Escandaloso el maltrato de animales en Puerto Rico

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Las calles de Puerto Rico apestan a carne en estado de descomposición.

Son los cuerpos de los cientos de perros y gatos que diariamente mueren aplastados en las vías públicas del País, que literalmente se han convertido en un matadero donde los automovilistas no pocas veces deciden aplastar al can que cruza la carretera antes de impactar su vehículo contra la valla.

Es una asquerosa impresión la que se lleva el turismo que visita la Isla y una imagen de fuerte impacto emocional para nuestros niños, que revela la decadencia de la sociedad puertorriqueña.

(Cementerio de animales muertos en Vieques)

A la matanza de animales domésticos se suma la terrible realidad de jaurías silvestres que sobreviven en montes y solares baldíos, representando un serio problema de sanidad pública.

En Navidad aumenta el problema de los perros que se escapan o mueren por problemas cardiovasculares por la falta de legislación y supervisión policíaca que regule la detonación de explosivos.

Además, con la ola migratoria a Estados Unidos, son muchas las familias que al liar sus bártulos se olvidan de sus mascotas, abandonándolas a su suerte.

La crueldad hacia los animales es tan insospechada que el personal de las perreras recoge y remueve animales de las calles, pero inmediatamente los pone a dormir a través de la eutanasia.

En los refugios, que se supone ofrezcan animales en adopción, la situación es igualmente dolorosa.

“Llevé a Cindy al refugio del municipio de Carolina porque pasaba mucho tiempo sola mientras trabajaba. Recuerdo que al verme partir lloró mucho. Cuando llegué a mi casa en Río Grande extrañé su compañía y decidí irla a buscar. Cuando llegué, dos horas después, ya la habían puesto a dormir”, reveló entre sollozos Raquel Figueroa.

En una reciente visita al veterinario de mi perra Chanel, supe que tampoco son pocos los amos que optan por la eutanasia para sus mascotas cuando enferman de la piel y se rascan desesperadamente para controlar el picor.

“Las enfermedades de la piel se pueden tratar con cortisona y otros fármacos, pero son recurrentes. Muchas personas no soportan el mal olor y las ponen a dormir”, me dijo con tristeza el doctor Lemuel de Jesús.

(Mi sata Gía)

La proliferación de perros y gatos revela la ausencia de política pública para controlar su reproducción en Puerto Rico. En ocasiones se han intentado aprobar proyectos de ley para regular la adopción, fijar penas más severas contra el maltrato y responsabilizar a los dueños de mascotas con la vacunación anual contra la rabia y la esterilización de sus perros y gatos.

Pero los proyectos, por falta de voluntad legislativa y porque no es prioridad de las administraciones que durante los pasados 40 años se han intercambiado el poder, se engavetan o sencillamente se ignoran.

Días atrás la licenciada Yolanda Álvarez, defensora de los animales, reveló que el abandono de mascotas es un “problema mayor” en Puerto Rico.

“Siempre, desde antes del huracán María, en que se recrudece el problema, ha habido abandono de animales en la Isla. El problema es que mientras continúe la reproducción y las personas los críen de manera irresponsable y sigan naciendo, la gente los va a adquirir de manera impulsiva para luego lanzarlos a la calle”, dijo Álvarez en una entrevista para un telenoticiario local.

(Mi sata Chanel)

Explicó que la Ley 154, que regula la protección de los animales en Puerto Rico, es muy abarcadora, pero ha sido muy complicada su implantación.

“No puedo acusar a la Policía, pero sí hemos tenido problemas con agentes que se niegan a atender los casos o que dicen que con tantos problemas que hay en la Isla no pueden atender asuntos de animales. Eso demuestra un grado de insensibilidad, incluso de parte de las personas que los abandonan”, argumentó Álvarez al recordar que abandonar un animal es un delito grave, cuya pena consiste de tres a seis meses de prisión.

“La ley establece que si por el abandono sufre lesión física grave, incluso la muerte, el delito aumenta y puede ser sentenciada hasta ocho años de cárcel”.

Recientemente el representante Manuel Claudio sometió los proyectos 2023 y 2024 para ordenar a la Judicatura y al Departamento de Justicia a educar a su personal sobre el maltrato de animales. Sin embargo, no fueron aprobados en la sesión que concluyó.

El problema de los animales abandonados en Puerto Rico no se circunscribe a perros y gatos, aclaró la rescatista y activista social Sonia Cruz.

“Nosotros hemos rescatado caballos, tortugas, animales exóticos y culebras son parte de este problema social. Los rescatistas hacemos el esfuerzo por rescatar estos animales, pero las personas no te adoptan los perros y gatos que rescatamos, curamos, vacunamos y esterilizamos. Prefieren pagar por un animal que no conocen su procedencia y cuánto les va a durar”, reveló Cruz.

