Nueva evidencia sobre toxicidad de las cenizas fortalece convocatoria a manifestación contra AES

Agencia ambiental federal rechaza realizar vistas públicas en Puerto Rico sobre peligrosas enmiendas a la reglamentación sobre manejos de residuos de carbón

Prensa sin censura

 

A investigaciones científicas como la de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico, que establece una tendencia al aumento en enfermedades y muertes en la región de Guayama por la quema de carbón, se suman los escandalosos resultados de un nuevo estudio realizado a cenizas de carbón expuestas en varias comunidades, y producidas por la empresa carbonera AES Puerto Rico.  Ante esta alarmante realidad, el colectivo Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC), convocó a una manifestación frente a la planta de carbón en Guayama, el próximo sábado 24 de agosto de 2019, desde las 10am, para insistir en el cierre de las instalaciones.

 

Diversas comunidades y organizaciones han exigido, durante más de un año, al gobierno y sus diversas agencias, que declare un estado de emergencia nacional ante el grave riesgo a la salud que representa para todo el país la contaminación diaria del agua, aire y suelo por la carbonera AES. El gobierno aún no emite la declaración que abriría paso a convertir los reclamos comunitarios en acciones protectoras de la salud pública y la calidad de vida colectiva en la isla.  

 

Estos reclamos se fortalecen frente a un nuevo estudio comisionado por Earthjustice, principal organización de derecho ambiental sin fines de lucro de interés público en Estados Unidos. El análisis científico determinó que el nivel de arsénico, uno de los elementos más tóxicos que existen, se encuentra en las cenizas a niveles que la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA por sus siglas en inglés) considera dañinos para la salud humana.

 

En las tres muestras analizadas, tomadas en la Urb. Parque Gabriela y la comunidad Ranchos Guayama en Salinas, y el Conector Dulces Sueños de Guayama, los niveles de arsénico oscilan entre 6 y 15 partes por millón (ppm). Estos niveles son de 9 a 22 veces el nivel de seguridad establecido por la EPA para el arsénico en suelos residenciales, y de 2 a 5 veces el nivel considerado seguro para el suelo en propiedades industriales.  La EPA podría basarse en tales resultados para ordenar una investigación bajo el programa de Superfondo.

 

Los mismos niveles de arsénico podrían existir en 18 lugares en Guayama, Salinas, Arroyo y Santa Isabel, donde las cenizas tóxicas están expuestas y cercanas a residencias, escuelas, hospitales, ríos, quebradas y agua de pozo.  Idéntico riesgo existe en Caguas, donde recientemente líderes de la barriada Morales aseguran que hay cenizas de carbón descubiertas cercanas a sus residencias y a la escuela de la comunidad.  En el 2007, la AES envió a Caguas 2,610 toneladas de sus cenizas tóxicas.

 

Estos contundentes hallazgos son revelados mientras la empresa AES Puerto Rico, a través de su nuevo presidente y principal ejecutivo en la región del Caribe, Jesús Bolinaga, y su Gerente de Operaciones, Elías Sostre, niegan que su operación cause daños al ambiente y la salud.  A tono con la postura del negocio de AES, el Depto. de Salud y el Depto. de Justicia, antes y después de Ricky Rosselló, siguen sin investigar cómo los reclamos comunitarios de salud se relacionan con la quema de carbón y los crímenes ambientales de la carbonera.  

 

Incluso la salud de los residentes en Puerto Rico podría empeorar, si la EPA aprueba las enmiendas propuestas al reglamento de manejo de los residuos de la combustión de carbón; pues implicaría ampliar la cantidad de cenizas de carbón que empresas como AES pueden acumular en sus predios. Ello para promover el uso de estos contaminantes como relleno de construcción, y para el diseño de jardines y parques.  

 

Además, liberaría a AES de la responsabilidad de limpiar la contaminación del agua subterránea, causada por la montaña de cenizas de carbón en Guayama. Incluso no tendrían que realizar más inspecciones requeridas, control de escorrentía, estricta minimización de polvo fugitivo ni monitoreo de aguas subterráneas.

 

A pesar de que Earthjustice y la Resistencia RCC solicitaron formalmente a la EPA que se realizaran vistas públicas en Puerto Rico, especialmente en Guayama donde sus residentes son los más afectados por las acciones propuestas, la agencia federal hizo caso omiso a la petición y sólo celebrará una audiencia en Washington.

 

La Resistencia RCC emplazó a la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, a los legisladores estatales y al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), para que sean más estrictos que la EPA al ejercer su deber de proteger la salud, el ambiente y la vida de las personas, y aprueben leyes y reglamentos que prohíban todo depósito y uso de cenizas de carbón en Puerto Rico.

 

Las comunidades ya no toleran la complicidad del gobierno con AES, por este ignorar los problemas de salud de vecinos de pueblos costeros como Humacao, Guayama, Salinas y Peñuelas, y pueblos del centro como Caguas; así como ignora el riesgo a la calidad del agua de pozo allí y en pueblos del norte y oeste del país como San Juan, Toa Alta, Dorado y Mayagüez, donde se depositaron las cenizas tóxicas de la AES.  

Con la manifestación a realizarse frente a la planta de carbón, las comunidades continúan exigiendo:

1. la suspensión inmediata de toda negociación de contratos nuevos con la AES, incluyendo su nueva empresa “Fluence”.

2. el monitoreo y descontaminación de todas las áreas afectadas por el depósito de las cenizas tóxicas, incluyendo la remoción total de la montaña de residuos en su planta en Guayama.

3. el cierre inmediato de la planta de carbón, anteponiendo la calidad del aire, agua y suelo, y la salud de las comunidades afectadas sobre las metas económicas de la AES; sin olvidar de parte del gobierno un plan de transición justa para las trabajadoras y trabajadores afectados por este cambio.

4. obligar a AES a asumir su responsabilidad, como empresa criminal ambiental, por el daño a la salud de las personas afectadas por sus operaciones, y a que salga del país.

En la manifestación contra AES estarán presentes, entre otros, el Dr. Gerson Jiménez, Director Médico del Hospital Menonita de Guayama, el Dr. Obed García, Presidente del Comité de Salud Pública y Ambiental, del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, el Dr. Víctor Ramos, Presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, y representantes de organizaciones de trabajadoras y trabajadores.    

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s