Aunque los encarcelen, los aficionados seguirán jugando gallos

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Si se pensó que la determinación del juez boricua del Tribunal Federal, Gustavo Gelpí, a favor de la prohibición de las peleas de gallos en Puerto Rico, será un disuasivo para que los galleros desistan de su lucha en el Circuito Apelativo de Boston, sepa que aunque eventualmente los criminalicen y encarcelen continuarán con la práctica del deporte nacional.

Así lo informó hoy Don Juan Ramón Rivera Rivera, mejor conocido como Abuelo Pepito, vicepresidente de la Asociación Deportiva y Cultural del Gallo Fino de Pelea.

“Por ser un país de ley y orden vamos a acatar la decisión, pero eso no quiere decir que vamos a dejar de jugar gallos. Es bien probable que muchas galleras, por no decir todas, acaten la decisión, pero también puedo decir que el día 21 de diciembre habrá galleras que abran y se tiren a jugar gallos legalmente. Aunque nos van a catalogar como criminales, porque esa es la cosa que me pone mal porque es algo que hemos hecho continuamente por años y años, de un día para otro ya somos criminales”, dijo Abuelo Pepito al lamentar que, de ratificarse la prohibición en el Circuito Apelativo de Boston, no podrá celebrar jugadas benéficas como la reciente en Caguas en que donaron $11,725.00 mil a la Fundación del Hospital Pediátrico San Jorge.

La ley entrará en vigor el 21 de diciembre. Ese día las peleas de gallos serán proscritas en los 50 estados de Estados Unidos y en sus territorios, incluido Puerto Rico.

“Aquí se perdió una batalla, pero no la guerra. Vamos a seguir batallando y sé que cuando este caso se vea profundamente, con más detenimiento, artículo por artículo, la decisión puede ser revertida. Estoy casi seguro de eso. Es algo que se decidió sin argumentar los elementos como debe ser. Esa es la parte que me da un poco de esperanza”.

Abuelo Pepito sostuvo que la decisión del juez Gelpí es un atropello a los galleros y a la cultura del gallo fino de pelea.

“Ha sido una pena. Es un atropello demasiado grande. Teníamos nuestras esperanzas cifradas en nuestro juez boricua por varias razones: por entender y conocer el impacto que va a tener en nuestro querido pueblo. Si no podemos detenerla, definitivamente es algo que vislumbro que va a tener un impacto bien negativo en nuestra sociedad. Mucha gente va a tener que abandonar la isla, emigrar a otros países, pudiendo quedarse aquí. Lo harán pensando en el bienestar de los suyos. Otros menos afortunados van a tener que quedarse aquí sin poder hacer nada más porque muchos de los galleros no tienen otros medios de ganarse el sustento que no sea cuidando y castando gallos con dignidad. Eso a mí me conmueve. La razón por la cual estoy en la lucha tratando de detener eso es por estas personas”, indicó Abuelo Pepito, nuevo Campeón 2019 del Torneo Dominico-Boricua de Gallos de Pelea, celebrado esta semana en Santiago de los Caballeros, República Dominicana.

“Estoy triste. Leí la decisión del juez y he tenido que asimilar la noticia. Nos han hecho un daño que no tiene reparación, pero nosotros entendemos que tenemos opciones. No sé qué fue lo que pasó con el juez porque pensamos que él entendía, conocía y que desde el punto de vista constitucional podía dar el fallo a nuestro favor. Sabíamos que si era así ellos iba a ir en alzada a Boston, como lo vamos a hacer nosotros, y no lo hizo. Ahora es un poco más complicado, pero nosotros no nos vamos a quedar dados. Vamos a ser como lo que somos: lucharemos como el gallo fino de pelea. Tenemos que hacerlo en la corte y más aún ahora vamos a trabajar para lograr una extensión de tiempo y con dicha extensión poder entonces trabajar en un plan maestro más detallado con más personas a nuestro favor para demostrarle más allá de toda duda al Congreso que esa ley no puede establecerse aquí”.

El argumento que los galleros presentarán en Boston, representados por el licenciado Edwin Prado, es que la prohibición supone una violación a la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos que hace extensivo a los territorios los derechos a la libre expresión y asociación.

Es un argumento de peso que sorprende que no haya considerado el juez Gustavo Gelpí, persona ducha en asuntos jurídico-constitucionales.

“Es la parte que no logramos entender al ser el juez Gelpí una autoridad en asuntos constitucionales […] En este caso, que es tan lógico y tan obvio, en que se nos violaron todos los derechos, donde no tuvimos oportunidad de presentar información de impacto, realmente no sé lo que pasó con el juez Gelpí. Todavía no lo creo. Sí pensamos que cualquier otro juez por nuestra situación política podía coger el caso sin muchas esperanzas. Pero conociendo al juez Gelpí esperábamos que hiciera una evaluación justa porque hay los elementos en la demanda para llevar a cabo una decisión que la avalara”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s