, entre las cuales se encuentra Alemania, se oponen a la propuesta, corriendo el riesgo de dar la impresión de una falta de solidaridad europea ante una crisis sin precedentes.

¿Por qué Alemania se opone? Porque recuerda la historia de la deuda de 1980 y cómo los países cayeron en la trampa de la deuda y los más recientes, los “eurobono”, que causaron crisis, porque debían saldarla en caso de falta de pago. [Lo del 1980 fue consecuencia de la crisis del petróleo de la década de 1970. EEUU, por medio de la reserva federal, para evitar la crisis económica bajo la tasa de interés y los países latinoamericanos comenzaron a endeudarse esperando que sus economías crecieran. Los préstamos se desviaron para otras cosas. Y no lograron el crecimiento. En 1980 suben las tasas de interés para evitar la inflación y los préstamos se hicieron más caros. Las economías no crecieron y debían pagar más caros los préstamos y eso provocó la crisis de la deuda externa].

Se repite la historia y te tratan de convencer. Se trata de bonos que le permitirían a los estados miembros de la eurozona obtener dinero de los mercados a bajo precio. En efecto, los intereses, en vez de ser fijados en relación con la salud financiera del país que los presta, se establecerían según la de la eurozona en su conjunto. Se trataría de una especie de gran préstamo mutuo con el fin de crear un fondo común del cual los Estados podrían retirar dinero según sus necesidades.

¿Los afectados? Dos países con economías frágiles: Italia y España, con dificultades para conseguir dinero de los mercados sin pagar una prima de riesgo elevada donde los “corona bonos” podrían obtener mejores tasas de interés, establecidas según la salud financiera de toda la eurozona.

A Italia y España se le imponen reformas estructurales con el fin de organizar sus finanzas a cambio del acceso a los fondos. O sea: una JUNTA DE CONTROL/SUPERVISION FISCAL.

Alemania y los países del norte respondieron que no. No es solidaridad esclavizar a los países y engañarlos. Y Alemania tampoco quiere adoptar ese papel de policía financiero europeo. Ni quiere ser la “Junta”. Acaso ¿están pendientes a lo que sucede en Puerto Rico, y saben lo cruel y malévola que son las Juntas de Control Fiscal? Hay que pensar en las consecuencias posteriores. Los “coronabonos” podrían ocasionar cambios institucionales y políticos profundos.

¿Qué son los Corona Bonos?

Los “Corona Bonos” han permitido a los países financiar la deuda derivada de la pandemia de coronavirus. Se dice que son de recuperación.

¿Se acuerdan de las ayudas de recuperación que desde 2017 se esperan tras el huracán María? ¿Y las ayudas tras los sismos? ¿Y ahora? No llegarán los fondos de recuperación porque los necesitan ellos. Y te dirán que necesitas auspiciar los CORONA BONOS; no los llamarán DEUDA porque suena feo.

Los CORONA BONOS aparecen como dinero que llega, pero detrás vienen los que se benefician con las compras.

“Corona Bonos” es sinónimo de “bonos pandémicos”. Este “capitalismo del desastre” te convencerá de la necesidad de la deuda oculta en “Corona Bonos” para la recuperación. Es la forma en que se reconfigura el capitalismo para seguir explotando al ser humano y obtener ganancias.

Suena bien, pues el Gobierno se queda sin dinero. No entra el IVU por la baja en las compras; negocios y empresas cerradas; comercio paralizado; restricciones de viaje, gente aislados; policía y guardia nacional desplegados para tratar de hacer frente a una emergencia sanitaria, personal y salubrista en trabajo.

El “capitalismo del desastre” se alimenta con la amenaza de convertirse en un corona-crack (depresión) económico y financiero. Así crean esto de los bonos y lo disfrazan de solidaridad y filantropía. Para ellos son nuevo plan “Marshall” de reconstrucción: la oportunidad de propuestas para luchar contra los efectos económicos de la crisis del coronavirus.

Las respuestas al Covid-19 no han sido las deseadas para prevenir y controlar la pandemia. Les convienen la enfermedad y los efectos en la economía para justificar la “ayuda humanitaria” disfrazada de deuda.

Este Instrumento de Financiamiento de Emergencia es una nueva trampa y lo que hace es enriquecer más a los banqueros. En caso de que los países no se puedan recuperar, los ayudarán pero la peor consecuencia es que impondrán políticas de ajustes a los países, y la imposición de una especie de Junta de Control Fiscal.

Este nuevo plan “Marshall” te va a decir que debemos ser solidarios ante el desafío que la crisis representa, ante el desempleo y la falta de ingresos. Pedirán que se endeuden conjuntamente y nosotros como colonia, estaremos envueltos.

Llegarán con las mismas justificaciones que se presentan en Puerto Rico: controlar el problema de la mala administración y así se apoderan de los recaudos del país. No es una solución orientada a lograr un sistema de salud para todos, sino que es un mecanismo para seguir privatizando y eliminando servicios del Estado.

Luego irán por las pensiones y los fondos del Estado. Los términos son demasiado estrictos y establecerán un Gobierno Corporativo donde domina el capitalismo.

Por algo Alemania, Holanda, Austria y Finlandia se niegan y en las redes quieren presionarlos para que acepten. Ellos saben que su sistema de ayuda a la sociedad se puede destruir y caer en ese Gobierno Corporativo, dirigido por los bancos que NO REPRESENTAN A LA SOCIEDAD.

Saben que la ayuda es fortaleciendo el Gobierno y los beneficios que le proveen a la sociedad. Saben que la salud del pueblo es primero y que un pueblo saludable es un pueblo productivo. Y saben que un pueblo esclavo no es bueno.

Cuidado con la desinformación y agendas de los medios de comunicación; con los discursos torcidos. Será una trampa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s