Editorial: Tras el Paro del Siglo, el problema no es el títere, sino el titiritero…

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

El Paro del Siglo, como recordaré la marcha del lunes 22 de julio de 2019, no solo debe perseguir como fin ulterior la renuncia o el residenciamiento del gobernador Ricky Rosselló, sino la descolonización de Puerto Rico.

Somos la última colonia de América y gobernadores como Rosselló, Luis Fortuño, Alejandro García Padilla y otros, han sido títeres del Imperio que 121 años después sigue saqueando el territorio.

Aunque las corruptelas de otras repúblicas nos convencen de que un gobierno decoroso y pulcro tampoco está garantizado por la independencia, la realidad es que la corrupción también es un mal intrínseco a los colonizados que, en posiciones de poder, son peores que los colonizadores y manipulados a gusto y gana por el estado dominante.

La dialéctica, tras el Paro del Siglo, debe ser reflexionar con sinceridad si la inminente salida de Ricky Rosselló arrancará de cuajo los males de la corrupción e inversionismo político.

Sabemos que no. Hoy es Ricky. Mañana podrían ser Carmen Yulín, Alexandra Lúgaro o Jénnifer González y el problema se perpetuará porque está profundamente enraizado en el andamiaje político de un sistema controlado la gusto y gana por el Congreso de Estados Unidos.

En las elecciones coloniales de 2020 nuevamente el Pueblo será el gran perdedor porque se prolongará el status quo y el Imperio continuará descargando toda su hegemonía sobre Puerto Rico a través de la Junta de Control Fiscal, de la imposición de un comercio unilateral y del dominio de nuestros puertos y aeropuertos.

La historia, sin embargo, podría ser diferente si el 1.2 millón de puertorriqueñxs que el lunes 22 de julio paralizó el Expreso Las Américas reconoce que el poder está en sus manos y comprende que el problema no es Rosselló sino el Congreso.

Me hablan de educación, pero ¿qué tipo de educación? ¿Contar la historia colonial de Puerto Rico? Se supone que la persona promedio que asistió al Paro del Siglo la conozca.

La ficha de tranque es la falta de identidad y respeto a nosotros mismos y, por consiguiente, a la Patria. Aspiramos a lo mejor de dos mundos; al confort y la comodidad; a viajar por el Mundo con el pasaporte gringo y, en el peor de los casos, diluirnos en cualquiera de los 50 Estados si otro huracán nos destroza o si se acaba el poco trabajo disponible.

Sin embargo, es hora de reconocer que un ciclón categoría cinco nos desfalca: el de la clase política de Rosselló y sus secuaces que venden el patrimonio y privatizan los recursos naturales del País, como recientemente reseñamos al cubrir el desarrollo indiscriminado del magnate John Paulson en la reserva ecológica del Río Espíritu Santo en Río Grande.

Los que aseguran que Carmen Yulín Cruz es la esperanza, ya que hablamos de privatización y venta de lo poquito que nos queda a los grandes intereses, recuerden que tuvo que vender el Estacionamiento Municipal de San Juan, conocido como el Parking de Doña Fela, para pagarle el Bono de Navidad a sus empleados.

En estos días de marchas en el Viejo San Juan ha sido motivo de vergüenza observar el deterioro de las calles adoquinadas de la ciudad amurallada y la pestilencia que permea en sus alrededores. ¿Lo haría diferente como gobernadora?

El 1.2 millón de puertorriqueñxs que marchó el lunes tiene en sus manos el futuro del País. Si decide votar debe ponderar concienzudamente por quién o quiénes lo hará . Y debe entender que Puerto Rico lo necesita para renacer de las cenizas y eso conlleva renunciar a las comodidades del establishment estadounidense para reconocer que todos nos debemos sacrificar como hicimos el lunes durante cuatro horas expuestos a un implacable sol y luego arriesgando la salud bajo un fuerte aguacero.

Es entender que el PNP y el PPD ya no tienen justificación alguna en el espectro político partidista de Puerto Rico. Es comprender que el PIP, en lugar de educar y promover el consenso y la unidad, más bien fue un ente disociador y algo así como un club social que se ha dedicado a vivir del fondo electoral de la colonia que tanto critica.

Es comprender que tampoco es Alexandra Lúgaro por Victoria Ciudadana, ex candidata independiente a la gobernación que tiene los medios de comunicación, los recursos y las redes, pero carece de madurez política y de sintonía real con el Pueblo.

En todo caso, la doctora Marcia Rivera sería una extraordinaria candidata a la gobernación por VC por razones de sobra que luego compartiremos en una columna de opinión que dedicaremos al movimiento al que le dimos nuestro endoso porque a estas alturas no se concibe que el PNP y el PPD, con la fiscalización cosmética del PIP, sigan haciéndole el juego al imperio.

Eso sí, VC no puede pretender administrar una colonia ingobernable. Y lo saben.

Después del Paro del Siglo, el ciudadano promedio aspira a que las figuras decentes de los partidos mencionados se sienten a la mesa, incluso junto a parte de los artistas que convocaron a sus fans a las marchas históricas del 17 y 22 de julio, para delinear la estrategia para liberar a Puerto Rico del yugo colonial estadounidense.

Porque si se enfría la cosa y nos desatendemos aparecerán otros peores que Rosselló porque, a fin de cuentas, el problema no es el títere, sino el titiritero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s