Alcaldesa de Loíza recuerda la insensibilidad de Rosselló y su equipo tras la catástrofe del huracán María

Julia M. Nazario Fuentes

Alcaldesa de Loíza

Especial para Prensa sin censura

Es que nunca sintieron miedo, frío y mucho menos hambre.

Después del Huracán María tuve la oportunidad de llegar al Centro de Convenciones, donde ubicó el COE, en cuatro ocasiones. Llegué agotada, con el corazón hecho pedazos y destruida: mi pueblo estaba devastado, sin luz, agua, techos y muchos con hambre. Salí de allí más destruida, allí había luz, aire acondicionado y mucha comida (Lo sé pues frente a nosotros pasaron carritos llenos de comida y mucho más).

Me encontré con alcaldes de todo Puerto Rico que nos abrazamos llenos de dolor y con el mismo sentir, aquello se apartaba de la realidad.

Los del chat, no sé cómo, ya tenían el mismo chaleco: ostentoso y con un visible logo. Reían y en su cara no había ni una pizca de preocupación. Cada vez que iba, me sentía menos atendida y entendida. La cuarta vez dije: “no vuelvo, esta gente no entiende de lo que se trata, esta falta de sensibilidad me mata”.

AHORA LO ENTIENDO MEJOR: enajenación total de la realidad de las necesidades del pueblo, es que nunca sintieron miedo, frío y hambre. En nuestro caso, llegó mucha ayuda de fundaciones, organizaciones, artistas, iglesias, la comunidad Judía y congresistas (igual buscones), lo que nos ayudó a no echar de menos a ese grupúsculo engreído.

Jugaron a gobernar, y una mala jugada, sacó la verdad a la luz y puso al descubierto su vileza.

Los próximos días serán cruciales para Puerto Rico. Es posible que nos gobierne una persona por sucesión y no electa por el pueblo y qué tal si por ello mismo, supere todas las expectativas (solo digo).

Las personas responsables para que esa sucesión sea viable y la que sea la persona adecuada, estoy segura que lo harán poniendo a Puerto Rico primero.

Hay que cerrar este capítulo para dar paso a uno lleno de esperanza. En Puerto Rico hay muchos hombres y mujeres (de todas las ideologías y partidos) con la capacidad para echar adelante este país. Incluyendo una juventud preparada, inteligente y sin ínfulas de grandeza; por cierto ellos no son “hijos talentosos”, sino hombres y mujeres de bien, que están deseosa de servir y servir bien.

Así nos ayude Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s