Emergencia ecológica y ambiental en Canóvanas

JAIME TORRES TORRES

Prensa sin censura

Canóvanas – Definitivamente la alcaldesa de este pueblo, Lornna Soto no transita por la PR-951.

A pasos de las históricas ruinas de la Central Canóvanas, justo en uno de los parajes más espectaculares del Río Grande de Loíza, una bomba de la quebrada Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) descarga miles de galones de aguas usadas al cuerpo de agua, que más adelante desemboca en la playa de Loíza.

El impacto a la biodiversidad y la fauna marina son espeluznantes. Y ni se diga el foco del contagio de enfermedades a los residentes del barrio La Central y sobre todo a los humildes pescadores que viven de la pesca de peces y crustáceos como la cocolía y el camarón.

Las imágenes hablan por sí solas. Un vertedero de escombros y basura contrasta la belleza del paisaje y las aguas de heces fecales y desperdicios sanitarios fluyen por galones, día y noche, sin que la alcaldesa penepé Lornna Soto y los funcionarios de la AAA se inmuten.

Lo reportado en esta nota no es un problema aislado. Se repite en lugares insospechados de Puerto Rico. Termina el 2019 y comienza el 2020, año electoral que ya mantiene bastante ocupada a Soto en su carrera a la reelección.

Durante la visita temprano hoy al lugar varios automovilistas señalaron a este medio alternativo que el problema es de siempre , confirmación elocuente del deterioro en las infraestructuras elementales de un País en que el capital arrasa con los recursos naturales.

Como siempre, posiblemente la AAA reaccione y envíe personal al lugar a corregir el desborde de la bomba de aguas usadas, pero el daño ecológico y ambiental parece irreversible.

La prensa corporativa no publica estas noticias. Tiembla el pulso y se quebrantan voces por no incomodar a los que en año electoral engrosarán sus arcas con la pauta de propaganda político partidista.

Si eso es lamentable, mucho más lo es la indiferencia del ciudadano promedio que mientras la corriente de aguas sucias y contaminadas no moje sus pies poco le importa asumir una posición de denuncia más proactiva y militante.

A los bañistas de la playa de Loíza, en las inmediaciones de la desembocadura del río al Océano Atlántico mucha precaución porque literalmente se bañarían en heces fecales. A los pescadores, cuidado con el contagio con enfermedades. Y a los que consumen pescados, cocolías y camarones no lo hagan por su salud y seguridad.

Compartan, por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s