Signo de resistencia el Homenaje a la danza puertorriqueña

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

El día en que muchos celebran la independencia de la nación que por más de 120 años ha humillado y saqueado a Borinquen, en un elocuente y valiente signo de resistencia la Fundación Nacional para la Cultura Popular presenta esta tarde en el Teatro Tapia del Viejo San Juan el concierto “Homenaje Musical a Puerto Rico… Danza para la Diáspora”.

Libre de costo para el pueblo, decenas de personas no lograron acceso al histórico teatro sanjuanero, por lo que no se descarta otra función.

Los artistas cedieron su talento como una muestra de solidaridad con la institución timoneada por el periodista Javier Santiago, custodia del legado de los artistas nacionales que tampoco ha salido ilesa de los recortes gubernamentales a las entidades culturales del País.

El pianista Pablo Cintrón inició con la interpretación del himno nacional “La Borinqueña”, invitando a la concurrencia que se incorporara de sus butacas en un gesto de respeto a la Patria.

Luego sorprendió con una versión en danza del estándar “Preciosa” de Rafael Hernández. Y en una de las sorpresas vespertinas acompañó a la soprano Kimberley García, quien interpretó el clásico “No me toques” de Juan Morel Campos, con una coreografía de época

Con su magistral dicción y articulación de un libreto revelador, la maestra de ceremonias Provi Seín presentó a Chabela Rodríguez con el guitarrista Jesús Manuel Rivera Andino, junto a quien entonó a dos voces la eterna “Alondras en el Bosque”.

Confirmación de que la danza evoluciona en buenas manos, Chabela estrenó la composición inédita “Promesa de tierra” de la joven Raquel González.

El espectáculo “Homenaje Musical a Puerto Rico… Danza para la Diáspora” continuó con los Hermanos Sanz, abanderados 2018 de la Fundación Nacional para la Cultura Popular.

Luisito improvisó en torno a la melodía del seis fajardeño, acompañado por el pianista Pablo Cintrón. Luego apareció su hermana Lisvette Sanz para obsequiar “Sara”, con su padre en el güiro. Los Hermanos Sanz también arrancaron sólidos aplausos con su especialidad: el folclor campesino, gustando mucho las acrobacias de Luisito con el cuatro puertorriqueño.

El pianista Pablo Carrión regresó al escenario para acompañar a Chabela en “Verde luz”, de El Topo, considerada el segundo himno nacional.

Tras el intermedio, el concierto “Homenaje Musical a Puerto Rico… Danza para la Diáspora” arrulló al pueblo con la música del actor y cantante Miguel Diffoot, el actor Iván Olmo y Ars Vocalis, con su extraordinaria versión de “Lo que yo quiero ser” de Rafy Escudero, y la Orquesta de Cuerdas de Puerto Rico, entre otras sorpresas.

Una reseña completa del evento con fotos será publicada en la revista digital de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, prpop.org.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s