Mientras, el problema sigue de mal en peor. Los rescatistas de animales no dan abasto y los que se dedican a estas tareas lo hacen sin la ayuda financiera del estado.

“No recibimos cooperación de las mal llamadas autoridades ni del gobierno. Los municipios reciben partidas para atender la problemática, pero no se utilizan o se usan en otros asuntos. Aquí el trabajo lo hacemos los rescatistas, por nuestra cuenta y aportando de nuestros bolsillos y dependemos de quién nos pueda dar algún donativo o donación porque la realidad también es que los veterinarios cooperan muy poco”, explica Sonia Cruz, que al presente cuida cinco perros y diez gatos rescatados.

(Rescatista y activista social Sonia Cruz)

“Ahora mismo no puedo rescatar más y lo único que puedo hacer es salir a alimentar a los que encuentro realengos y abandonados”.

Además, las clínicas de vacunación y esterilización pasan inadvertidas porque las personas carecen de educación sobre las responsabilidades sociales que conlleva ser dueños de mascotas.

¿Cuántos perros y gatos morirán hoy arrollados por autos? ¿Cuántos serán envenenados, maltratados a palos o abandonados?

“Esta es una problemática muy profunda en Puerto Rico. En Europa, con un problema parecido, se orientó y educó a las personas y hoy no tienen el problema de animales realengos y abandonados. Es algo que podemos superar, pero urge la educación y la coordinación con agencias que sí disponen del dinero para ayudarnos”, puntualizó Cruz.

Mientras, las calles de Puerto Rico seguirán apestando a canes podridos. Las marcas de purinas y otros productos se seguirán vendiendo, en particular para alimentar a los cachorros. Pero cuando los puppies lleguen a la edad adulta, se enfermen o necesiten de atención o cuidado especial de seguro terminarán en la calle, realengos sin el cariño y la compañía de los amos a quienes sonrieron moviendo felices sus colitas…

20 comentarios en “Escandaloso el maltrato de animales en Puerto Rico”

  1. Era rescatista y lo tuve que dejar. En ese momento tenía alrededor de 25 perros y 4 gatos. En 10 años han muerto por edad y condiciones relacionadas a la edad. Me quedan 13 perros y AHORA 7 gatos y una colonia de gatos que alimento y estoy tratando de esterilizar. PERO es verdad los veterinarios no cooperan. Todo es ganancia. Una de mis perras de 15 años desarrollo insuficiencia cardíaca. La lleve al vet y la visita me salió en sobre $300 y la medicina recetada en $100 por una onza. Por el mes eran $240. Imposible para una pareja con solo seguro social costear eso y las visitas de seguimiento. Me di a la tarea de buscar en google y conseguí una persona que me oriento y para cuento corto la medicina por un mes me cuesta $60. El diurético que tiene que tomar me lo cobraron a $0.60 y la farmacia de la comunidad me cobró $0.10. El vet no estaba muy contento y no quiso enviar la receta por fax, tuve que hacer la diligencia. Por culpa del alto costo de la medicina hubiera tenido que poner mi perra a dormir. Otro medicamento que me ofrecieron hubiera costado $700. Se imaginan, ni para un humano. No se conformen con los costos de los veterinarios. A veces es mejor pedir la receta y comprar en otro lugar.

    Me gusta

    1. Yo me Di cuenta de eso y siempre pido receta para comprar fuera en farmacia de Pueblo y créanme se ahorra.Un medicamento q me vende el vet.a $10.00 lo he conseguido a 60 centavos.Ojo no se dejen engañar.El vet. Sólo piensa en llenarse el bolsillo y no se hacen empaticos a situaciones económicas de nadie.Y ganan en med. Y placas si no hay fracturas no son necesarias, al igual que el humano los rayos x dañan la sagre de nuestros peludos…y yo rescate uno de la calle y tengo dos Bassets viejitas.

