El Covid-19, la caída en los precios del petróleo y el posible colapso de los imperios

Alex Kimani

Para Prensa sin censura

A medida que la guerra del precio del petróleo y la pandemia de coronavirus continúan, se hace cada vez más evidente que el mercado energético puede seguir siendo agitado e irracional más tiempo del que naciones enteras pueden permanecer solventes.

Todo el mundo está mirando a ver cuál de los principales protagonistas entre Arabia Saudita y Rusia va a ser el primero en parpadear, ya que la alta oferta y la baja demanda amenazan con desbordar las instalaciones de almacenamiento disponibles. Decenas de países productores de petróleo han adoptado una serie de medidas de austeridad y recortes de gastos en su intento de sobrevivir a la mayor redada de petróleo de la que se tenga memoria.

Lamentablemente, son los rincones más arriesgados de los mercados financieros mundiales los que emergerán como daños colaterales en la actual guerra de precios del petróleo.

La agencia estadounidense de calificación crediticia Moody’s ha advertido que es probable que la drástica caída de los precios del petróleo reduzca los ingresos fiscales y las exportaciones de los soberanos exportadores de petróleo más expuestos en más del 10% del PIB y, por consiguiente, debilite sus perfiles crediticios.

Rusia: Más resistente

Según Moody’s, las soberanías más vulnerables a los bajos precios del petróleo en el período 2020-21 son los que más dependen de los hidrocarburos para las exportaciones e ingresos fiscales, junto con una capacidad limitada de ajuste.

La agencia crediticia dice que los Estados más vulnerables son Omán, Irak, Bahrein y Angola debido a su limitada capacidad de ajuste a los choques externos. Estas naciones podrían ver una disminución de los ingresos fiscales del orden del 4 al 8 por ciento del PIB si persisten los bajos precios del petróleo.

La gran mayoría de los Estados árabes del Golfo no pueden equilibrar sus presupuestos con los precios del petróleo de 40 dólares por barril, y mucho menos con el nivel actual de 20 dólares por barril. Estas economías en desarrollo son especialmente vulnerables debido a las continuas y masivas salidas de efectivo, y los inversores siguen liquidando los activos de los mercados emergentes.

En cambio, se considera que Rusia, Arabia Saudita, Qatar, Azerbaiyán y Kazajstán son menos vulnerables, ya que se prevé una disminución de los ingresos fiscales y las exportaciones inferior al 3% del PIB.

Curiosamente, los analistas de Moody’s coinciden con un artículo anterior en el que se sostiene que Rusia tiene la ventaja en la guerra de precios del petróleo.

Moody’s considera que Rusia es menos vulnerable a los choques externos y a la turbulencia en los mercados energéticos que la mayoría de las naciones exportadoras de petróleo debido a sus enormes reservas de divisas, así como a un tipo de cambio flexible.

De hecho, el costo de levantamiento por barril de petróleo equivalente para el mayor productor de petróleo de Rusia, Rosneft, es ahora más bajo que el mismo indicador para el gigante petrolero de Arabia Saudita, Aramco, gracias principalmente a un rublo más débil.

El rublo se ha debilitado alrededor del 15 por ciento frente al dólar estadounidense en los últimos 30 días, alcanzando recientemente un mínimo de cuatro años frente al dólar después de la implosión de los mercados petroleros. Rusia, sin embargo, dice que está bastante contenta con los precios del petróleo en el rango de 25 a 30 dólares por barril y puede mantenerse en estos niveles durante 6-10 años.

De hecho, el Ministro de Energía de Rusia Alexander Novak declaró recientemente que las compañías petroleras rusas seguirían siendo competitivas “a cualquier nivel de precios previsto”.

Uno de los factores clave que trabajan a favor de Rusia es un tipo de cambio flexible que permite a sus compañías petroleras recaudar ingresos en dólares, pero pagar sus propios gastos en rublos.

Un debilitamiento del rublo frente al dólar puede significar una considerable expansión del margen para las empresas energéticas rusas, como lo demuestra el costo promedio de levantamiento de Rosneft, que ha caído de 3,10 dólares por barril de petróleo equivalente el año pasado a sólo 2,50 dólares en la actualidad.

Eso es incluso más barato que la cifra de Saudi Aramco, que se ha mantenido en el rango de 2,50-2,80 dólares.

Eso es así porque la moneda de Arabia Saudita, el riyal, está ligada al dólar a un tipo de cambio fijo. Esto significa que los costos en dólares de Aramco Saudita se han mantenido más o menos iguales incluso después del colapso del precio del petróleo.

Por la misma razón, los productores de petróleo como Nigeria que defienden un tipo de cambio fijo es probable que sientan más el calor. El gobierno nigeriano impuso controles de divisas para frenar la salida de dólares durante la crisis del petróleo de 2016. Desafortunadamente, esto no ha detenido los informes de una escasez de dólares en el gigante productor africano a pocas semanas de la guerra de precios del petróleo.

¿Puede sobrevivir el esquisto estadounidense?

La industria estadounidense del petróleo y el gas de esquisto se enfrentaba a un futuro incierto mucho antes de la guerra del precio del petróleo y el consiguiente desplome del mercado, gracias a los crecientes suministros, los precios deslucidos, la creciente competencia de la energía renovable y la disminución del capital que empujó a un número récord de empresas a la quiebra.

Al igual que en la última caída del petróleo, sólo las empresas de esquisto más robustas, mejor financiadas y más eficientes tienen probabilidades de sobrevivir si los precios permanecen deprimidos durante un largo período, remodelando una vez más una industria que es más esbelta y más pequeña.

Los expertos ya han advertido de una nueva ola de impagos y de quiebras del Capítulo 11 este año, y se considera que las empresas de servicios de los yacimientos petrolíferos son especialmente vulnerables. Docenas de compañías de esquisto han empezado a dejar en marcha plataformas en el Pérmico, mientras que los resultados han anunciado dramáticos recortes en los programas de los accionistas, incluyendo la recompra de acciones y los dividendos.

A pesar de la interminable agitación, es probable que el sector del esquisto estadounidense sobreviva a la última quiebra gracias a la demanda de petróleo, que se espera que siga creciendo a largo plazo.

La consolidación y la quiebra son en realidad cosas buenas para la hinchada industria porque ayudarán a mancomunar los recursos entre los actores más fuertes que quedan, lo que hará que el sector sea más resistente en los próximos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s