La diferencia entre la Asamblea Constituyente y la Asamblea Constitucional de Estatus

Por Wilfredo Cancela Serrano

Para Prensa sin censura

En estos últimos años hemos escuchado hablar a los políticos de la isla sobre asambleas constitucional de estatus y a otros sobre una asamblea constituyente. ¿Pero qué es todo esto y en qué se diferencian una de la otra? No muchos lo saben en el pueblo, aunque los políticos sí, lo saben bien y les gusta confundir con sus mensajes.

Primero quiero definir lo que es una constituyente, y es todo aquel o aquello que compone o forma algo. Por ejemplo: “Mañana dará comienzo la campaña por una Constituyente impulsada democráticamente por el pueblo.” “Soy un constituyente que colaborará para formar la nueva Constitución.” El Poder de una Constituyente reside en que esta crea de manera democrática mediante un referéndum el Estado Soberano para luego delinear su curso a seguir.

En otras palabras, el poder constituyente tiene la facultad de dictar el orden jurídico de un territorio como en el caso nuestro, Puerto Rico, para convertirlo en un estado soberano y luego definir su futuro político. ¿Por qué digo definir su futuro político luego? Bueno si queremos un proceso democrático debemos ser inclusivos con las ideologías políticas representativas del pueblo.

Pero me dirán que la estadidad, ni la libre asociación de acuerdo con la ley internacional de descolonización, no son instrumentos descolonizadores y tienen toda la razón. Pero si queremos un proceso donde toda la voluntad del pueblo participe, tenemos que incluirlas juntamente con la independencia. Así que por esa razón tenemos que incluir dos referendos: uno para aprobar la constituyente y otro para definir el destino político del estado previamente constituido.

Por ejemplo, si en el segundo referendo ganase la estadidad como instrumento de integración a los Estados Unidos, le tocaría al Congreso aceptar o rechazar la voluntad del pueblo constituyente.

Ahora bien, si fuese rechazado su dictamen, entiéndase bien que no es una petición ya que en una Constituyente no se pide, y sí se dictamina la voluntad soberana del pueblo, entonces nos quedaría el camino de elegir entre la independencia y una república asociada mediante una segunda vuelta. Aquí no quiero entrar en el proceso de establecer una Constituyente de pueblo ya que eso es tema para otro artículo.

Ahora quiero hablar de una constituyente de estatus, ya que si no entendemos bien la diferencia entre ambas podemos ser víctimas del engaño de parte de políticos que lo que quieren es seguir participando dentro del sistema colonial. Ya nosotros, el pueblo puertorriqueño, hemos experimentado la superficialidad de lo que es el desarrollo económico dentro de una colonia: lo que queremos es cambiar de sistema territorial donde nos beneficiemos todos y no solo el capital financiero como ocurre en estos momentos.

Una asamblea constitucional de estatus, lo que persigue es modificar la constitución vigente, en el caso nuestro el E.L.A., cosa que tampoco cuestiona la legitimidad de los cambios que se hagan en la misma. Por lo tanto, en el caso nuestro sabemos que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que Puerto Rico pertenece, pero no es parte de los Estados Unidos.

En otras palabras, validó a la isla como un territorio subjeto a las leyes territoriales promulgadas por el Congreso de los Estados Unidos y no reconoció al E.L.A. como el instrumento válido de nuestra relación con ellos.

Aunque el proceso para convocar la misma sea igual o parecido al de la Constituyente, la asamblea constitucional de estatus no persigue liberar a la isla de su estatus colonial sino modificarlo. Mientras que la constituyente de pueblo dicta al Congreso de los Estados Unidos, la voluntad firme y final del pueblo puertorriqueño.

Es importante tener en cuenta estas diferencias ya que el momento llegará para convocar una Asamblea Constituyente de pueblo, pues el momento histórico así lo pide. Solo basta unir esfuerzos y voluntades para parar este descalabro económico del cual ningún partido político nos puede sacar, ya que legalmente no tienen el poder que tiene el capital financiero que son los que manejan la voluntad de la política norteamericana y su Congreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s