Los caballos realengos de Vieques amenazan la salud de turistas y residentes

Por Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Las calles de Vieques apestan y están repletas de moscas.

El problema es ocasionado por la proliferación de caballos realengos, que la administración municipal de la Isla Nena ha sido incapaz de resolver.

 

Provocan accidentes automovilísticos cuando, súbita e inesperadamente, cruzan las calles de la Isla Nena.

Caminan a las zonas residenciales y se alimentan de las sobras de alimentos depositados en zafacones.

Merodean escuelas, playas, parques, canchas y otros lugares públicos, donde se observan sus desechos biológicos.

Es la crisis de la proliferación de equinos en Vieques, un asunto fuera de control que afecta la calidad de vida de sus habitantes.

El problema es de tal magnitud que se sospecha que algún día la población de potros podría ser mayor que la de personas en la isla municipio.

El pasado fin de semana este medio alternativo visitó la Isla Nena y se tropezó con decenas de caballos que a veces mueren impactados en las vías públicas y a su vez empeoran la crisis de sanidad ambiental y salud que afecta a turistas y residentes por la proliferación de moscas que invaden incluso los hoteles de cinco estrellas.

“Constituyen un peligro por los accidentes frecuentes y pueden ocurrir fatalidades. Se aprobó una ordenanza municipal y hubo un intento fallido para remover los caballos y el poder ejecutivo lo abandonó”, dijo a este medio Gipsy Córdova, presidente de la legislatura municipal de Vieques.

Cuando Córdova habla del “poder ejecutivo” se refiere al alcalde popular Víctor Emeric Catarineu, a quien según una encuesta entre ciudadanos y porteadores públicos se considera “un fracaso” y “enemigo de los mejores intereses del pueblo viequense”.

Emeric, que aspira a su tercer término por el Partido Popular Democrático al frente de la poltrona municipal, ha sido incapaz de resolver el problema de la proliferación de moscas que amenaza la salud de residentes y visitantes. Sucede que en el vertedero también hay un cementerio improvisado de animales, en particular caballos.

“El problema de las moscas se ha salido de control. El vertedero está localizado en el área este de Vieques y los vientos impulsan todo hacia la zona de la población”, ilustró el presidente de la asamblea municipal.

Este medio logró acceso al Proyecto de Ordenanza # 42 que fue aprobado por la Legislatura Municipal de Vieques y firmado por el alcalde Víctor M. Emeric Catarineau.

Pero al sol de hoy es letra muerta.

Como en el pasado, tal parece que falta voluntad política, aunque durante la administración (2008-2012) de Evelyn Delerme, se intentó resolver el problema.

“Pretendían recoger los caballos y ubicarlos en el área oeste, haciendo este mega corral. Eso fue durante la administración de Evelyn Delerme (PNP), pero se levantó bandera roja porque esos mamíferos se agrupan en manadas y hay una realidad y es que no todos pueden estar juntos. Se ordenó un estudio y se encontró que se necesitan corrales especiales porque hay animales maltratados por eso mismo”, reveló en una investigación de este medio la joven Arian Alejandra Cruz Pérez, graduada de Periodismo, residente en Vieques y quien ha denunciado la proliferación de los equinos en bitácoras publicadas en Internet.

La calidad de vida en Vieques se ha afectado considerablemente por el descontrol de los equinos. En la pasada Luna Llena se observaron potros en porfía por potrancas en celo en plenas vías de rodaje.

“Hay ocasiones en que tenemos que frenar súbitamente porque esos animales salen del monte disparados. Son manadas considerables de caballos. En el Balneario Sunbay, por ejemplo, se pueden contar entre 30 y 40 en una sola área. De Sunbay los sacan y entonces los caballos se dirigen a la carretera a ocasionarle problemas a la gente que va a trabajar”, sostuvo Cruz Pérez.

Los vecinos, por la desnutrición y la pobre alimentación de los equinos, han invertido en el diseño de cuadros en rejas y tapas de acero para los drones de manera que no sustraigan los desperdicios.

“Con el hocico le dan hasta que las mueven y un tubo de agua que vean accesible le darán y le darán con las patas hasta romperlo para beber agua. Se ven casos raros como los de caballos bebiendo de la fuente del balneario. Todo esto por dueños irresponsables que los usan para cabalgar cuando hay fiestas, pero los otros días están realengos porque los sueltan”, denunció Cruz Pérez.

La proliferación de equinos en Vieques representa un problema muy serio de salud pública. Falta voluntad del gobierno municipal de Vieques para controlar la situación en aras de una mejor calidad de vida para los habitantes de la Isla Nena.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s