Los sonidos del silencio: paz en medio de la pandemia del Covid-19


Ana María López Beltrán, MTS, PhD

Para Prensa sin censura

Con el aislamiento social impuesto, para combatir la propagación del llamado coronavirus o COVID- 19, el bullicio cesa o disminuye. Un nuevo estilo de vida es demandado: “quédese en su casa.”

Ante la realidad de la pandemia, la rápida propagación entre los humanos y la alta mortalidad, el aislamiento surge como la medida más prudente para detener la expansión del temido virus. Como posibles portadores del virus, todos somos responsables. El mundo al que estamos acostumbrado de continua agitación y movimiento ha cambiado. Es hora de recogimiento, de permanecer refugiados en nuestras casas por nuestro bien, por la familia y nuestro prójimo.


El ruido y bullicio al que estamos acostumbrados ha recesado al cesar muchas de las actividades cotidianas. Hemos entrado en un periodo de silencio; silencio que nos permite oír los sonidos de nuestro entorno físico e internos. La naturaleza se deja oír en el silencio; los pájaros, grillos y nuestro coquí nos deleitan con sus armoniosos sonidos en las noches y en la plenitud del día. El batir de las hojas movidas por el viento y la lluvia al caer nos arrullan en las noches. Son sonidos que ampliados por el silencio nos llenan de paz y tranquilidad.

En el silencio también podemos percibir nuestros ruidos internos; los que nos inquietan y quitan la paz, que se acrecientan con las preocupaciones y pensamientos recurrentes de impotencia ante los eventos que no podemos controlar.

Pero también en el silencio podemos encontrarnos con nuestro yo interior haciendo una autorreflexión que nos ayude a mejorarnos como seres humanos, enfocando en las cosas importantes de nuestras vidas y no en las materiales. Es momento para conectar con ese Ser Supremo, para buscar la fortaleza que nos ayude a reenfocarnos en lo esencial de la vida: el amor, la solidaridad.

Asumir una actitud positiva en estos momentos es esencial para mantener la paz interior y buscar el equilibrio que es necesario para superar la crisis y evitar caer en la tristeza y depresión.

Si bien es cierto que la amenaza del COVID-19 es una real y que ha traído muchas perdidas en vidas y en la economía del mundo entero, también ha dado la oportunidad a la Madre Naturaleza de reponerse y sanar muchos de los daños que los seres humanos le hemos hecho, en aras del progreso y los grandes intereses económicos.

Por años los científicos han venido advirtiendo que los cambios climáticos son producto del abuso y daños a nuestro planeta y que si no se controlaban las emanaciones tóxicas y la explotación de los recursos naturales, todos enfrentaríamos graves consecuencias.

El silencio impuesto con la paralización momentánea de la actividad humana ha tenido su impacto en la naturaleza. El aire contaminado de muchas ciudades empieza a limpiarse, las aguas de playas, ríos y lagos comienzan a ser más cristalinas atrayendo a las especies marinas que ya no podían habitarlas por la alta contaminación; los pájaros y otras especies aparecen en áreas antes ocupadas por los humanos. ¿No les parece quebla naturaleza es sabia? La paralización y aislamiento social humano, ha permitido que el planeta comience a regenerarse.


Como se ha renovado la naturaleza, así nos renovaremos como seres humanos; y si hemos aprendido, podremos salir más fortalecidos y resilientes de esta crisis. Aprenderemos a valorar lo importante de la vida: la familia, los amigos, nuestro prójimo. Y más importante aún, a respetar nuestro planeta Tierra para que podamos dejarle a las nuevas generaciones un planeta saludable, libre de contaminantes donde puedan habitar en armonía con la naturaleza.

Sin minimizar o restar importancia a la crisis que ha generado este virus en nuestra vida, busquemos lo positivo dentro de la situación por la que estamos pasando. Reflexionemos sobre las enseñanzas que esta experiencia nos deja. Les exhorto a buscar y escuchar en el silencio los sonidos que puedan traerles paz y tranquilidad en estos momentos. Como dicen, todo tiene una razón de ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s