Editorial: El día en que el Pueblo despertó

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Parecía imposible por la resignación, conformismo e inercia que, según los estudiosos de la sicología social, caracterizan a los colonizados.

Pero bastó la divulgación de un chat prepotente, burlesco, ofensivo, discriminatorio, depravado y de odio para que el Pueblo despertara.

Muchos no podían creer que un gobernador y su alto personal ejecutivo de confianza se lanzaran la maroma de utilizar las aplicaciones de comunicación digital, posiblemente durante horas laborables, para denigrar a la mujer, burlarse de los homosexuales, las personas obesas y con limitaciones físicas, pero sobre todo lanzar sombras sobre la oposición y literalmente conspirar para manipular la opinión pública y enriquecerse con el dinero del Pueblo.

Ese Pueblo, que parecía sedado, enajenado e hipnotizado por los políticos de turno, demostró que tras cinco siglos de colonialismo le queda mucha dignidad.

Sin convocatorias de la oposición política del gobernador Ricardo Rosselló, la indignación fue de tal magnitud que poco a poco se movilizaron al Viejo San Juan para exigir la renuncia del primer ejecutivo del País.

El chat de Telegram fue divulgado durante el pasado fin de semana y de inmediato el Pueblo comprendió que, aparte de traicionar su confianza, solo un joven desquiciado, engreído, prepotente e inmaduro podía proyectar a Puerto Rico ante el Mundo de manera tan desvergonzada.

La marcha del miércoles 17 de julio del 2019 será recordada como el día en que un Pueblo despertó.

Este medio alternativo informó esa noche que extraoficialmente alrededor de 800 mil personas de todas las edades se movilizaron al Capitolio y posteriormente al Parque del Quinto Centenario en una demostración de resistencia sin precedentes.

El miedo paraliza y neutraliza, pero Puerto Rico, en su mayor parte sus jóvenes, demostró que eso es cuento del pasado.

Las marchas han continuado y continuarán, a pesar de la opresión de la policía y la fabricación de escenarios y presunta evidencia, hasta que el gobernador Rosselló renuncie y abandone la Fortaleza o la Legislatura inicie el proceso de su residenciamiento, conforme a la Sección XXI del Artículo III de la Constitución de Puerto Rico.

Ya el Colegio de Abogados confirmó que hay causa para su residenciamiento, proceso que el presidente cameral Carlos Johnny Méndez ha dilatado, pensando más en la suerte del Partido Nuevo Progresista a pocos meses del año electoral.

Ricardo Rosselló se ha convertido en el “hazme reír” y en la burla del ciudadano promedio. El Mundo prácticamente exige su renuncia y los medios internacionales reseñan el escándalo que ha confirmado que desde el primer día la gobernación de Puerto Rico le quedó grande.

La situación se le complica luego de que el Centro de Periodismo Investigativo revelara un esquema de corrupción y enriquecimiento ilícito que, con su absoluto conocimiento, orquestaban su amigo íntimo Elías Sánchez Sifonte y los funcionarios de confianza y extremo poder Edwin Miranda y Carlos Bermúdez, artífices de la manipulación de la opinión pública durante los dos años y medio transcurridos de la administración Rosselló.

Las manifestaciones y marchas continuarán, incluso en gran parte de los 78 ayuntamientos del País. Mientras usted lee este editorial miles le gritan “Ricky renuncia”.

La indignación es sin precedentes que los políticos de su propio partido así como congresistas le piden que renuncie, reclamo al que se ha unido la clase artística, representada por figuras como Bad Bunny, Residente y Ricky Martin, entre otras.

El lunes 22 de julio desde las 10 a.m. se efectuará una marcha que esta vez se apoderará del Expreso Luis A. Ferré.

Se espera que duplique la asistencia extraoficial de entre 500 y 800 mil personas que se manifestaron el miércoles 17 de julio de 2019, el día en que un Pueblo despertó cansado de las mentiras, la corrupción, la venta del patrimonio nacional, la hipocresía, el cinismo y la reverencia al capital financiero de la administración más inmoral y anti puertorriqueña de la historia: la de Ricardo Rosselló.

Pueblo cuyo siguiente paso, después de la renuncia, residenciamiento o destitución del gobernador. será ponerle fin a la colonia, causa de todos sus males, incluido los Rosselló.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s