Porque los mudos hablarán…

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Días atrás visitamos el albergue El Buen Pastor en Cidra, que ofrece servicios a ancianos enfermos, solos y olvidados.

En una habitación encontré dos abuelitas encamadas. La radio tocaba salsa a un volumen exagerado.

Lo apagamos y rezamos el Rosario, meditando los misterios gloriosos.

Por una fuerza espiritual que no comprendo del todo, terminamos tarareando canciones de fe, como “Alma Misionera” y “Pescador de Hombres”, entre otras.

De repente, una de las ancianas, mayor de 90 años y muy frágil de salud, comenzó a persignarse, a tararear las melodías entre dientes y a decir: “Amén, Amén, Amén…”

Nunca, durante un año, la escuchamos articular una sola palabra.

El Rosario y las alabanzas soltaron su lengua.

Ayer regresamos y rezó un Avemaría a viva voz.

Y es que escrito está:

“… Cantará la lengua del mudo”. (Isaías 35; 6)

Comparte este testimonio. Feliz sábado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s