Río La Plata: un saqueo arqueológico sin precedentes

Texto:

Po Araní (Germán Luis Colón Martínez)

Eyaboa (María Virgen Caraballo Torres)

Fotos: Steven Montalvo

Para Prensa sin censura

Hoy los restos mortales de nuestros ancestros yacen como piezas de un rompecabezas que nadie podrá montar, como si de una carnicería se tratara.

Han sido interrumpidos de aquellas ceremonias que fueron realizadas para su descanso espiritual, tal y cual hoy depositamos los restos de nuestros familiares en los cementerios con el debido respeto.

¿Dónde están los profesionales que un día decidieron formar una agencia de defensores de nuestro patrimonio? ¿Acaso olvidaron el valor no sólo histórico, de nuestros pueblo ancestral, de nuestros abuelos del pasado, de aquellas madres, padres e hijos que dieron la batalla, que siguen siendo nuestros antecesores espirituales?

De ellos fue nuestra tierra y sigue siendo su hogar, su refugio, un lugar que fue invadido y saqueado hace 527 años atrás y que hoy vuelve a sufrir el atropello más grande la historia. 

Saqueadores modernos, movilizándose detrás de maquinaria pesada, mentes sin conciencia y título de profesionales sin compromiso con su pueblo ni con aquellos que les heredaron su propio ADN. 

Quizás para muchos leer estas breves palabras no sean suficientes para mover sus sentimientos. Ante tal atropello y masacre, no debemos olvidar que también tenemos familia y que los lugares de descanso eterno de los nuestros son muy sagrados. Nos mueve el corazón si fueran ellos los que estuvieran en esta situación, pero no olvidemos que gracias a estas personas que yacen en este lugar hoy por hoy estamos aquí.

Buscar a tu padre o madre entre tanta osamenta y no encontrar a quien es sangre de tu sangre, la madre que dio la vida, el padre que te vio crecer. La angustia sería grande y el dolor eterno.  

Nuestra gente merece hoy que se traten sus restos con dignidad, respeto, consideración, conciencia, ante una situación que durante años sigue pasando y que muchas voces se unen hoy para hacer un reclamo genuino de los derechos de los pueblo indígenas y de aquellos yacimientos que nos han sido heredados con el pasar de los siglos. 

Somos muchos hermanos unidos por un fin en común. Nuestro dolor parecerá silencioso pero ruge con la fuerza de un león y grita con la fuerza de nuestra sangre Taína ancestral.

¡Pedimos justicia! ¡Despierta Boricua! Es hora de luchar por lo nuestro!

¡El taíno Vive!

Reacciona el fotógrafo Steven Montalvo

“Me fui a visitar el yacimiento Arqueológico en Dorado para ver qué estaba pasando pero no había nadie: todo estába como lo dejaron destruído… La semana pasada estuvo lloviendo mucho en el Área Norte y cuando llueve se limpian los artefactos que están cubiertos de tierra y todo sale a la luz… Cuando llegué todo estaba expuesto: la cerámica, huesos humanos, fragmentos de vasijas casi enteras rotas… En el área Arqueológica parecía que hubo una matanza indígena como si hubiese pasado ayer. En el yacimiento se sentía mucha tristeza y se sentía la presencia de los ancestros: era algo bien desastroso; me dio mucho coraje y ganas de llorar.”

5 comentarios en “Río La Plata: un saqueo arqueológico sin precedentes”

  1. Lo que me llama más la atención es que nuestro gobierno y su más alta jerarquía no se pronuncian, no dicen nada, no les importa lo que pasa y tiene que ver con nuestros ancestros y herencia centenaria. Creo que solo se ha oído decir que el Instituto de Cultura, a través de sus expertos arqueólogos que visitaron el lugar junto al Alcalde de Dorado y otro personal, ha multado a esta compañía norteamericana contratada por el Cuerpo de Ingenieros federal por diez mil dólares. Como si el trastoque y los daños inimaginables hacia nuestro aservo cultural pudiera cuantificarse con dinero.
    Es muy triste y doloroso todo cuanto estamos viviendo. Es una de las afrentas que podríamos considerar como una de las más bárbaras cometidas contra el pueblo puertorriqueño en tiempos modernos.
    ¡Pero aquí no pasa nada, todo está bien y bajo control! SÍ, PEPE!

    Le gusta a 1 persona

  2. Es intrigante para mi el hecho de que el pueblo sea humillado otra vez y que no hagan nada. En el verano del 2019, el pueblo, en una manifestación sin precedente, se lanzo a las calles, muchos después de oír la expresiones con relación al tratamiento de los muertos desde el Huracán Maria. Sin embargo, esto es un acto de sacrilegio a nuestros ancestros que murieron antes que nosotros y ahora están expuestos a la intemperie y a los animales. Levántate otra vez, mi pueblo, las luchas no han parado, hay que seguir porque “una gaviota no hace verano.” Mi pensamiento, amor y fuerzas está con ustedes.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s