      Le gusta a 1 persona

  2. Esto es deprimente, no aceptable y de gran ignorancia de un pais como el nuestro.
    Todo Humano que no ofrezca prioridad a un Ser con Vida, ANIMAL en necesidad, no merece vivir.
    Desgraciadamente, esta isla no cuenta con lideres gubernamentales que presenten respecto, compasión y empatía por nuestro Reino Animal.
    No hay apoyo ni respeto hacia nuestros grupos e individuos rescatistas, ni a ninguna ley escrita en papel, como esta.
    Lo que no saben aun, es que están demostrando que nuestra isla, es un país calificado como Tercer Mundo, donde TODO SER SUFRE.
    TODO INDIVIDUO TIENE EL PODER DE CAMBIAR ESTE ESCENARIO TAN INDIGNANTE EN ESTA ISLA, PERO PREFIEREN NO PRESTAR ATENCIÓN A ESTE GRAN PROBLEMA.
    DA VERGÜENZA EL VER A NUESTROS ANIMALES ABUSADOS, MALTRATADOS, ENVENENADOS, MUTILADOS Y MATADOS POR EL HOMBRE PUERTORRIQUEÑO.
    ESTO DEMUESTRA SER UNA CULTURA INEPTA, ASQUEROSA, IRRESPONSABLE , E IGNORANTE.
    Nunca regresare a mi isla mientras está actitud general de ignorancia exista.
    ¡BIENVENIDO AL TERCER MUNDO, PUERTO RICO!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy de acuerdo es una desgracia y mancha el nombre de los boricuas responsables. Lo que hacen los rescatistas y organizaciones es admirable. Estos sacrifican todo por salvar a estos angelitos. Es una crisis que no describo de tercer mundo ya que esta expresión no se usa y en Colombia el gobierno se encarga de los animales mucho mejor. Voy a Puerto Rico a cuidar a mis papás y se que rescataré y salvaré a perros porque no soporto verlos sufrir. Allí a nadie le importa. Les pasan por el lado y ni los miran. Los atropellan y no se paran. Los botan como basura por las playas, el monte, en los shopping centers. Cuando rescato me dicen que estoy loca que porque hago eso. Tengo que defender mis perritos con mis garras. Hasta en discusiones con familiares por defenderlos. Ahora tiene los Spayathon pero con todo y eso no se esterilizan muchos. Hay gente sin transportación. Lo mejor sería una veterinaria ambulante esterilizando. Yo hago lo poquito que puedo para darles una segunda oportunidad a estos angelitos. Adoro los perritos más que a la raza humana.

      Le gusta a 1 persona

  3. …lamentablemente esto no es un problema necesariamente de legislacion.. sino SOCIO-CULTURAL.. Falta de concientizacion.. ? Si somos capaces de tirar un recien nacido por la ventana del baño para afuera..si
    el 25% de nuestra poblacion tiene problemas mentales..! si siempre
    estamos culpando al maestro, a la policia, al gobernador ,al vecino.. al
    medico.. y no asumimos responsabilidad por nuestros actos.. La culpa de todo la tiene siempre otro.. Nosotros somos victimas de todo… Pobrecito yo… me enferma… Ese es nuestro legado a las futuras generaciones..

    Le gusta a 1 persona

  4. Yes we have a big problem with abandoned Animals, but that our streets smell like dead Animas is very exaggerated . And high cost of Pet meds and Veterinaria visit contributes. I spend over $400 for 2 days in the Hospital when my dog was diagnosed with heart condition. Now she suppose to get prescription medication and food. I keep cost dowm by cooking her food

    Le gusta a 1 persona

  5. Muy de acuerdo con todo lo comentado. Rescató perros y todo sale de mi bolsillo no hay ayuda y para colmo llega algún perro a la urbanización y le pongo agua y comida y me llaman la policía por alimentarlos y amanesan los mismos policias que dizque la ley 154 fue enmendada y el que le de comida y agua el animal pasa a ser de su propiedad. Y eso es una mentira. No hay empatia ni sensibilidad hacia los animales. Si se unieran todos los rescatistas y personas amantes a los animales y fueramos a piquetear! ya que se acercan las elecciones quizás hagan algo, pero tampoco nos unimos siempre van unos pocos. Gracias, Jaime Torres Torres por su escrito.

    Le gusta a 1 persona

  6. Lamentablemente, este problema es uno cultural/social. Las autoridades no tienen la culpa, los legisladores no tienen la culpa, los veterinarios no tienen la culpa, y los albergues no tienen la culpa. Esta culpa es del pueblo, que ve a los animales como objetos dispensables, y como algo de lo que “pueden salir” en cualquier momento, en vez de verlos como una vida. Los ven como una máquina de dinero, les sacan chavos poniéndolos a parir cada 6 meses y los venden sin contrato y a cualquiera que le de los chavos. Ninguna cantidad de leyes va a cambiar esto. Triste, pero esa es la sociedad y el modo de vivir de muchos puertorriqueños. Es algo que tiene que cambiar en la raíz del problema, y hasta que no cambie continuará siendo lo mismo generación tras generación.

    Le gusta a 1 persona

  7. Si yo creo que las visitas
    A los veterinarios deberia ser menos costosa asi las personas puedan adoptar mas animalitos tambien se debería acabar con la venta de ellos, poner leyes más estrictas contra el maltrato animal por favor acabemos con eso hasta
    Cuando estos animalitos tienen que padecer las negligencias de las personas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s