COVID-19: caldero de mentiras en la ciudad de Nueva York

Por Normahiram Pérez y Lorraine Liriano

Para Prensa sin censura

El jueves 19 de marzo fue último día que el magisterio y el personal no docente se presentó en las escuelas. El canciller de las escuelas, Richard Carranza, le pidió a las familias y estudiantes que no tenían computadoras portátiles que vinieran a las escuelas a pesar de los consejos de distanciamiento social.

Las filas largas de familias en las calles fue alarmante alrededor de la ciudad. Dada la necesidad se agotaron las computadoras. Ahora las familias deben comunicarse con el número 311 de la ciudad para conseguir una tableta y/o computadora para poder tener las clases en línea. Dichas clases empezaron el lunes 23 de marzo.

La situación actual demuestra la pobreza en que vive el estudiantado en la ciudad de Nueva York. Familias y estudiantes sin hogar que viven en refugios o en hogares de dos o más familias por apartamento. Estudiantado que sobrevive del alimento provisto en los comedores de las escuelas. Por ejemplo, una maestra del condado del Bronx hizo una transmisión en vivo para denunciar que una persona contrajo el COVID-19 y el Departamento de Educación, que sabía de la situación, no les aviso hasta el final del día exponiendo a todo el personal de ese plantel y a las familias.

La ciudad de Nueva York, al momento, tiene 50 por ciento de los casos del estado de Nueva York y 5 por ciento de los casos mundiales. Nueva York es el epicentro de la crisis en los Estados Unidos.

Las cifras en unos días han aumentado a más de 15,000 casos. Hay 3,000 ventiladores cuando se necesitan más de 30,000 para la crisis que se espera.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill DiBlasio está pidiendo con urgencia ventiladores, mascarillas y otros recursos necesarios para el brote que se anticipa. Mientras tanto, el presidente Donald Trump tuiteó que “el gobierno federal no es una compañía de exportación”. Sin embargo, en su conferencia del 22 de marzo se observó un poco preocupado ante la situación, en especial en la ciudad de Nueva York.

Por otro lado, el número de desempleados ha aumentado. La página interactiva del Departamento del Trabajo colapsó. Ahora se les pide al 100 porciento de los trabajadores que se queden en su casa por la gravedad de la situación.

Solamente los supermercados y hospitales están abiertos. El alcalde de Nueva York declaró que los números de casos se han triplicado. En unas semanas los recursos de los hospitales en Nueva York se van a agotar. Ayer entrevistaron a una enfermera en el Bronx que compró sus propias mascarillas y la administración le pidió que la usará varias veces en contra de las normas que exige que se debe cambiar por el riesgo de infectar a otros pacientes.

Según la presidenta Judy Sheridan González, de la Asociación de los Enfermeras de Nueva York (New York State Association of Nurses (NYSNA) ya hay casos de enfermeras con COVID 19 en cuidados intensivos por falta de los recursos protectivos (protective gear). Las vidas de las enfermeras y enfermeros están en peligro.

(Las autoras son maestras del estado de Nueva York.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s