Un terremoto derrumbaría Hacienda Las Lomas  

Texto, fotos y vídeo

JAIME TORRES TORRES

Prensa sin censura

Ceiba – En la salida de la PR-175 hay un letrero enorme del León del Este. Arriba, en dirección al sector Aguas Claras, decenas de familias temen perder la vida sepultadas si un sismo de alta magnitud provoca derrumbes y deslizamientos adicionales en la urbanización Hacienda Las Lomas en este pueblo.

Allí, en medio de la presente emergencia sísmica, no es fácil conciliar el sueño por temor a que, repentinamente, colapse el terreno donde yacen las estructuras que aún habitan poco menos 60 familias.

El León del Este, como se apoda el alcalde novoprogresista Ángelo Cruz, que va a su tercer término, no regresa desde poco después de las elecciones de 2016.

Cabe destacar que por su peligrosidad y vulnerabilidad ante derrumbes adicionales, en Las Lomas tampoco hay instalaciones recreativas seguras donde los niños se puedan entretener.

La pesadilla de los residentes de la urbanización es tal que en estas semanas de sismos prácticamente no han podido dormir. Al menos, los que pernoctan allí porque este medio alternativo visitó la comunidad y divisó decenas de casas inhabitadas.

Hacienda Las Lomas, como reportamos en 2017, se ha convertido en el cuento de nunca acabar y en el juego de la papa caliente.

Atrapados en la telaraña de las promesas incumplidas del alcalde Ángelo Cruz y otros funcionarios; con la mordaza que les impuso una reconocida institución bancaria; la desesperante pérdida de valor de sus casas y el miedo a una tragedia mayor, si se derrumba la montaña, una nube de desesperanza impide que las familias que aun residen allí miren con optimismo al futuro inmediato.

“El Banco (el Popular) nos condonaría la deuda de las hipotecas si nosotros cedemos los derechos de reclamación sobre daños a la propiedad y nos cederían el título de una propiedad que no sirve”, dijo la profesora Iris Mackenzie.

En octubre de 2016, previo a las elecciones, se iniciaron trámites de reubicación en estructuras de la antigua base militar Roosevelt Roads. Pero todo quedó en promesas. Los entonces senadores por el Distrito de Carolina, Pedrito Rodríguez y Luis Daniel Rivera, perdieron las elecciones. Los residentes esperaban que los legisladores electos, Nayda Venegas Brown y Eric Correa, atendieran sus reclamos, pero no lo hicieron.

Mientras, la ansiedad, la depresión y el estrés se apoderan de los residentes, que siguen en una especie de limbo sin la posibilidad aparente de que puedan hallar una solución jurídica para su dilema mayor: continuar pagando o no sus hipotecas.

“Los vecinos de Hacienda Las Lomas estamos sumamente preocupados. Primero, por los desprendimientos que han ocurrido en dos ocasiones de forma abrupta y los desprendimientos de piedras en la montaña. Cada vez que llueve baja agua como una catarata. Las calles están en malas condiciones, aparte de otras consideraciones como no tener los permisos de agua y luz. Estamos con permisos provisionales. No hay tranquilidad. Aquí no se duerme tranquilo”, dijo Maritza Huertas.

Como tantas otras personas, Huertas trabajó toda la vida y adquirió la casa de sus sueños para descansar en su retiro. Descanso es lo menos que ha tenido. “Soy una persona jubilada. Todos mis ahorros; los de toda una vida, los puse en esta casa porque es una casa preciosa, con un paisaje espectacular. Las ilusiones; el recibimiento de mi familia al ver lo linda que era la propiedad y después encontrarnos con este desastre y con este engaño. Me siento timada, engañada. A nadie le importó los sentimientos nuestros cuando reventara porque hubo estudios de suelo que revelaron que los terrenos no sirven”.

En récord tenemos una entrevista con el doctor Edwin Hernández, científico y catedrático especializado en suelos y erosión costera, que opinó en conversación con este periodista que la comunidad debía ser desalojada para evitar una tragedia porque es impredecible cuando pudiera colapsar la montaña donde se edificó Hacienda Las Lomas y por donde fluyen varios ojos de agua.

Los residentes Iris Mackenzie y Carlos Santiago, en entrevias previas, aseguraron que los deslizamientos se remontan a cuatro aproximadamente a 2013. Las doce familias de la Calle 2, las más afectadas, fueron reubicadas por la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Desastres (AEMED), pero Mackenzie y Santiago, residentes en la Calle 4, perdieron el contacto con ellas.

“Cuando se llamó a Terrazas de Ceiba en ese momento se indicó que era que el terreno se estaba acomodando”, dijo Mackenzie mientras Santiago, según se detalla en documentos, señaló que tras el negocio de Hacienda Las Lomas también están Bautista Real P.R., Black Point P.R., Juno Engenering y Antonio Hernández Cruz & Santana, entidades que, según los entrevistados, se acogieron a la ley de quiebras, al igual que Doral Bank, institución que financió las hipotecas de parte de las familias que invirtieron en Hacienda Las Lomas y cuyos activos fueron adquiridos por el Banco Popular de Puerto Rico, que ha concedido moratoria en el pago de sus hipotecas.

Ambas familias tienen órdenes de desalojo preventivo. En el pasado el alcalde Ángelo Cruz les prometió que el municipio les ayudaría con el alquiler de una estructura durante tres meses. Pero en 2016 ganó las elecciones y se olvidó.

“Él puede hacer más”, reconocieron entonces.

La gran falla o desliz de los contratistas de Hacienda Las Lomas es que se desarrolló el lugar sin la planificación correspondiente conforme a leyes estatales y federales. Aparentemente no hubo un estudio de suelo para certificar si el lugar estaba apto para la edificación de viviendas.

“Si uno pregunta el valor de su propiedad, lo primero que te dicen es que no vale absolutamente nada”, exteriorizó Santiago, esposo de Maritza Huertas, maestro retirado y cuya casa se sigue agrietando.

De hecho, revelaron que en Hacienda Las Lomas no hay sistema de alcantarillado pluvial porque la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) nunca lo autorizó. En su momento, así lo confirmó Zairimar Boschetti, portavoz de comunicaciones de la corporación pública.

Ante el limbo en que se encuentran, las familias acudieron a los tribunales, representados preliminarmente por el licenciado Oller y la licenciada Torrens. Los hijos de los esposos Mackenzie, hoy adolescentes, se vieron afectados emocionalmente, desmejorando entonces su aprovechamiento académico.

La abogada Fátima Seda Barletta, con peritaje en bienes raíces, publicó en su muro en Facebook que los vecinos de Hacienda Las Lomas y otras comunidades son protegidos por leyes federales.

“Aquellos afectados por vicios ocultos en la construcción de nuestras residencias; aquellos que hemos sido víctimas de constructores tramposos y que hemos sido perseguidos por entidades financieras que ocultan su verdadera responsabilidad, estamos organizándonos en una alianza para exigir nuestros derechos y rescatar nuestra inversión”.

Ante la presente emergencia sísmica, Prensa sin censura intentó infructuosamente gestionar una reacción de Francisco Bruno, supervisor del Negociado de Manejo de Emergencias para el Área Este, pero no devolvió las llamadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s